Corderito patagónico

Cuando les digo que soy del campo, es verdad. Tanto así que una vez crié un cordero en mi casa, en la ciudad de Bariloche.

¡Hola! Soy Mariana pero en las redes me encuentran como "latorro". NYC de Bariloche, en pareja, tres hijos. Escribo porque me gusta y quienes me conocen saben de mi insistencia en respetar la Ley de Tránsito.

Mis padres tienen un campo cerca de Comallo, plena estepa patagónica a unos 100 kilómetros de Bariloche. No cultivan la tierra porque es una zona desértica pero crían ovejas y gallinas para consumo familiar. La vida en el campo es muy diferente a la que estamos acostumbrados y mi padre tiene que subsistir y hacer sobrevivir a sus animales como sea. En la chacra tienen constantes amenazas de otros animales como zorrinos, zorros y visones que atacan a las gallinas, perros de los vecinos que son capaces de matar ovejas y corderos o aves rapaces que atacan a los corderos débiles o moribundos y le sacan los ojos, por lo que a veces se ve obligado a practicar tiro al blanco. 

Hace un tiempo un perro vecino atacó a una oveja recién parida y dejó huérfano al corderito. Lo llevaron a la casa para alimentarlo y sobrevivió. Cuando ya no corría peligro, en una visita al campo, lo traje a la ciudad y estuvo unos meses viviendo con nosotros. 

El traslado lo hice con el auto. Puse al cordero en una caja en el baúl y unos kilómetros antes del puesto de policía rural paré a darle una mamadera para que se duerma y no balara con la policía cerca. Un poco ilegal pero no era para comer o vender si no para hacerlo sobrevivir. Incluso mi hija había pensado pasar jugando al Minecraft en su tablet para justificar algun balido de la oveja en el baúl y decir que eran las ovejas de su juego.

Ya en mi casa el cordero se quedó dentro del patio que estaba bien cerrado, en un barrio tranquilo, con césped. Había que darle mamadera cada 3 horas y él de a poco se fue acostumbrando a los horarios. Tenía rutinas de juego con mis hijas que salían a correr al patio, aprendió a jugar a la pelota y rascaba la puerta para que lo dejemos entrar a la casa. Era una mascota más. No le gustaba estar mucho tiempo solo afuera. 

Como era verano organizaba reuniones en mi casa para que amigas con hijos pudieran conocerlo y darle la leche. Era un buen plan para los niños y quizás la primer experiencia con un animal de granja. Pasamos de una mamadera de 200cc a una botella de jugo de 500cc en pocas semanas. Llegó a tomar 1 litro de leche cada 3 ó 4 horas. Creció sano y fuerte. La fórmula no era leche sola ya que necesitaba otras proteínas y grasas así que el veterinario nos aconsejó que cada mamadera se reforzara con un par de cucharadas de crema de leche y una vez al día iba fortificada con un huevo batido. 

Al cordero lo llamamos "Me", nombre al que respondía. Cuando escuchaba que llegábamos en el auto venía corriendo a recibirnos al portón y le gustaba que le hagamos upa.

Cuando empezó a alimentarse con pastito volvió al campo. Fueron dos meses intensos y llenos de vivencias que nos dejaron recuerdos y anécdotas. Lejos de haberse vuelto un cordero pavote, el muy turro era el jefe del rebaño. Siempre buscaba mimos cuando un humano iba al corral y reconoció mi voz varios meses después de haberse ido. Cada visita al campo iba hasta el corral y Me se entregaba a los abrazos.

Generalmente los corderos machos son los elegidos para consumo. Las hembras se reservan para que sigan procreando. Este no fue el caso de Me, ya que le perdonaron la vida por ser tan simpático y comprador, pero no zafó de la "capada" y pasó a ser un capón más. Por supuesto sigue siendo super cariñoso. 

Me y mi papá

Tiempo después nacieron corderitos mellizos. Esto es bastante común pero la oveja elige uno solo para alimentar y al otro lo deja morir. Como hay ovejas con cría muerta, a veces adoptan al abandonado y lo amamantan y así ambas crías sobreviven. Con Kiki no tuvimos suerte y a pesar de haberla traído a la ciudad, no sobrevivió. El veterinario dijo que fue porque además del alimento necesitan estar en contacto con el suelo del corral. Volvió al campo enseguida pero las otras ovejas la rechazaban y dejaron de lado. Sabían que no iba a resistir.  

Kiki

Otros usos que se le puede dar al corderito patagónico además de criarlo con amor es cocinarlo. Porque así como te lo crío, te lo aso.

Categoría: General Etiquetas:  argentina campo cordero oveja patagonia
Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Amo ese espíritu fuerte, "...Así como te lo crío, te lo aso"

    Para el solsticio de invierno solemos comer con amigos un cordero, a veces estofado, a veces asado, pero son de acá de Pergamino... no tan ricos como los patagónicos (según me han contado)

    Gracias por el post.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • latorro    

      Gracias Mariano! Estofado de cordero!!! Es un manjar! Por tu zona tengo entendido que la carne de vaca es muy buena y que tiene mejores precios, no? Cuando tengas oportunidad de viajar no dejes de probar el cordero de acá.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Gerardo    

    Esta si es una historia con final feliz Guiño

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • latorro    

      JAJAJA claro que sí! :D

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Corderrritttooo patagoniicooo *inserte aqui el meme de homero babeandose por la venus de caramelo.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • latorro    

      Esa crocantez por fuera con la tiernitud del interior son el combo perfecto.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Yako    

    Un cordero le dice al otro: si te portás mal, viene latorro y te cuida :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • latorro    

      :D:D:D:D

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Ariel    

    jajajajaj! Iba enternecido hasta el tremendo cordero al final... Vivi en la Patagonia hasta adolescente... nada como un buen cordero al asador... luchando con el viento y la llama!

    Muy buena la anecdota!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • latorro    

      Muy tierno en todo sentido el cordero. Me animé a hacer esa mitad a la parrilla. Al asador todavía no intenté hacer, pero no faltará oportunidad.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador