Los nazis y la historia olvidada del primer movimiento anti tabaco

Siempre es divertido comparar a los nazis con algo porque, como buen movimiento totalitario, se metían prácticamente en todo lo que era la vida privada de los otros.

Una de esas tantas cosas en las que metieron sus narices fue en el tabaco y principalmente porque su mayor líder no gustaba del mismo: a Hitler le molestaba el olor a humo.

Pero no fue la única razón de la oposición nazi al cigarrillo, tuvieron otras tantas que hoy en día asumimos como normales, así es, los más nefastos fueron también, en alguna medida, los más adelantados en ciertos temas aunque con motivos y orígenes totalmente distintos (y no tan buenitos).

El movimiento anti tabaco es bastante anterior, ya el "Movimiento por la Templanza" que abogaba en contra del alcohol había incluido al tabaco en sus reclamos, para 1890, por ejemplo, en los EEUU ya había prohibición de venta para menores en al menos 26 estados.

En Alemania, o más bien, en Prusia, en 1840 el gobierno había prohibido fumar en espacios públicos y para tiempos del Imperio Alemán organizaron el primer grupo anti tabaco llamado "Deutscher Tabakgegnerverein zum Schutze der Nichtraucher", luego se creó la "Bund Deutscher Tabakgegner" en Bohemia para 1910.

Entre los años 20 y 30 Alemania fue uno de los pocos países en investigar los efectos del tabaco en la salud, la República de Weimar como se la conoce hoy en día estaba mucho más adelantada que el resto en el entendimiento de los efectos nocivos del cigarrillo. Así que para mediados de los 30 había un fuerte sentimiento anti tabaco aunque, al mismo tiempo, una gran cantidad de fumadores.

Uno de estos fumadores era el mismísimo Adolf Hitler, y no era un fumador liviano, entre 25 y 40 al día, hasta que un día dejó de fumarlo por considerarlo un gasto innecesario de dinero. Luego lo empezó a ver como un acto decadente, parte de la influencia de los comunistas sobre la gente de bien.

Pero se encontró con varios "problemitas" domésticos, hasta Eva Braun fumaba o Martin Bohrmann, ni hablar de Hermann Göring que lo hacía en ambientes públicos y prácticamente toda la comandancia de la Wehrmacht y, por consecuencia, todos los soldados lo veían como algo positivo.

Pero al parecer el Führer no era demasiado invasivo con sus amigos, ofrecía un reloj de oro a quien lograra dejar el hábito y les recomendaba dejarlo.

Como era de esperar empezó a asociar otras cosas al tabaco, en su momento, durante el ascenso de los nazis al poder, éstos habían creado su propia marca de cigarrillos para competir con las empresas judías: "Sturm" (tormenta), "Trommler" (redoblante), "Alarm", "Neue Front" (Nuevo frente).  Nunca un nombre tipo Marlboro o Camel, no Sturm Zigaretten libre de influencias foráneas o judías, luego la siguió Reemtsma donde, cómo no, usaron hasta mano de obra esclava. Hoy la marca pertenece a Imperial Tobacco.

Pero volvamos a lo anti, porque si bien tuvieron su propia marca no sólo fue para competirle a los judíos sino para generar ingresos para el partido. Una vez ya en el poder hubo otro movimiento interno más importante que el fumar: reproducir la raza aria.

Los científicos alemanes ya habían empezado analizar la relación entre madres con más o menos hijos e hijos con problemas y los que no, había una tendencia negativa hacia las madres fumadoras, pérdidas y enfermedades. Si bien todavía no se conocían las consecuencias completas era obvio para ellos que algo andaba mal. Medio siglo más tarde se confirmaría en distintos estudios la relación entre la nicotina y esto.

Considerando que querían crear la raza aria perfecta el hecho de que afectara la maternidad era más que un problema, fue declarado un "veneno genético" por lo que las madres e hijos se mantenían lejos de los fumadores y así nacieron las primeras medidas para proteger a los fumadores pasivos.

De hecho, mientras creaban a la raza perfecta nacieron un montón de conceptos que hoy en día consideramos normales, fitness, evitar el cigarrillo en los deportes, baja del consumo de alcohol, comer frutas, vegetales, en fin, todo lo que hoy veríamos en cualquier nota sobre salud.

El mismísimo término "fumador pasivo" nace en Alemania, el "Passivrauchen" introducido por Fritz Lickint, científico alemán demasiado asociado a los nazis pero que se había dedicado a investigar las consecuencias del abuso de alcohol y tabaco desde los años 20. Fue Lickint el que advirtió sobre el alza en los casos de cáncer relacionados directamente con el fumar tabaco. Su libro "Tabak und Organismus" de 1939 prácticamente marcó el camino para este tipo de estudios y dejó por escrito todo lo que los alemanes venían investigando.

Pero, como con toda guerra mundial en el medio, hubo un pequeño problemita con todos estos avances.

Primero que nada prácticamente todas las publicaciones se hicieron el alemán y no salieron de Alemania. Es decir, no llegaron al resto de los científicos, nadie se enteró de todo esto.

Segundo, y no menos importante, la industria tabacalera de los EEUU (el vencedor total en 1945) había crecido notablemente porque las fuerzas armadas de los EEUU distribuían tabaco a todos sus soldados libremente. Hasta la industria del tabaco alemana llegó a pagar millones de marcos al mismísimo Hermann Göring en forma de soborno para evitar medidas gubernamentales.

En 1930 el consumo per cápita en Alemania era de 490 unidades, en 1944 743, pero en los EEUU pasó de 1485 a 3039! el consumo no sólo había crecido, del lado vencedor se había duplicado a una cantidad bestial en comparación.

Los esfuerzos nazis no eran muy convincentes y los estudios quedaron "manchados" por provenir justamente de los nazis, sin embargo estaban en lo cierto. Para los años 60 nada de esto era recordado ni en Alemania donde la cantidad per cápita había ascendido a unos 1500 cigarrillos.

Occidente había negado el conocimiento y la alerta temprana por asociar los estudios científicos a una ideología, matando en el proceso a varios millones de personas por las consecuencias hoy bien conocidas de fumar. Se tardaron más de 50 años en volver a tomar conciencia al respecto y la industria tabacalera hasta usó la imagen nazi para asociarla al movimiento anti tabaco.

PS: Hitler era anti tabaco pero se drogaba a lo lindo :D

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • leonardo    

    Muy buena nota, gracias, soy fiel lector pero de los q casi nunca comentan, ahora resta la historia del Führery sus vicios !

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • ja, el führer era algo particular, comía sólo legumbres y vivía cagándose a pedos (literal esto) porque era vegano y protector de los animales, se drogaba duro para sobrevivir y hacia el final estaba bastante roto por cierto

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Fernando    

    PS: Hitler era anti tabaco pero se drogaba a lo lindo :D

    Quiero una nota con los chicos de Hitler.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Fernando    

      Es VICIOS no CHICOS,. fuckin corrector.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • furoya    

    Según cuentan las malas lenguas, uno de esos vicios fue su joven sobrina. Pero como todos sabemos, el führer era homosexual, así que el vicio era más que nada ejercer poder, humillar a una víctima. Que no es poco para cualquier miserable.
    Volviendo al tema del artículo, de forma paralela a los alemanes se hizo un muy buen estudio sobre la relación entre cáncer y tabaco en Argentina. El trabajo es mérito del Dr. Ángel Roffo (sí, el del hospital) y fue reconocido no solo en Latinoamérica sino en Europa y USA.
    Aunque no duró lo suficiente, porque el predio que le dieron para su instituto de investigación estaba junto a la facultad de veterinaria, que en sus últimos zarpazos fue intervenida en 1946 por el gobierno de Farrell, con excusas pelotudas como la "propagación de infecciones" entre vecinos de la zona; y el instituto dirigido por Roffo cayó en la volteada.
    Al año siguiente se lo devolvieron, pero el científico ya estaba enfermo y la depresión que le causó el despido no le dejó mucho resto.
    El punto aquí son otra vez «las malas lenguas», que dicen hubo cierta intervención de las tabacaleras para terminar con su investigación y con la publicación de esos trabajos.
    Y debe haber sido buena guita, porque al día de hoy casi nadie recuerda esta historia.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Rotietip    

      furoya dijo:

      Según cuentan las malas lenguas, uno de esos vicios fue su joven sobrina.

      ¿De casualidad nadie sabe si los nazis también hicieron estudios sobre el incesto? Viendo que hoy en día se lo quiere "naturalizar" de manera subconsciente tal vez ellos ya habían sacado sus propias conclusiones al respecto.
      Pregunto por todo el "porno filial" donde padrastros se garchan a las hijastras o de hijastros dándole pija a sus madrastras buenotas y así (no tengo estadísticas que lo respalden pero sospecho que ese tipo de porno ha aumentado enormemente en los últimos años).

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
      • Danbat    

        No es que lo quieran naturalizar, es algo que siempre pasó pero se ocultaba y como ahora estamos en modo "cero tolerancia" donde más mujeres se animan a denunciar, la respuesta que les sale es "es algo natural en el ser humano, son ustedes los que se reprimen".

        • Citar
        • Comentado:
        • Revisado: 05/12/2019 - 13:58:01
  • Que bueno, no tenía ni idea de esto.

    Que grande el Fuhrer Guiño

    Yo soy antitabaco desde que me acuerdo.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador