Clavo por Clavo





Hace unos días me interesé por la película "La Pasión", de Mel Gibson.
Más allá del hecho de relatar la Pasión de Cristo, durar 4 horas y estar hablada en arameo y latín sin subtítulos (!), antes de que nadie la viera ya se ha despertado la polémica típica en este tipo de casos.

Como no podía ser menos, yo ya tengo mi opinión al respecto...

Para los "teolófilos" como yo, genera interés que se haga una película así, incluso que se respete el idioma "original" de la historia. A nivel cinematográfico también puede llegar a ser interesante aunque por lo general los actores no tienen mucha suerte a la hora de dirigir.
También, será dificil encontrar alguien que nos quiera acompañar al cine...

Pero, como Mel es un reconocido ultra católico y hay gente que levanta polémica por las dudas, ya se pueden leer opiniones diversas. Por un lado están los católicos que temen la difusión de herejías, y por otro lado hay sectores judíos (sionistas, diría INFOBAGRE) que literalmente expresan: "Lo que me preocupa es leer que la finalidad del filme es deshacer los cambios hechos por el Vaticano II."[rabino Marvin Hier]
Se refiere a un concilio que reivindicó el papel del pueblo judío en el caso Jesús. Antes de eso, tal parece, se les echaba la culpa de todo el asunto.

Ahora bien, esa reacción de sectores judíos (y digo así porque no quiero generalizar como suele hacerse, supongo que se trata de los ortodoxos de siempre) me recordó cierta inquietud mía respecto a Judas Iscariote. Para los que no lo conocen por el apellido, se trata de aquel muchacho que por 30 denarios delató al Mesías. Siempre, para las fiestas, cuando se recuerda la Pasión de Cristo, me llamó la atención que se lo repudie tanto a Judas, cuando es evidente que al tipo no le quedaba otra que la delación: Era Su Destino. Si no lo hubiese hecho... ¿quién lo habría hecho en su lugar?

Ya adolescente me deslumbró Borges -¿cuando no?- con su genial "Tres versiones de Judas" que entre otras cosas nos instruye con: "La primera edición de Kristus och Judas lleva este categórico epígrafe, cuyo sentido, años después, monstruosamente dilataría el propio Nils Runeberg: No una cosa, todas las cosas que la tradición atribuye a Judas Iscariote son falsas (De Quincey, 1857). Precedido por algún alemán, De Quincey especuló que Judas entregó a Jesucristo para forzarlo a declarar su divinidad y a encender una vasta rebelión contra el yugo de Roma; Runeberg sugiere una vindicación de índole metafísica. Hábilmente, empieza por destacar la superfluidad del acto de Judas. Observa (como Robertson) que para identificar a un maestro que diariamente predicaba en la sinagoga y que obraba milagros ante concursos de miles de hombres, no se requiere la traición de un apostol. Ello, sin embargo, ocurrió. Suponer un error en la Escritura es intolerable; no menos tolerable es admitir un hecho casual en el más precioso acontecimiento de la historia del mundo. Ergo, la trición de Judas no fue casual; fue un hecho prefijado que tiene su lugar misterioso en la economía de la redención. Prosigue Runeberg: El Verbo, cuando fue hecho carne, pasó de la ubicuidad al espacio, de la eternidad a la historia, de la dicha sin límites a la mutación y a la carne; para corresponder a tal sacrificio, era necesario que un hombre, en representación de todos los hombres, hiciera un sacrificio condigno. Judas Iscariote fue ese hombre. Judas, único entre los apóstoles intuyó la secreta divinidad y el terrible propósito de Jesus. El Verbo se había rebajado a mortal; Judas, discípulo del Verbo, podía rebajarse a delator (el peor delito que la infamia soporta) y ser huésped del fuego que no se apaga. El orden inferior es un espejo del orden superior; las formas de la tierra corresponden a las formas del cielo; las manchas de la piel son un mapa de las incorruptibles constelaciones; Judas refleja de algún modo a Jesús. De ahí los treinta dineros y el beso; de ahí la muerte voluntaria, para merecer aun más la Reprobación. Así dilucidó Nils Runeberg el enigma de Judas."

Judas era judío, lo mismo que los que prefirieron a Barrabás, lo mismo que el propio Jesús. Enojarse por el trágico papel de los judíos en el Nuevo Testamento es como pedir que para la próxima edición reescriban esa parte (quizá aclarando que se trataba, en realidad, de palestinos infiltrados). Y yo debería estar avergonzado de mi apellido italiano, después de todo fue un romano el que se lavó las manos.

¿Qué quiero decir con esto? Pues que en el afán de ser "políticamente correctos" estamos embarrándonos en revisionismos históricos que son, cuando menos, de una trivialidad absoluta. Creo que a la historia hay que dejarla como está, con sus contrastes y apócrifos, sujeta a interpretación, pero no a metamorfósis; si no, en el futuro, tendremos una hermosa Historia Homogénea, sin altibajos, ni agresiones a nadie, una historia naif de la cual no querremos dudar, pero que no nos enseñará nada.

Si te gustó esta nota podés...
Invitame un café en cafecito.app

Categoría: Cine Etiquetas:  

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Fabio    

    para arruinarte la onda seria del excelente artículo te digo que actúa Mónica Belucci como la put... prostituta, ejeje Guiño <br />
    <br />
    <br />
    Volviendo ahora al tema, sin Judas no habría crucifixión, por ende tampoco cristianismo. Causa efecto, Cristo lo necesitaba a Judas, quien tal vez no lleva tan mal puesto en el cielo-infierno ya que su misión fue cumplida a la perfección.<br />
    <br />
    Necesitaron un martir para explicar con el mejor ejemplo la traición, el egoísmo, la ambición, la corrupción del dinero y el poder, todo en un solo acto. Memorable obra del ideólogo de todo esto (el barba patrón, papi, el que estaba arriba mientras).<br />
    <br />
    Gran director de cine podría ser, jeje.<br />
    <br />
    <br />
    Mel Gibson ya comenzó a mostrar su hilacha ultra-cristiana blanca hace rato, eso no quiere decir que esta película en particular no esté perfectamente hecha, es buen director para mi gusto (Corazón Valiente, El Patriota, aunque muy yankie esta última, ¡era el tema central! jeje), aunque a veces afloja un poco no creo que sea mala peli, eso sí, mejor que pongan el doblaje porque acompañarte a ver un bodrio en arameo... <br />
    <br />
    PD: después sumo algunas screens de la movie...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • MaxD    

    Festejo que hayas elegido publicar una cuestión de tremenda dimensión, además con una cita de Borges ... (y no era un poema!!!)<br />
    <br />
    El tema del cristianismo es fascinante, a mí también me interesa aunque no soy super-entendido. Las discusiones alrededor de esto siguen después de 2000 años y no es casual que así sea, después de todo la sociedad moderna está moldeada en gran parte sobre la matriz del cristianismo.<br />
    <br />
    En principio entiendo que Jesús no tenía intensiones de convertirse en lo que se convierte finalmente (digamos no tenía aspiraciones de mesías), no quería salvar a nadie, sino más bien era un revoltoso que atentaba con sus cosas locas contra la administración oficial mayormente compuesta por judíos (eran la clase dominante, por así decirlo) que había organizado la <i>pax romana</i> para aquella zona.<br />
    <br />
    La dimensión que tomó el hecho, la trascendencia y el significado (el nuevo <i>logos</i>, el <i>verbo que se hace carne</i>Guiño entiendo que deviene de la operación que poco tiempo después hace el también judío Pablo (luego convertido y santificado: <i>San Pablo</i>Guiño en su <i>Carta a los Romanos</i> donde la muerte de Jesús es resignificada para asignarla a la redención de nuestros pecados (todos somos pecadores y el muere por nuestros pecados) y así inscribirnos para siempre la culpa en nuestros corazones. Solo la verdadera fe puede salvarnos, aquella que proviene de lo más profundo de nuestro ser. Es el primer intento de organizar un sistema de sometimiento a nivel mundial... efectivamente ... los romanos (verdugos de Jesús) aceptarán al cristianismo unos 400 años más tarde como religión oficial.<br />
    <br />
    Tal vez lo que pienso del texto que reproducís suene un poco trivial, pero parecería que Runeberg propone que Judas se sacrificó por todos nosotros para permitir que la operación de Pablo funcione (ese fue su papel en la historia), para evitarnos la desdicha de no contar con un sistema de sometimiento que nos cobije. Si Jesús hubiera seguido con sus tropelías, quién sabe dónde hubiera llegado.<br />
    <br />
    Verdad que la historia es rica en múltiples interpretaciones y eso es lo que la hace interesante. Intentar reducir todo a una línea histórica políticamente correcta nos impide la posibilidad de revisar y criticar nuestros pasos. Que Mel cuente su historia, si molesta o no nos cierra, deberemos argumentar por qué, y eso es un buen ejercicio.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Arkhos    

    Hace un tiempo ya leí un articulo que mencionaba y explicaba a su manera (el autor era un católico declarado) la necesidad histórica de la existencia de Judas, también explicaba que si no era por Judas el culto católico no hubiese tenido tal trascendencia.<br />
    <br />
    También Habla de la visión de Pablo para romanizar el culto, y llevarlo a el imperio.<br />
    <br />
    Si lo encuentro lo posteo...<br />

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Marinita    

    Hey, yo ya había hecho un comentario sobre La Pasión..., es más, creo que ese fue su día de (mala) suerte:mi primer comentario si mal no recuerdo...
    Bueno..parece que ya anduvieron plagiando temas..=P jiji
    Leyeron El Evangelio según Jesucristo de José Saramago; ahí encontrarán un punto de vista interesante...ya lo creo que sí.
    Bueno, me voy a comer el jabalí y a preparar mi vocecita a coroooo! (Bah, mejor hago algún comentario más antes! =P)
    jejej

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Alf    

    Sobre el tema de la historia: toda interpretación supone una metamorfosis. No hay interpretación que no resignifique (gracias a la distancia que el tiempo y los acontecimientos que en éste suceden) algo del pasado y eso implica necesarimente una transformación metamórfica.

    Sobre Judas: es cierto que ocupa un lugar, una función, que si se la lee estructuralmente remite necesariamente a los designios inevitavles de lo Divino, pero no olviden que toda la obra de la Creación está determinada por la Libertad y el Amor, al menos en la lectura cristiana de las Escrituras. Judas contribuyó con el ejercicio pleno de su libertad a la configuración de un destino trágico. El contenido de las escrituras remite mucho más a que en el ejercicio de esa libertad los hombres olvidamos nuestra relación con Dios, que al cumplimiento de una Voluntad de orden superior que ha determinado todo por siempre jamás. Si no, cuál sería el sentido de una Creación que se comportaría eternamente según una Voluntad. Es aburrido e insensato. Además, pensar que la libertad está profundamente arraigada en nuestros actos, lo quiera Dios o no, permite desarrollar una vida ligada a la vida, a los actos de propia voluntad y a la relación con los otros, nos permite sentir esto que cada uno siente: que es alguien.
    Sobre las creencias: no soy practicante de ninguna religión y no me importa lo que Gibson crea o profese. La película puede ser buena o mala en sí, como película y de acuerdo a los cánones estéticos, pero si revolvió el avispero merece la atención.
    Lean a Thomas De Quincey.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador