El tanque que recibió 252 disparos

Escrito el , visto 3859 veces Ver usuariopor



La batalla de Kursk, de la cual todavía me debo escribir una nota, fue la mayor batalla de tanques de la historia. Claro, no sólo se trató de tanques pero si contamos todas las unidades blindadas que participaron de la contienda había más de 3000 en el campo de batalla al mismo tiempo (10.000 en total!) y donde los soviéticos inundaron de tanques cualquier intento alemán de victoria.

Entre las unidades germanas se encontraban los más modernos modelos como el Elefant (Panzerjäger Tiger (P)), el Panther y el Tiger I (Panzerkampfwagen VI Tiger Ausf. E) del cual voy a hablarles hoy ya que el Tiger que ven en la imagen recibió nada menos que 252 disparos durante una batalla previa y es una muestra de lo que resistían esos tanques y, aunque no lo crean, su tripulación sobrevivió para contarlo. En Kursk el Tiger volvería a ser el gran rival a vencer pero los soviéticos no tenían problemas, aplicarían la fuerza bruta en el campo de batalla con cientos de tanques superándolo en número y municiones.



El tanque pesaba unas 57 toneladas, poseía una tripulación de cinco hombres, una coraza de 25 a 120 mm dependiendo del lugar, 100 en la torreta, 120 en el mantlet, 60/80 en los laterales, un fabuloso cañón de 88mm pero el problema era su costo, era carísimo, el doble de un Panzer IV por lo que sólo 1300 se construyeron y unos 492 de la siguiente versión Tiger II, en comparación los soviéticos construyeron 3800 IS-2 que era superior a éste. Los americanos apenas proveyeron 200 M-26 Pershing que eran comparables en desempeño.

Pero en Kursk los rivales no eran ni el M-26 ni el IS-2, eran T-34 de diversas versiones y algunos KV-1 y el Tiger debía enfrentarse no con una cantidad normal sino con una interminable disponibilidad de tanques y tripulaciones que los soviéticos tenían, algo contra lo que Alemania sencillamente no podía competir: si no te vencían en el campo de batalla te imponían superioridad numérica al punto de no poder con semejante enjambre de enemigos. A los soviéticos sus propias bajas parecían no importarles.

Los únicos que podían contra el Tiger eran los SU-122 y SU-152, los cazatanques igualmente no tenían chance alguna contra el fabuloso cañón de 88mm del Tiger así que sólo podían disparar una vez y acertar si querían tener éxito. Los T-34 desplegados en ese momento apenas contaban con el cañón de 76mm (más tarde con el de 85mm harían mucho más daño) que apenas alcanzaba para atacar a los Panzer IV pero no al Tiger. Para colmo mil tanques eran de los más viejos T-60 y T-70 que eran totalmente obsoletos para ese entonces.

Los alemanes sí debían preocuparse por los ataques aéreos, era ahí donde los soviéticos tenían otra ventaja porque no sólo había un enjambre en tierra, también lo tenían en el aire con una superioridad aérea basada en el número, los cazas nazis difícilmente podían con tantos objetivos que se les escurrían y los Il-2 eran ideales para atacar desde arriba a los tanques alemanes.

Había otro enemigo invisible: las fallas mecánicas, de hecho, fue el peor enemigo de los alemanes. El problema de empezar a perder una guerra y tener tu industria al límite es que los tanques no salen perfectos de las fábricas, y esto sumado a la complejidad de diseño germana daban por resultado fallas mecánicas usuales. La totalidad de los Elefant perdidos en esta batalla fue por fallas mecánicas, ni uno solo por fuego enemigo, por ejemplo.



El cañón de 88mm ofrecía un excelente alcance con efectividad a 2000 metros, a menor distancia era capaz de pasar de lado a lado un M4 Sherman abriendo un boquete de salida, era totalmente destructivo. Era usual que resultase "ahorrativo" porque a diferencia de cañones anteriores de 76mm o menores éste permitía dejar fuera de combate al rival con un sólo disparo, algo ideal para el escenario de Kursk.

La historia del 231 la cuenta su comandante, el teniente Zabel del sPzAbt 503, unos meses antes de esta batalla y expone cómo funcionaba el tanque y, principalmente, su coraza que luego ayudaría durante Kursk un par de meses después.

En un reporte del 27 de Marzo de 1943 el teniente Zabel cuenta que se encontraban en las afueras de Semernikovo (en Rostov) enfrentando un gran grupo de enemigos, en plena retirada el Tiger tomó la posición de ataque para defender a los tanques livianos y así atraer el fuego enemigo.

El Tiger recibió el fuego enemigo en el frente y el lateral derecho, una batería de disparos antitanque y rifles antitanque que habían sido muy efectivos durante 1941 durante la invasion germana pero que no eran rival para el Tiger.

Luego de los disparos de varios calibres menores llegó uno de 76mm contra el frente, las orugas de repuesto recibieron el impacto y volaron por los aires, y cuanto más se acercaban más fuertes eran los impactos de 76mm.

Un disparo de 45mm rompió el vidrio antibalas de la cúpula y lo opacó con el fuego, otro disparo rompió los amarres de la puerta, empezó a entrar humo y elevarse la temperatura interior, la escotilla del cargador se trabó, los disparos de 45mm rompían cada pequeño detalle del tanque pero no la coraza.

En las seis horas que duró la batalla los soviéticos destruyeron las ametralladoras del tanque, los tanques de humo, el cual entró en la cabina, los tripulantes sufrieron un inevitable colapso nervioso perdiendo la noción del tiempo y sin siquiera sentir hambre durante ese lapso de tiempo interminable.

Otro disparo de 76mm hizo saltar los tornillos del mantlet (la protección frontal del cañón) por lo que éste perdió líquido del amortiguador y quedó en posición comprimida (recoiled), por problemas eléctricos no se podía cerrar el mismo, el sistema de radio fallaba, empezaron las pérdidas de combustible y cuando los caños de escape fueron destruidos comenzó un fuego que por suerte el sistema extintor permitió controlar.



Obviamente la torreta ya no se pudo mover pero no se rompió del todo, el tanque sobrevivió el ataque soviético y aun así de golpeado pudo recorrer los 60km que lo separaba del resto de la tropa.

La tripulación contó 227 disparos de rifles AT, 14 de cañones de 57mm, 11 de 76mm, la suspensión del lado derecho estaba muy golpeada, dos barras de torsión rotas.

Luego de la batalla el tanque fue subido a un tren y reparado más tarde, ese era el nivel de resistencia en 1943, pero para 1944 los IS-1 y luego los IS-2 empezaron a aparecer en el campo de batalla. El reinado de los Tiger había llegado a su fin por varias razones y Kursk sería el punto de inflexión en el Frente Oriental, de ahí en más la iniciativa sería siempre del bando soviético.

No sólo los soviéticos ya venían diseñando mejores tanques (los "padres" de los futuros tanques de la Guerra Fría) sino que su capacidad de producción era varios órdenes de magnitud superior a la germana, sumado a que el Tiger era costoso, demasiado complejo y difícil de mantener. El menor número de unidades empezó a inclinar la balanza y las mejores armas no alcanzaron a superar la simpleza y genialidad de los tanques soviéticos de la época que eran tractores efectivos, fáciles de arreglar y cada vez mejores. Al punto que un T-34 de finales de la guerra era totalmente competitivo contra cualquier Tiger costando una fracción y siendo más fácil de mantener.

Para la batalla de Berlín, incluso con algunos Tiger II entre sus filas, ya no eran rivales para el potente cañón de un IS-2 ni su armadura, el dominio del tanque alemán había acabado para siempre.



Fuente: Thomas Anderson - "Tiger"


Comentarios

  1. Tremendo castigo y no quiero imaginar lo que debió ser el ruido ahí dentro. Estaban dentro de una campana de acero, cada golpe debió retumbar como para quedar sordo. Me sorprende que hayan podido manejar de regreso y todo.

    De todas maneras supongo que era preferible eso a estar al descubierto con la infantería.

    Citar »
  2. Yo me pregunto, los tanques siguen sirviendo ofensivamente?

    porque hoy en dia le das un misil a un par de cabeza de toalla y te bajan un tanque.

    ni que decir de los cruces de hierro (A10)

    Citar »
  3. Gustavo V dijo:
    Yo me pregunto, los tanques siguen sirviendo ofensivamente?

    porque hoy en dia le das un misil a un par de cabeza de toalla y te bajan un tanque.

    ni que decir de los cruces de hierro (A10)


    una vez hice esa misma pregunta y me la respondieron con la descripción de un iraquí cuando se le venían los tanques encima. El temblor en la tierra, el terror que provocan, son un arma psicológica formidable.

    Aun con todos los ATGM que tenés hoy en día los MBT tienen mejores protecciones en las grandes potencias, un A10, por ejemplo, no puede volar sin superioridad aérea, un Apache tampoco, así que los más poderosos obviamente se pueden beneficiar de la máquina de guerra que es un tanque.

    Cuando el escenario bélico está balanceado, imaginate dos páises africanos con T-55 o semejantes, es imprescindible aun cuando con un sólo disparo de ATGM lo destruis porque no siempre hay a mano un misil para bajarlo y un ataque sorpresa en un pueblo se reduce a pocos minutos con uno de esos obsoletos tanques. Sin tanque, en cambio, podés estar días para quebrar una defensa.

    El tanque no existe sin apoyo de infantería, por eso los ATGM funcionan en Siria, porque los sirios son horribles usándolos, donde aprendieron un poco liquidaron todo reducto de ISIS e islamistas rivales, necesitaron entrenamiento Iraní y Ruso para entender cómo se pelea con tanques.

    Citar »
  4. Buen post, si puedes en algun momento podriamos hablar de la historia de Michael Wittmann, el as de Tiger.

    Citar »
  5. Genial!
    Hicieron 60 km en ese colador? Las orugas a esa altura ya estaban hechas pelota no?

    Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace

Guardar los datos: Si / No