El Raid a Medway y el peor día para la marina británica



No van a encontrar muchos lugares donde los ingleses hagan mención de esta escaramuza contra los holandeses, primero porque ya nadie se acuerda de que Holanda fue, en algún momento de la historia, una de las mayores potencias navales del mundo y segundo porque los británicos suelen esconder en oscuras pàginas de enciclopedias cualquier derrota posible salvo la independencia de los EEUU, también conocida como "el tecito más caro de la historia".

Hubo un caso fantástico que se dio en 1667 durante la Segunda Guerra Anglo-Holandesa donde los holandeses se animaron, y con mucho éxito, a meterse en las narices de los ingleses para capturarles o hundirles lo mejor de su flota, el raid a Medway.



En aquella época los ingleses anclaban sus buques de guerra prácticamente sin protección en las costas de Kent, cerca del astillero de Chatham y Gillingham con la protección del castillo de Upnor y una cadena que cruzaba el río Medway llamada la "línea Gillingham".

Para entender el contexto hay que mirar estas guerras que tenían los ingleses con los holandeses que incluían las nuevas colonias americanas (muchos recordarán que New York fue otrora New Amsterdam), las Antillas y las rutas a las indias, pero para 1666 las campañas de Charles II habían agotado los fondos para tener a la flota en movimiento.

Esto fue visto por los holandeses como una gran oportunidad para sacarse de encima a su mayor rival y asestarle un buen golpe, ya en 1666 habían tenido una excelente batalla de cuatro días que había dejado maltrechos a los ingleses que habían perdido 17 barcos hundidos y seis capturados, y ya desde ese momento planeaban un raid a tierras inglesas.

Detrás del plan estaba la mente Johan de Witt pero el problema de animarse a algo tan atrevido era el Támesis: su desembocadura, si no se conoce, puede ser un riesgo extremadamente elevado para los barcos y sus traicioneras aguas dependen de la marea para poder ser transitables. Muchos oficiales holandeses dudaban de que fuese posible un ataque tan temerario.

Bajo el comando del almirante Michiel de Ruyter unos 60 barcos y 1500 marinos enfilaron hacia el Támesis dividiendo la flota en tres grupos, uno al mando de de Ruyter, otro por Aert Jansse van Nes y el tercero por Willem Joseph van Ghent. Este tercer escuadrón tenía una característica especial, era el primer comando de "marines" especializados en operaciones anfibias.

El 6 de Junio la niebla se disipó y en el horizonte la fuerza de tareas holandesa entraba al Támesis, el 7 de Junio De Witt reveló al resto de los comandantes las órdene secretas fechadas el 20 de Mayo, las mismas provocaron gran discusión entre los almirantes pero De Ruyter cerró el tema con un órdenes son órdenes "bevelen zijn bevelen".

El objetivo del día era capturar la flota de veinte buques mercantes ingleses que estaba subiendo por el Támesis en dirección a Londres pero éstos se escaparon. Aun así el ataque tomaba por sorpresa a los británicos que no tenían ningún plan de contingencia para un ataque semejante que jamás nadie había intentado.



La mayoría de los buques de guerra estaba en Harwich y Escocia, curiosamente dejando la zona londinense sin una efectiva defensa costera salvo por barcos menores, para colmo, como las finanzas estaban prácticamente en la ruina, el Duque de York había ordenado despedir a la mayoría de los marinos hasta próximo aviso hacía tres meses, los barcos importantes que estaban en los puertos del sur no tenían tripulación alguna salvo la mínima como para mantenerlos activos.

En Medway apenas había tres navíos defensivos completos, pero para gente como Sir William Coventry era tan poco probable que los holandeses atacasen que, como mucho, se podía esperar un ataque menor en las costas como para levantar la moral holandesa, pero nada de importancia y, si se animaban, seguro sería contra el piuerto de Harwich que estaba bien defendido.

No había siquiera una cadena de comando para coordinar una defensa en Medway así que la confusión y la sorpresa era clave para el triunfo holandés ya que aun siendo divisados nadie entendía cómo actuar y con cinco días maniobrando para llegar a su destino los holandeses no encontraron defensa alguna que los recibiera.

Por ejemplo, al ser divisados el 6 de Junio el comisionado de Chatham, Peter Pett, no hizo nada hasta el 9 de Junio y sólo se limitó a lamentarse que no hubiese nadie del almirantazgo para guiarlo en qué hacer. Varios de los grupos de marines desembarcaron en la isla Canvey en Essex y en el lado de Kent en Sheerness para "humillar" a los ingleses provocativamente.

Para el 8 de Junio en Londres se movilizaba una milicia desde todos los condados alrededor de la ciudad para organizar una defensa y responder a la "invasión" de los marines holandeses, recién para el 10 de Junio el rey ordenaba al almirante George Monck, el Duque de Albemarle, ir hasta Chatham a hacerse cargo del tema, tres días después ordenaba al príncipe Rupert que organizara las defensas en Woolwich. Claramente el rey no era un gran comandante en esto de actuar rápido.

Para cuando Albemarle llegó no sólo encontró que no había armas suficientes, ni hombres! era imposible detener a una flota holandesa entrando por el Támesis, de los ochocientos hombres que necesitaba para defender Chatham había doce solamente, Albemarle entraba en pánico. En Medway no había pólvora en los cañones que debían defender la cadena que protegía el puerto, mover la artillería que tenían disponible llevaría todo un día.

La lentitud de respuesta inglesa le permitió a los holandeses acercarse más aun cuando debían hacerlo subiendo un río, lo que depende de las mareas, la suerte, el viento y que nadie te ataque en el camino, cosa que no estaba sucediendo.



Éstos llegaron a la isla de Sheppey el de 10 de Junio y lanzaron un ataque al fuerte Fort Point que obviamente estaba con mucho menos personal del que había tenido en sus mejores épocas, del lado inglés el único barco disponible para defender el ataque era el Unity que tenía el soporte de barcos menores y dieciseis armas (cañones) en el fuerte. Los holandeses abrieron fuego contra el fuerte y dos hombres murieron al instante. El Unity recibió una andanada y se retiró hacia Medway.

Para los defensores fue pánico absoluto, al saber que no había doctor alguno en el destacamento y que, claro, eran todos escoceses, automáticamente al ver esto desertaron, sólo siete quedaron cubriendo los puestos pero al descender de los barcos 800 marines estaba todo perdido y los cañones fueron capturados y el fuerte volado. Para colmo los comandantes ingleses daban órdenes contradictorias por lo que la defensa seguía sin coordinarse.

Albemarle, sabiendo que la artillería no llegaría pronto ordenó a sus tropas reforzar el castillo de Upnor, hundieron barcos menores para impedir el paso de la flota enemiga y dispusieron algunas piezas de artillería liviana para defender las cadenas. Otros oficiales proponían hundir barcos mayores del otro lado de la cadena pero esto no iba a alcanzar. Para colmo la cadena se hundía hasta tres metros en el centro por lo que hicieron todo lo posible para elevarla ya que muchos de los buques menores de los holandeses podrían pasarla y causar el desastre.

Para cuando la noche llegaba las primeras fragatas holandesas empezaban a mover varios de los barcos a medio hundir abriendo el paso al resto de la flota, el escuadrón de Van Ghent avanzaba hacia Medway para el 12 de Junio atacando las defensas inglesas que protegían la cadena, el Unity fue tomado por asalto, luego el Pro Patria logró cruzar la cadena al parecer, según algunos historiadores, sencillamente sobre ésta.

Luego el buque inglés Matthias (originalmente holandés, pero capturado) fue incendiado en el ataque, el Catharina y el Schiedam atacaron al Charles V pero el primero cayó ante el fuego de las baterías en la costa pero el Schiedam logró incendiar al Charles V y capturar a su tripulación. El Royal Charles con treinta cañones era abandonado por la "tripulación", o más bien, lo poco que tenía debido a los recortes, al ver al Matthias arder se dieron a la fuga, y luego fue capturado. Sólo el Monmouth escapó.

El almirante George Monck (Albemarle) al ver esto ordenó hundir los restantes dieciseis barcos antes que sean capturados, en total los ingleses hundieron por sí mismos unos treinta buques.

Of all our navy none should now survive,
But that the ships themselves were taught to dive
- Andrew Marvell


Al día siguiente desde la costa sur del Támesis a Londres todo el mundo estaba en pánico, el rumo de que los holandeses estaban transportando al ejército francés desde Dunquerque en una invasión a gran escala se había difundido entre los ciudadanos. Los acaudalados abandonaron las ciudades llevándose sus posesiones más valiosas.

Pero mientras tanto los holandeses siguieron avanzando hacia Chatham, no había ningún francés detrás de ellos con ninguna invasión, la misión seguía su curso y el golpe continuaba con gran efectividad. Los buques incendiaros Delft, Rotterdam, Draak, Wapen van Londen, Gouden Appel y Princess avanzaron pero desde el castillo de Upnor les devolvían el fuego hasta que fueron acalladas las baterías defensivas con el fuego de varias fragatas a cambio de varios holandeses caídos.

Tres de las fragatas semi-hundidas de los ingleses eran incendiadas como el Loyal London, el Royal James y el Royal Oak que fue la única que combatió hasta el final con el capitán escocés Archibald Douglas y sus escoceces a pie que la defendieron y murieron en las llamas.



El Monmouth lograba escaparse una vez más río arriba, y con este último ataque ya habían perdido cuatro de sus ocho barcos remanentes con más de 75 cañones perdidos, tres de los cuatro más grandes buques de la marina perdidos, ya que el Royal Sovereign se salvaba por estar en un lugar distinto, en Portsmouth. De Ruyter y Van Ghent se unían en persona en medio de la triunfal batalla.

El 14 de Junio Cornelis de Witt consideró que ya era hora de volver, la resistencia inglesa seguro iba a aparecer pronto y no tenían suficientes tropas como para esperarlos, mejor irse con los trofeos de guerra, principalmente el Royal Charles el cual remolcaron, al Unity le asignaron nueva tripulación para llevárselo, antes de irse los ingenieros holandeses visitaron cada barco semiderruido para detonar explosivos si notaban que se encontraban en estado rescatable.

Por suerte para los ingleses los holandeses no se metieron con el astillero de Chatham para destruirlo, pero los pueblos locales fueron saqueados... por las propias tropas inglesas! si, cosas de la guerra.

Los holandeses volvieron a atacar puertos en la costa este pero siempre fueron repelidos, hasta intentaron volver a entrar al Támesis a la altura de Gravesend el 27 de Junio pero cancelaron la idea al ver que el río ya estaba lleno de barcos bloqueando la entrada para la defensa. Hubo más ataques anfibios de los marines pero el 21 de Julio la paz era firmada y los holandeses se llevaban a su casa una victoria como jamás otra flota le había propinado a los ingleses.

El costo de la derrota fue enorme, en dinero de la época el daño se estimaba en £20,000 para las instalaciones y unas £200,000 para la flota, culparon al comisionado de Chatham por no avisar a tiempo como chivo expiatorio del error masivo de la flota inglesa.

Gracias a haber terminado casi completamente hundidas las fragatas Royal James, Oak y Loyal London fueron reflotadas y reconstruidas, pero tal era la bronca en la Ciudad de Londres que el último pasó a llamarse "London", nada de "Loyal". Recién para 1670 los ingleses reorganizaron y construyeron buques para recuperar el poderío perdido en esta batalla.

Fue la primera vez desde los vikingos o los normandos que una tropa invadía suelo inglés con tanto éxito, un golpe absoluto a la reputación de la potencia marítima más importante, una ofensa personal para Charles quien estaba negociando la paz en condiciones adversas para los holandeses y de muy mala fe antes de este ataque. La furia de Charles derivó en la tercera guerra entre estos dos estados.

Los holandeses perdieron en la batalla ocho buques incendiarios y sufrieron cincuenta bajas, los marinos fueron tratados como héroes a su retorno pero el capturado Royal Charles no era apto para las aguas bajas holandesas, fue expuesto en Hellevoetsluis como atracción turística, algunas veces usado para viajes turísticos entre personalidades, Charles obviamente se sentía claramente insultado por que su buque, que llevaba SU nombre, fuese utilizado de forma tan indecorosa. Finalmente fue desguazado en 1672 pero el enorme escudo de armas que se ubicaba en su popa fue removido pero preservado. Desde 1883 está en exposición en el Rijksmuseum de Amsterdam.



Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Danbat    

    Distinta hubiese sido la historia si efectivamente hubiesen llevado tropas francesas. Los ingleses en vez de reconstruir su flota tendrían que combatir en su propio suelo y esto le habría dado margen a holandeses, españoles y algunos más a dominar las colonias. Tal vez solo habría retrasado las cosas unos años. O no. Qué divertido es imaginar mundos alternativos.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Franco    

    Estoy casi seguro que tiene que haber una ucronía con esta batalla como inicio-.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Gustavo V    

    Excelente post, realmente jamas me hubiera imaginado que los british pudieran haber sido tan vapuleados!!!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Muy buena historia, estamos muy acostumbrados a las victorias de los ingleses :P

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • luis    

    ya les habian dado antes
    http://www.abc.es/historia/abci-fernando-sanchez-tovar-heroe-espanol-ignorado-remonto-tamesis-hizo-temblar-inglaterra-201704030047_noticia.html

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador