La increíble resistencia a la supervivencia

Durante una semanita de vacaciones tuve la oportunidad de experimentar cómo se vive la pandemia en otra ciudad.

No es que la experiencia personal sirva de termómetro de nada pero me dio un parámetro muy interesante que no había tenido la oportunidad de observar previamente.

Hace un año que no salía más allá de los confines de mi ciudad pero al ver el comportamiento en otra me encontré con una sorpresa no tan agradable.

Estuve en Bariloche ciudad que tiene prácticamente la misma cantidad de infectados de COVID por habitante que la mayor ciudad de Argentina, Buenos Aires.

Es extraño que siendo tan pequeña (alrededor de 100k habitantes) tenga tantos infectados proporcionalmente hablando. Desde hace muchos meses que vive en un estado de contagio permantente, es el único lugar donde gente cercana a mí se ha infectado. Algunos sobrevivieron bien la enfermedad, otros la padecieron con síntomas fuertes.

Mis padres viven allí y ni siquiera han podido vacunarse porque el gobierno libera a cuentagotas las pocas vacunas que tiene. La última tanda fue de 600 vacunas para la ciudad y la aplicaron a muchos mayores de 70. Estimo que algunos militantes también, pero no es el punto de este artículo tampoco (fue chicana de regalo :D).

Lo que sí vi es la diferencia ENORME en los cuidados de la gente que está allí, la que viaja y la de CABA (Ciudad de Buenos Aires).

En la meca del contiagiómetro que es mi ciudad yo pensaba que estaba viviendo en un pandemonio de escupitajos virósicos y descuidos mal intencionados pero al poder tener cierta distancia y contraste hasta lo veo, ahora, como un lugar extremadamente cuidado.

Es ridículo porque basta con salir un sábado a la noche a caminar recorriendo bares y restaurantes para entender por qué el virus sigue rampante y sin oposición alguna. Apenas la gente se sienta en una mesa se saca el barbijo como si tomar una cerveza tuviera un aura protectora.

Los barbijos con narices libertarias estan a la orden del día pero lo que encontré en mi otra ciudad, la patagónica Bariloche, fue más incoherente todavía.

Pensé en varias hipótesis, creo que la más razonable es creer que porque uno está rodeado de verde y naturaleza uno realmente está cumpliendo con las máximas que te cuidan en una pandemia respiratoria: distanciamiento social y lugares ventilados.

Es un hecho: en CABA uno va a un parque y hay una persona cada dos metros cuadrados, imposible respirar aire no escupido ni lleno de aerosoles de un tercero. En Bariloche, en cambio, el bosque y el lago está libre de humanos, se respira aire fresco. No tan así.

No tan así porque ese portador de barbijo descuidado termina yendo de compras al mismo supermercado que todo el resto, se te pega, se acerca a vos, no toma ningún recaudo, ninguna distancia.

El tapabocas colgando de elásticos gastados desde hace un año y con dudosa manufactura, todos se sienten seguros porque "fueron al bosque". Y aclaro, no se trata solamente de los locales, los mismos turistas que llegan desde una ciudad más compleja y "peligrosa" cambian su comportamiento y se descuidan automáticamente.

Este tipo de percepción de seguridad completamente falsa se destaca en los países que implementaron la vacunación. Aun con gran parte de su población vacunada los casos suben, se disparan ¿Es que la gente se cree que esto terminó?

Muy lejos del discurso paranoico y "metemiedo" que muchos políticos quieren utilizar para sacar provecho de las sociedades atormentadas por el encierro trato de verlo desde un punto de vista más objetivo. La pandemia sigue y el virus no es un ser vivo, no entiende de razones, no entiende tus angustias, es un mecanismo, funciona y tus células lo reproducen, es básico pero letal.

El manejo de la información es, tal vez, el peor virus de todos que afecta esta pandemia. Y mi experiencia en vacaciones sólo lo confirma.

Al darnos falsas esperanzas, como la de tener 40 millones de vacunas en Enero, cosa que no sucedió, la mayoría opta por bajar las defensas ¿para qué cuidarme si ya está todo solucionado? Pero no lo está.

Ni siquiera es un post para discutir el por qué no tenemos vacunas, no las tenemos, apenas se llegó a 5 millones de dosis en una población de 45 millones que requiere un mínimo de 90 millones de dosis (recuerden que son dos por persona) en tan sólo un año. A este ritmo tendremos inmunidad de rebaño en 3 años.

Obviamente eso puede cambiar mañana (llega un cargamento bueno y cambia todo) pero los hechos son hasta ahora, hasta el día en que le doy publicar a la nota, y en esta fecha NO HAY vacunas suficientes ni para administrar a todos los adultos mayores (luego de que, ejem, chicana de nuevo, se robaran unas cuantas los del partido gobernante asesino). Esa sensación de "está todo bien" es parte de lo que se comunicó.

Desde que empezaron a superar la Fase III varias vacunas en muchos países se hizo lo mismo, se creó una falsa esperanza basada en algo que existía pero no se tenía, apenas 30 países tienen algunas dosis y hasta los que no tienen nada se creen eso.

Es estafarse a uno mismo, es ver el iceberg acercándose y decir "el capitán seguro hace algo, yo sigo jugando a las cartas", pero el iceberg está ahí y vos estás en el HMS Titanic.

Me encanta usar el Titanic como referencia de lo evitable que termina siendo inevitable :D sí, ya gasto la idea, pero es que sirve para todo esto.

A fin de cuentas lo que encontré fue una confirmación: la gente está dispuesta a creerse inmune o libre del problema inventándose excusas o soluciones mágicas como reacción sistémtica defensiva contra la realidad.

Algunos aprovechan esto para su propio beneficio, otros entran en pánico, pero la cordura no es lo que prevalece, hay una resistencia a la propia supervivencia.

Volví a Buenos Aires y en las calles vi a todos con el barbijo bien puesto y pocas narices al aire, resultó extraño pero en la ciudad donde todos salieron a garchar en pandemia (y la convirtieron en un hervidero de virus y contagio) todavía persiste uno de los pocos recursos que tenemos para evitar el contagio directo por aerosoles.

Eso sí: seguramente después van a una fiesta y se transan todos con todos y nada de eso servirá :D

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • El problema no es la gente yendo al parque sinó las clandestinas. Volviendo a casa me topé con muchos boliches abiertos como si nada pasara.
    Pero en cuanto al aire libre:
    https://www.bmj.com/content/370/bmj.m3223

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • totalmente, el aire libre está perfecto, pero al final del día vuelven todos a sus casas, se encuentran con amigos, garche, etc.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • DrMato    

    Es tal cual como decís. El viernes después de 1 año y 4 meses tuve que viajar a mi ciudad de origen (Concepción del Uruguay, Entre Ríos) y vi como el barbijo escasea, o se usa mal, o solo se lo ponen para entrar a un negocio (y no en todos, por más obligación que diga el cartelito de la entrada).

    Si bien nunca estuva colapsada la ciudad en cuanto a positivos, si se sufrió el cierre total desde marzo de 2020 y recién a los meses que aparecieron algunos casos se endurecieron las medidas, pero ciudad turística + verano + gente cansada de estar encerrada no es una buena combinación... el día que caigan algunos con COVID de golpe se van a llenar las guardias del "veintiúnico" hospital y las 2 clínicas con las que cuenta la ciudad y ahí si agarrate...

    Al menos en la noche del viernes vi muchos pibes en las esquinas compartiendo botellas de cervezas o vasos, y durante el día debe haber innumerables rondas de mate...

    Por otra parte, solo me paró la caminera en la ruta 14 para pedirme los papeles del auto. No hubo ningún control sanitario. No sé si aún persisten o ya pasado el verano desaparecieron.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • También soy de Concepción del Uruguay pero vivo en Rosario y me llamó la atención lo poco cuidadosa que es la gente al caminar por la calle, directamente no usan el barbijo, a todo esto se suma que las fiestas clandestinas cada vez son más y se piensan que el aura del alcohol los protege o no se que onda.
      Con respecto a los bares y sentarse a tomar algo, y si, te sentas y te sacas el barbijo, no te lo vas a dejar puesto y sólo te lo bajas cada vez que llevas el vaso a la boca o una papa frita.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • jorge    

    Ta bien, cuanto menos argentinos quedemos mejor. Somos demostrablemente perniciosos.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • No sé por qué no deja de sorprenderme que no dejen de sorprenderse con la situación fuera de la General Paz, porque lo que describís en el post pasa en casi todo el país, supongo. En el Conurbano la cuarentena terminó con suerte en mayo. Sacando transporte público y los negocios más céntricos con efectivo control de cada Municipalidad, hace meses que nadie usa barbijo, ni respeta distancia social ni nada. Durante los meses de ASPO tuve que venir varias veces a la oficina y el contraste entre una calle cualquiera de Lomas de Zamora y el centro de CABA era surrealista, ni hablar de los controles para el ingreso a la Ciudad, los protocolos en lugares cerrados y toda la sarasa. Mientras mataban con la cuarentena toda actividad productiva registrada, en el GBA florecían peluquerías "ilegales", las señoras compartían mate, los pibes la birra en la esquina, la plaza llena de gente a la tarde, juntadas en lugares abiertos o cerrados, fiestas de 15, toda la joda.
    Y lo más curioso es que en ningún momento nadie habló de eso en los medios, mientras nos bombardeaban con las imágenes de los runners, de los bares, de las clandestinas (en GBA no hacía falta esconderse para festejar), del supuesto colapso en los hospitales, el desastre sanitario que debería haber sido el Conurbano pasó completamente desapercibido, diluído en el ente "AMBA" que sacaron a relucir para endilgarle todas las cagadas al gobierno de la Capital. Y así y todo ese colapso sanitario, que si debéra haber ocurrido en un lugar, sería en el Gran Buenos Aires, no ocurrió o no nos lo contaron.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Revisado: 29/03/2021 - 18:15:20
  • Pato    

    Compañeros de Pandemia (o sea todo el mundo)
    Como todo en este mundo, la inteligencia de la población se distribuye según la curva normal. Es inevitable que en todos lados nos encontremos con que hay un porcentaje de gente que no toma las debidas precauciones, pero no es por ser malas personas, simplemente descuelga el tendedero el que tiene altura. Si el mensaje que se transmite sobre la gravedad de la pandemia no consigue conmover de miedo a este grupo de la población, de pocas luces y mucha excusa, nos enfrentamos a que en todos lados te topas con alguno, haciendo que este carnaval siga su curso.
    Mi abuelito decía que los piojos y los boludos no se van a acabar nunca, así que hay que aprender a vivir con ellos.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Danbat    

    Siendo uno de los que "anfitrionó" a Fabio, pongo por escrito lo que le conté en persona.

    Bariloche tuvo, al igual que CABA, infectados desde el primer momento. Más de la mitad de los efectivos de la PSA fueron internados en la primer semana de la cuarentena y sus familiares/amantes/etc cayeron después en franca cascada. O sea que desde entrada la sensación fue que la suerte estaba echada.

    El "Alto" de Bariloche es nuestro conurbano (con una pequeña "Salada" y todo) y como tal nunca estuvo en cuarentena ni distanciamiento social ni nada. Lo se porque una prima vive en medio de uno los barrios más críticos.

    El oeste de la ciudad (aka "los kilómetros"Guiño con muchas casas con distanciamiento social, entre arbolitos y hippies, tampoco tuvieron mucha cuarentena porque el aire puro y la dieta vegetariana/vegana los evita enfermarse. Lo se porque la mitad de los amigos de mi hermano son así.

    El único lugar donde fueron estrictos fue en el microcentro con negocios cerrados por meses, policía y municipales allanando y clausurando comercios y parando cuanto auto se cruce. En Marzo del año pasado habían secuestrado docenas de autos que nadie podía retirar porque las oficinas estaban cerradas.

    Meses sin turismo hicieron que buena parte de la población haya tenido que dejar de pagar alquiler, luz, gas, agua, teléfono y solo logren comer. Algunos pocos trabajaron en invierno, unos cuantos más en verano pero todos los que trabajan con turismo internacional siguen sin conseguir trabajo. Lo se porque mi otro hermano lleva 13 meses sin saber cuándo volverá a tener pasajeros.

    Mientras media ciudad estaba cerrada y no podíamos cruzar de provincia (o ni siquiera ir al pueblo siguiente), vino mucha gente en jets privados sin ningún tipo de pudor ni remordimiento. Lo se porque desde mi casa veo pasar los aviones que salen del aeropuerto.

    Supongo que cada ciudad tendrá sus historias y razones. La nuestra es la clásica combinación de población heterogénea, frustración económica y hartazgo de ver cómo hacer las cosas bien solo te hacen ver como un boludo.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Danbat    

      Bueno, me despaché más de lo que le conté en persona. O sea, es parte de lo que le dije, parte de lo que quise decirle pero no se dio la oportunidad.

      Ah, Bariloche está cerca de los 200 mil habitantes, te quedaste en el tiempo con la demografía (sí, INDEC puso 108 mil en 2010 y estima 125 mil para 2020, pero la CEB tiene más de 50 mil medidores registrados y difícilmente haya uno cada 2 o 3 personas, sin contar a los colgados).

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Vengo viendo lo mismo hace meses en conurbano...... y provincia de bsas, Lobos, La costa, etc, todos como si nada... mientras en Caba aun te toman temperatura, alcohol en gel etc (en la mayoria de los lugares, no todos)

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Abel    

    Diste en el clavo.
    Lo que noto es que la mayor parte de la gente que se cuida en lo diario, se relaja al momento de su tiempo libre y ahi tira por la borda los cuidados. Y la cagan feo ....
    En los pueblos mas chicos es peor. Pareciera que se juntan a tomar mate adrede (comparten el mate), y no aflojan con las "clandes". Tenemos virus para rato.
    Ya van 2 veces que me cruzo gente en la ferretería (si, ferreteria) sin barbijo en modo "pija larga " que resultaron ser positivos. Y aun asi los demás no aprenden a usar barbijo. Necesitan una caricia con una barreta.
    Los pelotudos están homogeneamente distribuidos y son los mismos que despies gritan que cierren todo y no venga nadie de afuera del pueblo.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • En Enero estuve por Bariloche y SMA, estaba explotado de gente por todos lados. Por esa razón solo visite lugares alejados, con probabilidad de cruzarme con menos gente (con decirles que ningún día fui para el lado de Circuito Chico, por lo lleno que estaba). Me llamó la atención lo mismo, la gente con el hecho de estar caminando por un sendero no usaba nada para cubrirse, por mas que estés al aire libre y el cruce sea de solo unos segundos, estas pasando a menos de un metro de alguien que viene agitado con la respiración fuerte por la exigencia del sendero.
    Hace 2 días volví del Chalten y donde pasaba exactamente lo mismo, en el sendero a la laguna de los tres nadie absolutamente nadie, se ponia el barbijo al momento de cruzarse. Es mas, en el sendero a la Laguna Torre, un señor mayor, calculo que de unos 55 a 60 años, nos llego a decir "No te pongas el barbijo, no hace falta aca, es contraproducente, te vas a ahogar". Como puede ahogarme un barbijo por usarlo 30 segundos mientras me cruzo con alguien??

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • *meme de facepalm*

      lo del viejo diciéndote eso resume todo

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Marcelo    

    Antes cuando veía gente sin barbijo me tomaba el tiempo de decirle del tema de la responsabilidad para con el otro más que uno mismo, pero ver ese argentinismo puro de ponerse un barbijo colgando con la nariz afuera a modo "casco de moto de sombrero" me pone a pensar que somos hijos del rigor.
    No hay conciencia interes o conocimiento de porque.
    Al pedo lo miro con cara de a que vivo que sos , gesto de sos un pelotazo y si me dice algo ahí me despacho

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Patricio    

    Una nota de color para sumar al artículo: Tuve que viajar de Mar del Palta a Puerto Madryn por una cuestión de salud familiar hace una semana, y no tuve opción más que el colectivo. A pesar de que el "protocolo" es de por sí liviano, no te piden más que barbijo, aplicación Cuidar y certificado Verano, en la práctica se reduce a la nada misma. No solo no se controla el tema del papeleo formal, sino que durante el viaje (son 16 horas), absolutamente TODOS los pasajeros estuvieron sin el barbijo. A mi me quedaron las orejas irritadas por el barbijo, pero se ve que el resto estaba superinmunizado (ironía) porque no hicieron ni el amague de ponerselo.
    Saludos

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • me volvería loco, encima en un micro con todo el aire viciado que hay siempre

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador