El tratado de Munich y por qué nunca tenés que agradarle a un dictador

En 1918 llegaba a su fin la Primera Guerra Mundial y la Liga de las Naciones creaba un nuevo estado: Checoslovaquia.

Desprendiéndose de parte del desmembrado Imperio Austro-Húngaro y conformada por Bohemia, Moravia, Eslovaquia, Ruthenia y los Sudetes, una región fronteriza llena de alemanes, el país nacía con un 23% de esta etnia dentro.

Pasaron los años y el ascenso de Hitler al poder puso en jaque la existencia misma de Checoslovaquia ¿Qué le esperaba al pobre nuevo estado?

Hitler tenía un plan que venía ejecutando paso a paso, todo llevaría a la Gran Germania, pero primero tenían que recuperar todo aquello que consideraban propio.

El criterio era más bien simple: si hay alemanes, es nuestro. Primero fue la ocupación cuasi-pacífica del Saar que luego de un plebiscito decidió unirse a Alemania (había sido separado en la Primera Guerra), Austria era asimilada en el Anschluss el 12 de Marzo de 1938, pero el plan era mucho más ambicioso.

Porque alemán, lo que se dice alemán, era todo aquello "germánico" y esto incluía a Bélgica (la mitad norte), Luxemburgo, Países Bajos, Dinamarca, Noruega, Suecia, Islandia, casi toda Suiza, Liechtenstein, todos estos países tenían poblaciones consideradas étnicamente germánicas.

El plan incluía limpiar territorios para hacer espacio a la expansión poblacional alemana, es decir, borrar del mapa a los "impuros" eslavos, esto incluía a los checos, polacos especialmente, ucranianos y obviamente rusos. Pero paso a paso ya que el truco estaba en no hacerlo demasiado violento (todavía).

Los alemanes en los sudetes

Se caldean los sudetes

Los distritos germánicos en los sudetes pedían autonomía pero también, porque tenían de ejemplo a la Alemania Nazi, pretendían mucho más: separarse.

En 1933 Konrad Henlein fundó el Partido Alemán de los Sudetes (SdP) y fue abiertamente hostil al gobierno Checoslovaco, era pro nazi en todo sentido y luego del Anschluss austríaco recibió órdenes de agitar y reclamar más derechos para su etnia.

La idea era demandarle al presidente checoslovaco, Edvard Beneš, cosas inaceptables para caldear la situación y poner a los Sudetes como víctimas de la opresión de Praga. En un punto Beneš le ofrecio a Hitler una porción de terreno de 6000 km2 a cambio de sacar a todos los alemanes y enviárselos para allá. Hitler ni contestó.

Eran dos millones de personas y, en ese momento, la segunda fuerza política en Checoslovaquia porque más del 80% de los alemanes votaban al SdP.

En los sudetes crearon una organización paramilitar terrorista, los Sudetendeutsches Freikorps, para agitar y atacar al gobierno central en preparación para algo mayor.

Francia y Gran Bretaña querían evitar pasar a una guerra o algo semejante, hasta le pidieron al gobierno de Beneš que aceptara las demandas alemanas para mantener la paz.

Hitler recibiendo a Chamberlain

Beneš resistió y el 19 de Mayo de 1938 movilizó las tropas ante la amenaza de un ataque alemán. Al día siguiente Hitler presentó su plan de ataque a sus generales pero con una orden clara: no quería destruir a los checos en un ataque militar (lo haría quedar mal a él) sino que había que esperar una oportunidad, una motivación y debía ser políticamente justificado.

Al mismo tiempo ordenaba la aceleración de la producción de submarinos y las mejoras en la fuerza naval para tratar de evitar que Gran Bretaña intercediera por el riesgo a una confrontación mayor. El plan de Hitler apuntaba al 1ro de Octubre como fecha clave para un ataque.

La realidad era que Checoslovaquia no estaba en condiciones para entrar con una guerra con nadie, menos Alemania, aun con Francia intentando mediar y "amenazando" con intervenir, los Polacos se hacían los tontos y no iban a dejar pasar a los soviéticos si éstos querían ayudarlos tampoco, pero no pensaban intervenir tampoco.

Para el 4 de Septiembre Beneš prácticamente aceptaba todas las demandas de los Sudetes pero éstos habían recibido instrucciones de Hitler de ni siquiera aceptarlas creando incidentes para cortar las negociaciones.

Hitler dio un discurso el 12 de Septiembre "condenando" las acciones de los checoslovacos, los acusó de ser un régimen cliente de Francia.

Chamberlain con Mussolini

La traición

El 15 de septiembre Neville Chamberlain, el primer ministro británico, se reunía con Hitler en su residencia de Berchtesgaden. El 16 el premier francés Édouard Daladier viajaba a Londres para discutir el tema.

Entre franceses e ingleses concluían que lo mejor era que Checoslovaquia cediera los sudetes y ellos se preocuparían en preservar la independencia del país. La idea no le gustó para nada a los amenazados.

El 17 comenzó la guerra no declarada (nunca hubo una declaración formal) entre las Freikorps (obviamente con tropas alemanas entre ellas) y el gobierno. Al día siguiente Benito Mussolini tomaba posición por Alemania.

El 22 Chambarlain una vez más viajaba a Alemania con la "idea" de la solución, Hitler hábilmente negó con la cabeza, no era suficiente que Checoslovaquia cediera los sudetes: el país debía dejar de existir.

El país debía ser disuelto y dividido entre Alemania, Polonia y Hungría y le dijo, básicamente, "tómalo o déjalo". Era su última oferta, eso o guerra.

Inclusive en una reunión posterior ese día Hitler preparó el teatro para presionar a Chamberlain con un subordinado acerándose para contarle que habían muerto más alemanes en enfrentamientos y el Führer armando un histriónico escándalo prometiendo vengarlos y exterminar a los checos.

Más tarde ese día aflojó un poco la presión, temiendo un enfrentamiento con Gran Bretaña, y aceptó la idea de recibir los Sudetes si se iban los checos de esas tierras y estableció el ultimátum para el 1ro de Octubre. Le dijo que estaba "cediendo" como "regalo" para Chamberlain

Los firmantes del tratado

Hay que tener en cuenta que, hasta este momento, Chamberlain creía realmente en la palabra de Hitler. Cuando retornó a Londres con la "noticia" el público reaccionó negativamente: querían que alguien frenara a Hitler, no que aceptara sus demandas con miedo.

Para el 25 los checoslovacos aceptaban las demandas viendo que Francia, Reino Unido y Alemania se estaban poniendo de acuerdo, pero ahí Hitler pidió más cláusulas para favorecer a las minorías polacas y húngaras en el país.

Este fue el momento de Mussolini para interpretar su papel de "mediador", pidiéndole a Hitler que retrasara su ataque el 28 por 24 horas cuando ya la fecha estaba puesta para el 1 de Octubre por lo que Hitler cedía sin ceder nada.

Esto permitió juntarlos a todos en Munich para cerrar un acuerdo que evitar la guerra, la única demanda de Hitler era que Mussolini estuviese presente en la negociación final.

El acuerdo llegó el 29 y el 30 de madrugada Adolf Hitler, Neville Chamberlain, Benito Mussolini, y Édouard Daladier firmaban el nefasto acuerdo de Munich.

Chamberlain presentando el acuerdo a la prensa creyendo que con eso había evitado la guerra

La desaparición de Checoslovaquia

El acuerdo establecía prácticamente todo lo que Hitler había planeado pero, ahora, con la firma de los dos supuestos garantes de la independencia del país que acababa de desaparecer de un plumazo.

Los Sudetes a Alemania como parte integral de su territorio, obviamente, la Ruthenia transcarpática a Hungría al igual que la parte sur del país, para Polonia el pequeño territorio de Zaolzie y en el centro dos protectorados: Bohemia y Moravia.

Checoslovaquia capitulaba inmediatamente, no tenía ninguna posibilidad de pelear contra Alemania a solas, el 10 de Octubre los sudetes eran completamente ocupados e integrados al Reich.

Los húngaros recibían las tierras del sur con el acuerdo de Viena dejándolo por escrito firmado entre los húngaros, alemanes e italianos.

La desintegración no fue de un día al otro sino que el país se fue desmembrando mes a mes, Eslovaquia se separaba formalmente con la creación de un estado fascista el 14 de Marzo de 1939.

Este nuevo país no era precisamente independiente, se le permitió existir gracias al gobierno pro-nazi, pero era prácticamente otro estado títere y debía rendirle tributo al Reich con tropas.

La partición de Checoslovaquia, 1 directo para Alemania, 2 a Polonia, 3 y 4 a Hungría, 5 como protectorado, 6 semi independiente

Para 1944 todos estos países empezaron a rebelarse y Alemania invadió a sus títeres también, pero para 1945 toda la región fue liberada por la URSS.

Para el fin de la guerra Checoslovaquia volvía a existir hasta que en 1948 un golpe de estado comunista la transformó en títere pero de la Unión Soviética. Recién en 1990 pudo recuperar su real independencia y dividirse en Chequia y Eslovaquia sin derramamiento de sangre alguno.

El tratado de Munich quedó en la historia como una de las mayores vergüenzas de los países supuestamente "libres", habían traicionado a Checoslovaquia por la conveniencia momentánea y por evitar una guerra mayor pero sólo le habían dado el gusto a Hitler.

Es más, entre sus cercanos el Führer expresó su molestia por no haber podido invadir militarmente y con fuerza por dedicarse a hacer política y diplomacia, prometió a sus oficiales que esa iba a ser la última vez que seguiría el camino pacífico.

Sabía perfectamente que para sostener el expansionismo germano debía ir a la guerra y así lo hizo con Polonia al año siguiente.

Hitler en el castillo de Praga

El fracaso para obtener la paz le dio la razón a Winston Churchill quien fue elegido primer ministro en el Reino Unido luego de la vergüenza de Chamberlain.

¿Confiar en un loco megalómano y creerle en sus promesas de paz? Eso dejó muy mal parado al débil y diplomático Chamberlain y le dio toda la razón al confrontativo Churchill que entendía mejor el negocio de gobernar y negociar en tiempos de guerra, especialmente contra los alemanes.

Es altamente probable que él hubiese amenazado directamente con la guerra y eso hubiese sido un problema grave para Hitler ya que no estaba en condiciones de resistir un ataque en ese momento.

El miedo de caer nuevamente en otro tratado de Munich también tuvo sus consecuencias años después, Johnson lo utiizó para justificar su escalada en Vietnam, los críticos de Kennedy cuando éste se negó a bombardear nuclearmente a Cuba en la crisis de los misiles. Munich pasó a tener un significado muy particular en diplomacia.

Si te gustó esta nota podés...
Invitame un café en cafecito.app


Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Aplicando este hecho histórico a situaciones cotidianas del día a día, uno a veces evita ciertas cosas, cede ante otras para evitar esa tan temida guerra... pero es que la guerra casi siempre termina llegando si o si y mientras tanto ha sido un tiempo perdido y de desgaste.

    A veces no queda otra que ir al enfrentamiento lo antes posible y dar el tema por zanjado, con esto me refiero a situaciones de pareja, amistades o parientes, lo cual no necesariamente implica ser agresivo o separación pero si evitar una larga agonía que terminará indefectiblemente en un enfrentamiento que quizás hecho a tiempo evite uno mas grande.

    Fácil de decir pero no tanto de hacer :P

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Cattel    

    Me colgué con la foto de Chamberlain y Mussolini, andá a saber qué le estaba diciendo y el tano pensando por dentro "no me importa, esto es parte de un plan más grande para quedarnos con toda Europa".

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador