V-3 la otra arma de venganza de Hitler

La V-1 y la V-2 han logrado su lugar en la historia pero pocos saben que hubo una "Wunderwaffe" un tanto desconocida: la V-3.

V-3, o como era su verdadero y largo nombre "Vergeltungswaffe 3" (Arma de venganza 3) no era un misil ni un dron con pulsoreactor, era algo completamente distinto y mucho más incoherente. Era un cañón pero no uno común y corriente...

La idea de ampliar el alcance de la artillería durante la primera mitad del siglo XX era muy persistente, en un cañón la velocidad del proyectil está determinada por la expansión de los gases.

Una vez que se dispara la carga explosiva comienza a expandirse por todo el largo del cañón, de un lado saldrá disparado el proyectil pero mientras se expande pierde presión. Así que la velocidad inicial del mismo está condicionada a esta pérdida de presión inevitable.

Esto era bien conocido en el siglo XIX y a un inventor de los EEUU, Azel Storrs Lyman en 1857, se le ocurrió una idea: disparar múltiples cargas coordinadas para mejorar la presión Su prototipo no funcionó. La misma idea la estaba trabajando James Richard Haskell, y juntos mejoraron el diseño.

La idea era que múltiples cargas debían ir estallando coordinadamente para acerlerar el proyectil durante el trayecto del cañón. Cada carga subsidiaria extra iría acelerando cada vez más en vez de perder presión como en un cañón normal.

Las cargas se ubicaban a unos 45 grados en un cañón que nada se parecía a uno tradicional y que debía ser instalado en una rampa. En 1880 lo testearon pero no funcionó. El problema era típico de la tecnología de la época: las cargas subsidiarias no detonaban en la sincronización perfecta que se necesitaba y hasta frenaban el avance del proyectil.

La velocidad de salida apenas alcanzaba los 335 metros por segundo, inferior a cualquier artillería de la época. El proyecto se abandonó.

Durante la Primera Guerra Mundial los alemanes bombardearon París con la Paris-Geschütz / Pariser Kanone, un enorme, bestial, innecesario cañón de 238 milímetros con un largo de 34 metros y un alcance de 130 kilómetros.

Era una barbaridad intransportable porque pesaba 256 toneladas y debía transportarse sobre vías de ferrocarril orientadas en dirección a París.

Los franceses comenzaron a pensar en un cañón rival y tomaron la idea del cañón de múltiples recámaras pero antes de poder construir algo la guerra terminó.

Pero fueron los alemanes los que repensaron la idea en 1940 luego de la caída de Francia en el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. La idea era, obviamente, bombardear Londres. Si bien tenían el poderoso Gustav no era suficiente para alcanzar su objetivo.

Para ello necesitaban una nueva pieza de artillería desde el punto más cercano a la isla británica cruzando el Canal de la Mancha, la Pariser Kanone no alcanzaría.

Fue August Cönders quien tomó el diseño de Lyman-Haskell y lo modernizó donde había fallado: utilizar un enecendido electrónico para las cargas secundarias y así poder sincronizarlo.

El arma estaría emplazada en Pas-de-Calais apuntando directamente a la capital británica y dispararía de forma continuada proyectiles de 140 Kg. Los primeros prototipos pequeños de Cönders pasaron por manos del ministro de armas Hermann Röching quien se lo presentó al arquitecto del Reich y amigo personal de Hitler: Albert Speer.

Cuando los británicos destruyeron las instalaciones de misiles V-2 de Peenemünde en 1943 la sugerencia de Speer interesó al führer quien aprobó la idea sin realizar más testeos.

Pero Cönders ya se había encontrado con problemas para hacer funcionar el dispositivo como debía, faltaban esas pruebas pero la urgencia militar estaba por encima de la ingeniería y se construyó uno de 150 metros de largo cerca de Peenemünde para comenzar con pruebas realistas.

Lamentablemente para sus creadores la velocidad del proyectil era de apenas 1000 metros por segundo (el Pariser Kanone alcanzaba los 1350m/s veinte años antes y con diseño convencional).

Aun así la orden había sido dada así que comenzó una obra faraónica en Mimoyecques, en Francia, para crear una serie de cuevas con múltiples cañones apuntando a Londres a unos 165km de distancia (todavía no sabían si tenían ese alcance!).

Para mayo de 1944 ya tenían proyectiles de 150mm listos, un cañón de prueba en Polonia con un alcance de 85km y con varios disparos exitosos hasta que reventó por la presión.

Pero en Mimoyecques el curso de los acontecimientos fue distinto, los aliados habían detectado la construcción y lanzaron un ataque con bombarderos de la RAF el 6 de Julio de 1944 con las bombas gigantes "Tallboy" entregadas por el famoso escuadrón 617 "Dambusters", los mismos que habían atacado represas. La Tallboy de 5400Kg destruyó completamente las instalaciones y fueron abandonadas. Pero la V-3 no.

No iba a ser un arma exitosa pero Hitler estaba decidido a darle algún uso y así fue que con los componentes que tenían a mano lograron ensamblar dos pequeñas en Lampden. Eran apenas de 50 metros sin tanto alcance pero las construyeron igual y las apuntaron hacia Luxemburgo.

Mientras se preparaba la ofensiva de las Ardenas, la última ofensiva seria que los alemanes lanzaron en occidente, empezaron a armar los cañones y el primero disparó el 30 de Diciembre de 1944 con una velocidad de apenas 935m/s.

El segundo entró en operación el 11 de enero de 1945 y en total dispararon 183 veces con sólo 44 impactos en áreas urbanas, 10 muertos y 35 heridos en Luxemburgo.

Los aliados avanzaron así que los alemanes desarmaron los tubos para tratar de reconstruirlos en Buhl apuntando hacia Blefort para tratar de ayudar a la operación Nordwind que fue un rotundo fracaso.

Los aliados capturaron las piezas de las armas y fueron llevadas a los EEUU para probarlas en Aberdeen, en 1948 fueron desechadas. La era de los misiles balísticos le había ganado el lugar a la artillería tradicional de larga distancia.

Si bien hubo otros intentos posteriores nunca pudieron resolver el problema natural de la artillería, el no poder mantener un impulso constante para alcanzar más velocidad y más alcance como puede hacerlo un cohete. Pero peor, el proyectil debía soportar una violencia enorme y una fuerza G descomunal lo que lo hacía poco práctico para disparar algo más sofisticado que la bomba más básica posible.

Los EEUU probaron con el Project HARP muchos años después para tratar de enviar cosas al espacio (satélites!) con un cañón con velocidades de hasta 7000m/s y alcanzando alturas de 179km (ya en el espacio) pero carecía completamente de sentido práctico y fue debidamente cancelado.

Ruinas de las instalaciones de prueba en Polonia

Fuentes: 1, 2, 3, 4

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • EdWood    

    abanondadas = abandonadas, opreción = operación, *devidamente* me hizo sangrar los ojos ; )
    Buena nota !

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Jjajaja yo también venía a comentar el "devidamente" :P

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
    • chiques, escribo sin corrector y a las 2AM, sale lo que sale :D y si las letras están muy juntas, así queda :P

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Realmente lo que no sé que quedó por probar en la 2GM...!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador