La suerte de Wade McClusky



Sólo en las películas una batalla se decide por la gran capacidad y la suerte de un sólo protagonista, el actor principal por lo general se lleva los laureles de algo que fue un trabajo en conjunto. No es distinto con Wade McClusky sólo que en esta oportunidad sí podemos darle bastante más crédito a un individuo. Gracias a su suerte terminó con dos portaaviones japoneses en Midway, (quienes perdieron cuatro en total en la batalla) ¡eso no es poco!

Entre el 4 y 6 de Junio de 1942 la armada de los EEUU y la armada Imperial Japonesa se encontraron por segunda vez cerca de Hawaii, en este caso en Midway, pero esta vez la sorpresa no era tal, los americanos estaban enterados del ataque y esperaban a los japoneses, el problema es que en esa época saber dónde estaba el enemigo no era tan fácil.

Los radares tenían poco alcance así que tan sólo servían de alerta temprana para ataques aéreos masivos, la flota debía depender de la observación y los vuelos de reconocimiento en un vasto océano, enorme, inconmensurable y con una muy baja probabilidad de tener suerte antes que el rival.



McClusky era comandante del grupo aéreo en el USS Enterprise y durante la Batalla de Midway tomó una decisión que fue crucial para el desarrollo de la contienda y hasta toda la guerra.

Cuando el grupo aéreo de McClusky estaba volando y sin suerte, quedándose sin combustible, tomó una decisión difícil, seguir volando aunque se agotase lo que quedaba, tuvo la enorme suerte de ver la estela del destructor japonés Arashi el cual estaba persiguiendo al USS Nautilus, un submarino, que venía acosando a la flota japonesa.

El Arashi estaba yendo directamente hacia los portaaviones japoneses, así que su dirección le marcó a McClusky hacia donde debía ir, el Kaga y el Akagi se encontraban.

Call it fate, luck or what you may, because at 1155 I spied a lone Jap cruiser scurrying under full power to the north-east. Concluding that she possibly was a liaison ship between the occupation forces and the striking force, I altered my Group's course to that of the cruiser. At 1205 that decision paid dividends.


Tres escuadrones llegaron al mismo tiempo, el VB-6, VS-6 y el VB-3, el ataque cayó como una lluvia de bombas en los japoneses que estaban recargando aviones, con los hangares llenos de municiones y, principalmente, combustible, el peor momento posible.



Los japoneses en el apuro de la recarga tenían las bombas y torpedos listos en el hangar en vez de seguros en los depósitos, esto los dejó más vulnerables que nunca.

El Kaga recibió entre cuatro y cinco impactos directos, una de las bombas cayó cerca del puente matando instantáneamente al capitán y sus oficiales, el fuego estalló en todas las cubiertas, se iniciaron incendios y el portaaviones pasó a estar en un estado crítico.

Best, el otro comandante del segundo grupo de McClusky apuntó hacia el Akagi y con un sólo impacto directo lograron el efecto fata, la bomba entró por el ascensor de cubierta directo al hangar donde el combustible y las armas estaban esperando.

It was 1222 when I started the attack, rolling in a half-roll and coming to a steep 70 degree dive. About halfway down, anti-aircraft fire began booming around us - our approach being a complete surprise up to that point. As we neared the bomb-dropping point, another stroke of luck met our eyes. Both enemy carriers had their decks full of planes which had just returned from the attack on Midway. Later it was learned about the time we had discovered the Jap force, an enemy seaplane had detected our forces. Apparently then, the planes on deck were being refueled and rearmed for an attack on our carriers. Supposing then we, Air Group Six, had turned southward toward Midway, as the Hornet group did, I can still vividly imagine the Enterprise and Hornet at the bottom of the sea as the Yorktown was some three days later.


El grupo VB-3 que provenía del Yorktown y se había sumado al ataque apuntó hacia el portaaviones Sōryū con tres impactos directos. El Hiryū logró escapar de las bombas.

En seis minutos el Sōryū y el Kaga estaban envueltos en llamas, el Akagi, con un sólo impacto no paraba de incendiarse y pronto notaron que no podían apagarlo consumiéndose por las llamas y explosiones, los tres portaaviones fueron abandonados y hundidos.

Sólo el Hiryū sobrevivió a la primer oleada pero más tarde sería hundido también.



La armada japonesa perdió su poder en pocos minutos y nunca más se repuso, a partir de este día las tropas navales norteamericanas pudieron avanzar hacia Japón, la guerra estaba decidida aunque harían falta tres años y dos bombas atómicas para terminarla.

La determinación de McClusky y su osadía le sirvieron no sólo para cambiar el rumbo de la guerra, además logró sobrevivirla. Pero bombardear el portaaviones no fue el único momento de suerte, porque, como era de esperar, no estaba solo en el aire y al intentar volver al Enterprise un Zero japonés lo empezó a atacar.

Su compañero de vuelo, el artillero Chochalousek, abrió fuego contra el caza, McClusky volaba a menos de diez metros del agua, ya no era un Zero, eran dos! en una de las maniobras una ráfaga le pegó en el hombro izquierdo hiriéndolo, ya creyendo que era su último momento de pronto hubo quietud, llamó a Chochalousek por radio sin respuesta, trató de girar y pudo ver que sí, estaba ahí vivo y sano, había logrado derribar un Zero desde la ametralladora de su viejo Dauntless y volaban seguros a casa.

Su avión había recibido 55 impactos y lograron salvarse casi milagrosamente de una muerte segura, pura suerte de McClusky.

El recuento por el mismísimo héroe aquí

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Danbat    

    Y esto lo ves en una película de los 50s y decís "qué manga de agrandados que son los yanquis".

    Ese día le tocaron casi todas las tarjetas de "Día de suerte".

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Danbat dijo:

    Y esto lo ves en una película de los 50s y decís "qué manga de agrandados que son los yanquis".

    Ese día le tocaron casi todas las tarjetas de "Día de suerte".


    como que el hundimiento del Yorktown fue como para compensar tanto abuso de la suerte :P

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Gustavo V    

    De hecho la pelicula usa imagenes reales...

    esa guerra fue una verdadera carniceria... hoy todo es con Drones y apretar el boton rojo...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Pablohf    

    Post como este son los que hacen que entre a diario en la web de Fabio.
    Maestro! Guiño

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • McNifico    

    Excelente... qué culo!!
    Ahora, una parte que no me cerró del todo: si estaban quedándose sin combustible, como hicieron para volver después de hundir los tres portaaviones?

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • McNifico dijo:

    Excelente... qué culo!!
    Ahora, una parte que no me cerró del todo: si estaban quedándose sin combustible, como hicieron para volver después de hundir los tres portaaviones?


    varios no llegaron y tuvieron que amerizar, fue un horror para muchos pilotos porque los portaaviones no encendían las luces de noche por miedo a los submarinos, onda, o llegabas y aterrizabas en la primer pasada o tu suerte pendía de un hilo. Pasó en otras batallas también y ni te cuento los pilotos japoneses cuando volvieron y no tenían portaaviones, todos al agua.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador