El fin de la Gran Guerra

Cien años exactamente se cumplen hoy del fin de la "Gran Guerra", aquella que se creía erroneamente que iba a terminar con todas las guerras.

Para la gran mayoría es algo lejano y no imagina cuánto cambió la vida de la humanidad, sucedió al comienzo del siglo XX y suena como historia antigua, pero fue la guerra en la que todo cambió, o comenzó a cambiar, donde la industrialización tuvo el papel más fuerte que hasta ese momento se conocía.

Con tácticas de las guerras napoleónicas pero con ametralladoras del otro lado para recibirlos, todos los ejércitos cometieron todos los errores posibles y tuvieron que aprender a cambiar completamente todo lo que hasta ese momento creían saber. Y no lo hicieron a tiempo, miles, millones de muertos, batallas donde los caídos se contaban en decenas de miles en vez de cientos, armas nefastas que asfixiaban y quemaban por dentro a jóvenes que no tenían idea por qué exactamente estaban luchando.

Significó la caída de imperios (Austro-Húngaro, Otomano, Alemán y Ruso dejaron de existir en 1918), el nacimiento de países, de ideologías, del fascismo, la Guerra Total. Pero un día llegó a su fin, o como dijeron algunos, a su pausa (hasta la Segunda Guerra Mundial) y ese día fue un once de Noviembre a las once horas del undécimo día del undécimo mes.

Derrota y Revolución

En Alemania los primeros temblores de una revolución llegaban en forma de motín en Wilhelmshaven entre el 29 y 30 de Octubre.

Parte de la tripulación de los buques SMS Thüringen y el SMS Helgoland se negaron a cumplir órdenes ante una inminente salida al mar para dar una última batalla.

La situación se remedió rápidamente al día siguiente con varias lanchas torpederas apuntándole a los dos buques, los amotinados dejaron la protesta, pero el comando naval tuvo que abandonar sus planes de un último ataque y envió al Tercer Escuadrón a Kiel.

El vicealmirante Hugo Kraft creyó tener todo controlado y al llegar a Kiel envió a prisión a los 47 tripulantes que habían organizado el motín y quienes eran más “revoltosos”, pero esto provocó que nuevamente las triuplaciones reaccionasen por la libertad de sus camaradas.

El 1° de Noviembre unos 250 se reunieron, las delegaciones reclamando por la libertad de los amotinados no recibieron la respuesta esperada por parte de los oficiales y los rebeldes se asociaron al mejor aliado que tenían a mano, los socialistas.

Karl Artelt, trabajador del puerto y miembro del partido independiente socialista junto a otro obrero, Lothar Popp, lideraron la protesta en la Großer Exerzierplatz el 3 de Noviembre cuando ya juntaban a varios miles de marineros y obreros con el slogan “Frieden und Brot” (Paz y Pan) , sumando al reclamo de la libertad de sus compañeros la paz y, por ende, el fin del bloqueo que estaba provocando grandes hambrunas en toda Alemania.

La protesta se dirigió a la prisión y allí el subteniente a cargo disparó contra los amotinados donde siete murieron y 29 resultaron gravemente heridos. Este es el punto de inicio de la Revolución Alemana de 1918.

Las protestas coparon Kiel, se transformaron en una revuelta, los trabajadores del puesto se negaron a recibir órdenes,  el gobernador de la estación naval, Wilhelm Souchon, negoció y liberó a los prisioneros.

Los soldados y los obreros tomaron los puntos gubernamentales, tanto militares como civiles, el gobierno envió tropas para atacar pero éstas o se dispersaron o se unieron al motín. Para el 4 de Noviembre Kiel estaba bajo 40.000 soldados, obreros y marinos rebeldes. Wilhelmshaven lo estaría dos días después.

La revolución contagió a todos y el 7 de Noviembre grandes ciudades como  Hanover, Brunswick, Frankfurt am Main y Munich estaban bajo el control revolucionario.

El 9 de Noviembre se proclamaron al menos dos repúblicas, con Friedrich Ebert del SPD reclamando el rol de canciller y Philipp Scheidemann también anunciándola desde el Reichstag, de todos modos la abdicación del Kaiser Wilhelm II era algo inevitable dejándole el control a Ebert quien era el único que podía concentrar el poder en ese momento o, al menos, tener algo de control.

Wilhelm aceptó abdicar sólo después del reemplazo de Ludendorff por el General Groener, al final hasta Hindenburg le retiró el apoyo al Kaiser, situación que ya le había advertido en 1897 Otto von Bismarck como un riesgo que correría ante los militares.

Ahora Wilhelm Hohenzollern, un ciudadano normal, cruzó la frontera con Holanda al exilio donde viviría hasta el fin de sus días.

La reina Wilhelmina de Holanda se negó a extraditarlo cuando el rey británico George V lo quería juzgar como criminal de guerra y el primer ministro inglés David Lloyd George daba un paso más allá con la idea de colgarlo. Woodrow Wilson por su parte se oponía interpretando que juzgarlo de ese modo sólo desestabilizaría más la paz.

La crisis en Alemania perduró durante 1919 y recién luego de muchas luchas internas y perder la guerra la República de Weimar, como se la llamó más tarde, logró el control de toda la república no sin antes llegar a una guerra civil entre socialistas que querían proclamar una república socialista como la Unión Soviética y los defensores de un régimen más conservador quienes veían a los socialistas como la mayor amenaza.

Austria-Hungría había firmado el armisticio el 3 de Noviembre, el 10 el ejército de d´Esperey cruzó el Danubio y entró en Hungría, quienes, ahora separados de Austria, firmaron otro armisticio.

Turquía lo había firmado el 30 de Octubre, ahora llegaba la hora del armisticio para el extinto Imperio Alemán.

La onceava hora, del undécimo día, del undécimo mes

Meses antes del final de la guerra, el 29 de Septiembre de 1918, el general Erich Ludendorff envió una carta al Kaiser Wilhelm II y al canciller Georg von Hertling explicando que no podía asegurar que las tropas resistiesen más de 24 horas.

La propuesta de Ludendorff era aceptar las condiciones de rendición ofrecidas por el presidente norteamericano Woodrow Wilson, pero además poner el control del gobierno alemán en manos civiles con una democracia para quitarle el peso de la derrota a la monarquía y luego poder reclamarle a los civiles la caída.

Años después esto sería utilizado como vía propagandística como la “daga en la espalda” del ejército, creando la idea de que la derrota sólo se debía a la intervención civil en el gobierno y no a una falla militar. Algo que los nazis utilizaron como una verdad indiscutida declarando culpables a socialistas, republicanos y, principalmente, judíos.

Las negociaciones de Octubre fallaron porque una de las demandas era la abdicación de Wilhelm, acto que todavía no estaba preparado para asumir el Kaiser.

La finalización de la Guerra Submarina Total era parte del armisticio y para fines de Octubre se cumplió con esto, algo que deja entrever que efectivamente el armisticio y su ejecución es previa a la Revolución de 1918.

El armisticio dependía de cumplir los catorce puntos de Woodrow Wilson:

  1. Convenios abiertos y no diplomacia secreta en el futuro.
  2. Absoluta libertad de navegación en la paz y en la guerra fuera de las aguas jurisdiccionales, excepto cuando los mares quedasen cerrados por un acuerdo internacional.
  3. Desaparición, tanto como sea posible, de las barreras económicas.
  4. Garantías adecuadas para la reducción de los armamentos nacionales.
  5. Reajuste de las reclamaciones coloniales, de tal manera que los intereses de los pueblos merezcan igual consideración que las aspiraciones de los gobiernos, cuyo fundamento habrá de ser determinado, es decir, el derecho a la autodeterminación de los pueblos.
  6. Evacuación de todo el territorio ruso, dándose a Rusia plena oportunidad para su propio desarrollo con la ayuda de las potencias.
  7. Plena restauración de Bélgica en su completa y libre soberanía.
  8. Liberación de todo el territorio francés y reparación de los perjuicios causados por Prusia en 1871.
  9. Reajuste de las fronteras italianas de acuerdo con el principio de la nacionalidad.
  10. Oportunidad para un desarrollo autónomo de los pueblos del Imperio austro-húngaro.
  11. Evacuación de Rumania, Serbia y Montenegro, concesión de un acceso al mar a Serbia y arreglo de las relaciones entre los Estados balcánicos de acuerdo con sus sentimientos y el principio de nacionalidad.2
  12. Seguridad de desarrollo autónomo de las nacionalidades no turcas del Imperio otomano, y el Estrecho de los Dardanelos libres para toda clase de barcos.
  13. Declarar a Polonia como un estado independiente, que además tenga acceso al mar.
  14. La creación de una asociación general de naciones, a constituir mediante pactos específicos con el propósito de garantizar mutuamente la independencia política y la integridad territorial, tanto de los Estados grandes como de los pequeños.

Paul von Hindenburg había coordinado el 7 de Noviembre con Ferdinand Foch la fecha y hora de la firma del armisticio por telegrama, sabiendo que la revolución era inminente, una delegación de cinco automóviles cruzó escoltada durante diez horas el frente devastado del norte de Francia.

En el bosque de Compiègne los esperaba el vagón privado de tren de Foch, éste se mostró sólo dos veces en los tres días que duró la negociación, al principio para aclararle a los alemanes sus términos y al final para ver la firma de todos. Ese fue el nivel de negociación que los vencedores dejaron como margen.

Los términos eran terriblemente draconianos pero la delegación no tenía forma de consultar a Berlin para ese entonces: el gobierno había caído y Hindenburg consideraba imprescindible darle un fin a la guerra. Se firmó entre las 5:12 y 5:20 del 10 de Noviembre.

Los términos incluían:

  • Terminación de las hostilidades militares dentro de las seis horas de la firma.
  • El retiro inmediato de todas las tropas alemanas de Francia, Bélgica, Luxemburgo y Alsacia-Lorena.
  • Posterior eliminación de todas las tropas alemanas del territorio en el lado oeste del Rin, más de 30 km a la redonda del margen derecho del Rin, también de las ciudades de Maguncia, Coblenza y Colonia con el consiguiente ocupación de ellas por las tropas aliadas y estadounidenses.
  • La eliminación de todas las tropas alemanas en el Frente Oriental del territorio alemán, hasta la frontera antes del 1 de agosto de 1914.
  • La renuncia del Tratado de Brest-Litovsk con Rusia y del Tratado de Bucarest con Rumania.
  • El internamiento de la flota alemana en Scapa Flow.
  • Entrega de material: 5000 cañones, 25 000 ametralladoras, 3000 morteros, 1700 aviones, 5000 locomotoras y 150 000 vagones de ferrocarril.

El fin de las hostilidades estaba pactado para las 11 horas del 11 de Noviembre.

En Francia la noticia del Armisticio se publicó a las 9, una hora después Ferdinand Foch se reunía con el primer ministro Georges Clemenceau, a las 10:50 enviaban la orden de cese al fuego a las tropas, las mismas no sólo debían frenar los disparos, no debían avanzar más hasta recibir nuevas órdenes.

Clemenceau anunció desde el balcón del palacio de Élysée con un “Vive la France!” el final de la guerra, los campanarios de la ciudad difundieron el mensaje.

En Gran Bretaña el Primer Ministro David Lloyd George anunció a las 10:20 el armisticio, en los EEUU a las 14:30.

Las últimas bajas de la guerra continuaron hasta un minuto antes del horario pactado del armisticio, los últimos disparos fueron de la artillería contra las filas alemanas.

Augustin Trébuchon fue el último soldado francés en morir, a las 10:45, cuando iba a avisarle a sus compañeros que servirían sopa caliente luego del armisticio.

El último británico en morir fue George Edwin Ellison de los 5th Royal Irish Lancers a las 9:30, cerca de Mons en Bélgica y el canadiense George Lawrence Price dos minutos ante de las 11 por un francotirador al norte de Mons.

El americano Henry Gunther murió durante el último minuto, en una carga de bayoneta innecesaria contra un puesto de ametralladoras en Chaumont-devant-Damvillers

El tratado de Versalles

Posterior al armisticio las tropas aliadas invadieron gran parte del occidente germano hasta el Rin y parte del margen oriental del río.

El 28 de Junio de 1919, coincidente con el quinto aniversario del asesinato del archiduque Franz Ferdinand, se firmó el tratado que requirió de al menos seis meses de negociaciones de paz.

Lo más llamativo de este tratado era el gravísimo trato que recibiría Alemania como “culpable” de la Guerra aceptando toda responsabilidad por el daño ocasionado, por ende pagando las reparaciones que los vencedores consideraban necesarias.

El costo solicitado por la Entente era de unos 132.000 millones de marcos de 1923, comparables a USD 442.000 millones actuales. Una cifra sideral para una Alemania devastada y sin la posibilidad de levantarse y reindustrializarse como para compensar la demanda aliada.

El mismo John Maynard Keynes consideraba esta paz como una “Paz Cartaginense” infiriendo que semejante demanda de reparaciones eran excesivas y contraproductivas. Otros historiadores consideran que no era tan exagerada la demanda y que las condiciones podrían haber sido peores.

No sólo en lo económico se castigaba a Alemania, las condiciones del tratado además cambiaban las fronteras del antiguo Imperio entregándole parte de las tierras a distintos estados.

Se creó el estado de Polonia, además de Lituania, Livonia (Estonia y Letonia), Ucrania, el tratado de Brest-Litovsk había quedado sin efecto durante el armisticio, el tratado de Versalles en cambio le daba forma a las nuevas fronteras.

Bélgica obtenía Moresnet y la zona de Eupen-Malmedy, el tratado obligaba a Bélgica a realizar un plebiscito en seis meses e informar a la Liga de las Naciones sobre el resultado que indicaría con qué país se quedarían sus habitantes.

Alemania debía cederle la región del Saar a Francia para compensar la destrucción de las minas francesas de carbón durante 15 años, esta región quedaría bajo mandato de la Liga de las Naciones y se realizaría un plebiscito para determinar su soberanía.

La región de Alsacia-Lorena se “restauraría” pasando a Francia quien había perdido la región en 1871.

En el norte la región de Schleswig-Holstein también llamaría a plebiscito pasando a Dinamarca más tarde. Alemania reconocería la independencia de Checoslovaquia cediéndole partes de la región alta de Silesia. Reconocería además a Polonia también dándole partes de Silesia, Pomerania, dándole paso al mar por el “corredor” formado, en total  51.800km² fueron cedidos a Polonia del territorio original de Alemania de 1914.

La ciudad de Danzig se transformaba en una ciudad libre, la cual en 1939 serviría de disparador para la Segunda Guerra Mundial, el delta del Vístula, también pasaría a manos de la Liga de las Naciones.

Todas las colonias pasaban a ser mandatos bajo control aliado, Togoland y Kamerun pasaron a manos francesas, Ruanda y Urundi a Bélgica, África del Sudoeste pasaba a Sudáfrica, y los británicos tomaban el África del Este alemana. La región de Kionga fue cedida a los portugueses en compensación por los ataques en Mozambique.

Shandong, en China, pasaría a manos japonesas, además de todas las posesiones alemanas en el Pacífico al norte del ecuador y a Australia las del sur de esta línea con la Samoa alemana en manos de Nueva Zelanda.

Las limitaciones al ejército incluían un máximo de 100.000 tropas transformando al Reichswehr en un ejército imposibilitado de cualquier acción ofensiva futura. Sólo se permitían tres escuelas de oficiales, con una escuela por arma de las fuerzas armadas, se abolía la conscripción, también limitando el tiempo que cada hombre debía estar en el ejército para evitar que se entrenasen muchos hombres y al poco tiempo dejasen el ejército para simular un tamaño menor del que realmente se tenía.

Las armas químicas, tanques, aviones de guerra, vehículos blindados estaban vedados o con límites de cantidad, imposibilitados también de exportación o venta a otras naciones. Se limitó la marina a apenas seis buques de guerra, seis cruceros livianos, doce destructores, y doce botes torpederos con la prohibición total de submarinos. El tonelaje fue limitado a cantidades absurdas que impedían la fabricación de buques de guerra útiles (Esto posteriormente provocó lo opuesto, el avance de la tecnología de fabricación para lograr, con esos límites, buques formidables).

La flota “sobrante” fue enviada a Scapa Flow en el norte de Gran Bretaña y, meses después en un conflicto, hundida por sus propios tripulantes.

Todos los aviones y tanques fueron distribuidos entre los nuevos países y los miembros de la Entente.

La garantía de cumplimiento incluía la ocupación de la región del Rin en la medida que Alemania demostrase la aceptación del tratado y no fuese una amenaza, poco a poco la región fue desocupada aunque el tratado preveía unos 15 años máximos de ocupación.

El Mariscal Foch expresó que este tratado no era la paz, era un armisticio por veinte años. No se equivocó.

Consecuencias

La Primera Guerra Mundial se caracterizó por la enorme cantidad de víctimas de diversa índole, no sólo por el fuego armado, sino por enfermedades y hambrunas.

El bloqueo realizado por la marina británica sobre los puertos alemanes y todo el Mar del Norte canceló completamente las importaciones en una Alemania dependiente de la comida que ingresaba mediante el comercio exterior. Sin Rusia ni Francia como proveedores, ni siquiera por el sur ya que todos los frentes rodeaban a los Poderes Centrales, era imposible abastecer el imperio.

Sólo una victoria rápida como la del plan Schlieffen podría haber liberado el aprovisionamiento, pero no resultó y se calcula en al menos medio millón de muertos por hambre en Alemania solamente.

Al finalizar la guerra la única forma de abastecer el país fue tocando las reservas en oro ya que ningún país le otorgaba un crédito, sumado a que al menos durante ocho meses luego del armisticio el bloqueo siguió vigente provocando otras 100.000 muertes.

Otro caso increíble de la Primera Guerra fue el de la Influenza Española, llamada así porque en España no había censura en los medios ya que no estaba en guerra. Pero la enfermedad no afectó a España solamente sino a todo el mundo.

El virus H1N1 afectó a al menos 500 millones de personas durante 1918 de los cuales entre 50 y 100 millones murieron por la enfermedad, entre el tres y el cinco por ciento de la población mundial, sin embargo ninguno de los estados beligerantes quería dar a conocer cifras ni generar pánico, así que las noticias de la enfermedad eran censuradas casi completamente.

Para colmo de males la enfermedad era particularmente grave en jóvenes adultos con un sistema inmune fuerte, justo el rango de edad y salud de los soldados.

Fue el fin de los imperios, el ocaso de una forma de vida que durante los siguientes años dejarían sólo al Imperio Británico como el único sosteniendo el concepto tan exitoso un siglo atrás. El Imperio Ruso había dado paso a la Unión Soviética, de hecho, esta revolución dividió al país en una serie de nuevos estados, Estonia, Finlandia, Letonia, Lituania, Ucrania, Polonia, Armenia (se uniría a la URSS) .

El Imperio Otomano sufría la ocupación y partición más destructiva de todos los imperios de la guerra, no sólo Constantinopla (Istanbul) era ocupada por las fuerzas de la Entente, el gobierno Otomano colapsaba completamente y los aliados se dividían el territorio en el Tratado de Sèvres.

El Reino Unido lograba los mandatos de Palestina y de Irak, Francia el de Líbano y Siria, los estrechos como los Dardanelos y el Bósforo serían administrados por la Liga de las Naciones durante varios años, los griegos ocuparían Smyrna donde más tarde se realizaría un plebiscito. Los italianos ocuparían parte de Anatolia pero principalmente quedarían en posesión de las islas del Dodecaneso. También deberían aceptar las restricciones militares. Poco a poco esta ocupación y destrucción del imperio fue forjando la Guerra Civil que llevaría a la independencia de Turquía.

Austria-Hungría se dividía justo antes del final y la división de su territorio creó una infinidad de desplazamientos y fronteras nuevas. El nacimiento de Checoslovaquia uniendo Bohemia, Moravia, Silesia, el ducado de Cieszyn, Eslovaquia y los cárpatos de Rutenia. Galicia pasaba a manos de la nueva Polonia.

Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslavonia, Dalmacia, Eslovenia y Vojvodina se unían a Serbia para crear el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, más tarde conocido como Yugoslavia, logrando al fin la idea de los Serbios que habían dado inicio a la guerra.

Transilvania y Bukovina pasaba a Rumania, la mitad sur del Tirol y Trieste eran entregados a Italia. El remanente de todo esto se dividía entre Austria y Hungría, una sombra de lo que el Imperio había sido. Bulgaria hubo de ceder parte de su territorio a Rumania.

Curiosamente el vencedor, Gran Bretaña, tampoco tuvo una posguerra favorable, de ser el mayor prestamista a ser el mayor deudor con el 40% de los gastos gubernamentales en pagos de intereses de los préstamos solicitados para la guerra.

La inflación se duplicó entre 1914 y 1920, el valor de la Libra Esterlina bajó un 61.2%, y hasta el carbón que los alemanes enviaban a modo de reparación destruyó la industria local llevando a la huelga general de 1926.

El 40% de la flota mercante había sido hundida pero para 1918 ya había sido reemplazada casi en su totalidad.

Por parte de sus miembros de la Commonwealth la participación de Canadá, Australia y Nueva Zelanda le dio otro significado a estos países y la independencia total del Imperio empezó a ser una idea motivadora con un renovado nacionalismo. También sucedió lo mismo en Nigeria y la India quienes participaron activamente como parte de la Commonwealth.

Francia logró anexar Alsacia y Lorena, perdida en la guerra Franco-Prusiana de 1870, en 1923 ocuparían el Ruhr reclamando que Alemania cumpliese con los duros pagos que no podía cubrir al punto que EEUU terminó apoyando la posición alemana.

Al igual que en Gran Bretaña las colonias francesas aumentaron su autoestima y nacionalismo al haber participado de forma exitosa, tanto las de África desde Senegal a Madagascar como las de Indochina.

Las promesas a Italia fueron mayormente incumplidas porque también eran territorios prometidos a otras nacionalidades, la decisión más común fue la de partir por regiones donde la nacionalidad pudiese ayudar a definir las fronteras, algo que en la costa dálmata no ayudaba a los italianos salvo en algunas islas.

Esto llevó a la idea de la “Victoria Mutilada” que pesaría notablemente y llevaría a tomar la ciudad de Fiume por la fuerza y se considera uno de los propulsores del fascismo italiano así como el Tratado de Versalles lo es para el nazismo en Alemania.

China fue maltratada por la Entente, luego de haber enviado miles de trabajadores a Francia en vez de devolverle las colonias alemanas en su tierra éstas fueron dadas a los japoneses que poco a poco se apropiaban de regiones de China. También es considerado esto como puntapié inicial del nacionalismo chino y el nacimiento del Kuomitang y el partido Comunista.

El Imperio Japonés tomó las islas Marianas, las Carolinas, las Marshall y Shandong en China y la bahía de Jiaozhou, y logró asiento permanente en la Liga de las Naciones.

Pero esto da cuenta solamente de los cambios territoriales, el mayor costo de la guerra fue el humano, la “Generación Perdida” es un término que popularizó Ernest Hemingway, frase de Gertrude Stein según él, que si bien no nacía de la guerra fue utilizada comúnmente para referirse a toda la generación nacida entre 1883 y 1900 quienes tenían la edad para participar de la contienda.

En Gran Bretaña la diferencia entre hombres y mujeres llegó a ser de 1.7 millones, en 1921 de cada 1209 mujeres solteras entre 25 y 29 años había 1000 hombres. En 1931 el 50% todavía eran solteras.

La percepción del trauma de la guerra fue distinta para cada país, en naciones como la Unión Soviética y todos los nuevos estados la guerra era vista como la creación de su patria, una nueva oportunidad y un futuro, no como un trauma desolador.

Para los británicos, por ejemplo, que hacía siglos que no conocían el miedo a una invasión los bombardeos aéreos habían cambiado la concepción de seguridad que tenían. Para muchos el cambio radical era que se trataba de una de las primeras veces en las que las muertes por la guerra en sí eran superiores a las muertes por enfermedades. Algo que actualmente consideramos normal debido a la medicina moderna pero que en 1914 era totalmente opuesto.

El trauma social post Guerra se manifestó en distintas formas, algunos contra el nacionalismo que la había provocado, esto abrió las puertas al “internacionalismo”, como la Liga de las Naciones. El Pacifismo cobró fuerza, pero también la desilusión, el nihilismo, el cinismo, la caída del capitalismo clásico y el imperialismo, el crecimiento del Comunismo y el Socialismo como movimientos que realzaban a las poblaciones civiles en vez de las elites militares.

Como en toda guerra masiva la cantidad de muertes es imposible de medir con precisión, en cambio los estimados rondan entre los 16 millones y los 20 millones de personas siendo uno de los conflictos más mortales de la humanidad.

Se calculan unos 10 millones de muertos entre el personal militar y 7 millones de civiles, al Entente perdió 6 millones y los Poderes Centrales 4 con al menos dos millones siendo por enfermedades y 6 perdidos en acción sin que sus cuerpos fuesen recuperados.

No solamente hubo muerte por la guerra en sí sino por actos genocidas como los que el Imperio Otomano ejerció sobre las minorías Armenias, Asirias y Griegas. Matanzas que no terminaron con esta guerra pero que se acentuaron durante el conflicto ya que los otomanos asignaron culpas a todas las minorías que se sumaban a la Entente para clamar su independencia.

De estos casos el Genocidio Armenio es el más conocido pero también los griegos y asirios sufrieron notablemente la persecución y muerte.

El primer estado en entrar en guerra de los aliados, Serbia, perdió al menos entre el 11 y 18% de su población aunque hay cálculos mayores. De sus fallecidos civiles la mayoría (dos tercios) se debieron a enfermedad y hambruna más que al combate

Rusia perdió entre 1.7 y 2 millones de soldados más 1.1 millones de civiles con casi cinco millones de heridos. Francia perdió 1.4 millones de soldados mas sus bajas civiles fueron mucho menores.

El Imperio Británico también cuenta las bajas en un millón y es, por lejos, el de menor cuenta de bajas civiles por la guerra ya que sólo sufrió hundimientos de buques y pocos bombardeos.

Rumania es otro de los que sufrieron proporcionalmente, con un 8% de la población fallecida siendo un país muy pequeño, 300.000 soldados y 300.000 civiles.

Los Poderes Centrales contaban con muchos menos soldados pero aun así las bajas fueron enormes, 1.4 millones de soldados Austro-Húngaros, 500.000 civiles, el 4% de su población, Bulgaria, país pequeño, también con el 3.4% de su población.

El Imperio Otomano perdió muchos más civiles que tropas, éstas se cuentan entre 350.000 y 700.000 pero la población suma 1.5 millones por la guerra y genocidio y 1 millón por enfermedades llegando al 15% de la población del Imperio.

Alemania perdió hasta dos millones de soldados rivalizando con las muertes de Rusia en sus tropas,  su población civil no vio el conflicto en carne propia, sólo en forma de hambre y enfermedades.

La otra cifra que pasa de largo en los recuentos son los veinte millones de heridos y lisiados que dejó la guerra como consecuencia directa entre los veteranos.

Varios miles de prisioneros murieron en campos y mucha población civil de las colonias también falleció por hambre o guerra pero jamás fue contabilizada.

En Gran Bretaña se cuentan 53 pueblos “Agradecidos” en los que volvieron todos sus soldados, tan sólo 53 de los cuales 13 se cuentan como los únicos donde no falleció nadie tampoco en la Segunda Guerra Mundial. Ni Escocia ni Irlanda están en la lista ya que todas sus localidades perdieron al menos a alguien. Esto da cuenta del tamaño de la contienda y cómo todas las naciones involucraban a lo mejor de sus jóvenes en la guerra.

 

Este artículo sale de mi libro, no está muy bien escrito, lo admito, pero lo hice como ejercicio para recordar y entender qué sucedió hace cien años. Las fotos que acompañan el post son del Daily Mail que publicó recientemente fotos coloreadas que dan otra dimensión más allá de las típicas en blanco y negro que utilicé en el libro.

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Danbat    

    Tremendo "resumen" porque creo que cada capítulo del libro es para un libro en sí mismo. Me impresionó cuando lo iba leyendo porque realmente fue la contienda más compleja de la historia. Creo que, incluso, la Segunda Guerra fue un poco más clara en cómo se desarrolló y cómo terminó.

    Algo que me mostró el alcance de la Gran Guerra fue descubrir cómo ésta afectó la dinámica económica de Bariloche, aldea perdida en los confines del mundo. Parte de lo que acá se producía y comerciaba terminaba en Alemania y por el bloqueo se frenó la actividad al punto que los impulsores del desarrollo de la zona (los hermanos Wiederhold) terminaron vendiendo todo y tomaron la posta los "nuevos inmigrantes" (Capraro y sus amigos italianos). Incluso los proyectos de desarrollo del Ministro Ramos Mexía y el geólogo Bailey Willis se vieron frenados en gran medida por toda esta situación global.

    Por último, nótese el detalle ultranerd que el post está publicado a las 11:11:11 del 11/11/2018.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Revisado: 12/11/2018 - 01:16:04
    • Danbat dijo:

      Por último, nótese el detalle ultranerd que el post está publicado a las 11:11:11 del 11/11/2018.


      jejeje alguien debía notarlo :P

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Manuel    

    Muy buena nota. Como fanático de la aviación siempre estuve muy fijado en la segunda Guerra Mundial, de la primera sabía muy poco. Muy interesante el resumen, ahora parto derecho a la Wiki

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Danbat    

      O podés descargar el libro de Fabio que está desarrollado en 268 páginas con mapas y fotografías.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Patricio    

    Excelente post y resumen de la Primera Guerra Mundial. Sin duda fue el conflicto que marcó el derrotero del siglo XX. Saludos

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Tremendo...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador