Megaingeniería absurda - Una bomba nuclear en la Luna



Durante la Guerra Fría se sucedió un hito que al día de hoy sigue teniendo sus consecuencias: El 4 de Octubre de 1957 la Unión Soviética lanzaba al espacio el Sputnik 1, el primer satélite artificial que construía la humanidad y con ello los EEUU, y todo occidente, temblaron ante el poderío que acababan de demostrar sus rivales comunsistas.

No es que los EEUU no tuvieran la posibilidad de lanzar un cohete al espacio, es que no habían medido ni considerado el impacto psicológico de tal hazaña y la habían descartado por completo como también sucedería años más tarde con el primer astronauta, Yuri Gagarin.

Pero como era una época donde la política estaba muy cerca de los Generales hubo una idea, una que seguramente iba a ser una demostración de poder mucho mayor que un satélite o un astronauta: detonar una ojiva nuclear en la Luna. Y por suerte la historia carece de semejante acontecimiento pero la idea existió...





El éxito del Sputnik y el fracaso del proyecto Vanguard, disparó en occidente lo que se dio a llamar como "Sputnik crisis", un período de miedo e incertidumbre que disparó la posterior carrera espacial, la existencia misma de la NASA y el punto más crítico durante este período de Guerra Fría.

La principal razón para el fracaso norteamericano venía de la mano de la rivalidad entre las distintas armas, cada una tenía su propio desarrollo misilístico y competían entre sí por presupuesto y para "ganarle" tanto en los hechos como en la política.

Por ejemplo el misil PGM-19 Jupiter estaba listo en 1956 para lanzar el primer satélite norteamericano, Explorer 1, bajo el nombre de Juno I pero este diseño era del ejército y la Fuerza Aérea hizo suficiente lobby para que el PGM-17, Thor, fuese el caballo de batalla.

Por su parte los soviéticos también tenían una lucha similar pero en su caso eran oficinas de diseño y fue el diseño de Korolev el que ganó por sobre el resto y ni hablar con el éxito del Sputnik.

El lanzador también era un ICBM, misil balístico intercontinental, que no sólo probó que podía usarse para poner carga útil en órbita sino que al hacerlo demostraba la capacidad bélica de la plataforma R-7 Semyorka que era la punta de lanza del despliegue nuclear soviético.



El gobierno de Eisenhower analizó muchas propuestas e ideas y tal vez la mejor de todas, para la humanidad, fue la creación de la NASA como un órgano civil que concentrara todo el presupuesto dedicado al espacio. Los militares sacaban mucho rédito de esto porque los contratistas eran los mismos (transferencia de conocimiento directa) y de paso se probaban nuevas tecnologías en todas las áreas posibles.

Pero una de esas alternativas era hacer un show de fuerza, uno de esos que dejara atónito al mundo y mostrara, figuradamente, quién la tenía más grande (es grosero, pero realmente es lo que querían lograr).

El proyecto A119, también conocido como "A Study of Lunar Research Flights" de 1958 realizado por la US Air Force tenía un objetivo para nada especificado en su título que era sencillamente detonar un dispositivo nuclear en la superficie de la Luna.



La excusa "civil" era que esto permitiría resolver misterios sobre astrogeología y astronomía (lo que en sí es cierto) pero obviamente el show de fuerza era lo ideal para la USAF. Detonar no en un cráter sino en la superficie lunar así el flash de la detonación podría ser visible en todo el mundo al mismo tiempo sin necesidad de telescopios, a simple vista.

La ARF, Armour Research Foundation, comenzó un estudio en 1949 sobre los efectos de las explosiones nucleares en el medio ambiente, estudios que continuaron hasta 1962. En Mayo de 1958 comenzaron en secreto a estudiar las consecuencias potenciales de una detonación en la Luna. Obviamente el estudio era apadrinado por la USAF que lo había propuesto desde un principio.

No es de extrañar que para la misma época los periódicos del momento llenaran de miedo a la gente con la posibilida de que la URSS fuese a hacer lo mismo en la Luna, era un miedo latente y también un poco de sembrado de miedo para lograr aceptación, algo que se hacía muy seguido con estos temas.

En algunas notas se hacía referencia hasta a fecha con la conmemoración de la Revolución de Octubre o para coincidir con el eclipse lunar del 7 de Noviembre de 1957. El mismo creador de la bomba de hidrógeno, Edward Teller, propuso en Febrero de 1957 la detonación de dispositivos en la Luna para analizar sus efectos.



Leonard Reiffel del Illinois Institute of Technology de Chicago armó un equipo de diez investigadores para analizar la viabilidad de la operación, beneficios para la ciencia y qué sucedería con la Luna luego de semejante muestra de poder. Curiosamente entre el equipo estaba el astrónomo Gerard Kuiper quien tenía un alumno doctoral entre su equipo personal: Carl Sagan. El mismísimo Sagan era responsable por la proyección matemática de la explosión y su nube de polvo alrededor de la Luna, algo imprescindible para determinar si se podría ver o no desde la Tierra.

La USAF vetó la idea de utilizar una bomba de hidrógeno debido al peso de la misma y decidieron por una ojiva nuclear normal, W25, que era relativamente pequeña y con apenas 1.7Ktn de potencia explosiva, una ojiva táctica mucho menor que cualquier otra en el arsenal. La misma sería transportada hacia el lado "oculto" de la Luna y detonada en el límite donde detonaría ante el impacto.

La nube sería iluminada por el Sol llo que se podría observar desde la Tierra. Nótese que temían hacer el experimento en un área visible directamente desde nuestro planeta.

Por suerte para la humanidad el proyecto fue cancelado durante Enero de 1959 por la USAF, más por el miedo de una reacción negativa del público y por el riesgo si algo salía mal durante el despegue, por otra parte en la época se consideraba la colonización lunar y el riesgo que podría provocar el fallout nuclear para una misión futura no era deseado.

Existió un plan soviético pero fue posterior a lo que los medios de EEUU mencionaban y algo distinto, incluía la exploración del lado oculto, fotografía y estudio para luego terminar con una explosión más o menos por los mismos motivos que los americanos, pero también fue abandonado para 1958.

Para nuestra suerte futura el tratado que bloquea parcialmente las pruebas nucleares de 1963 y el tratado de espacio exterior de 1967 nos deja un poco más tranquilos al respecto.

Ahora bien, un detalle no menor de toda esta historia es por qué se conoce actualmente y las gracias se las tenemos que dar en primera instancia a un joven Carl Sagan inconsciente de violar las reglas y el secreto de estado.

Cuando en los 90s el escritor Keay Davidson estaba investigando el pasado de Carl Sagan para escribir su biografía encontró, entre los papeles prestados por Sagan para entrar al Miller Institute, una serie de referencias en sus trabajos previos que incluían dos títulos de escritos presentados por el en el Proyecto A119. Davidson notó obviamente que era una brecha de seguridad que nadie había notado porque eran documentos clasificados en los que había trabajado el científico.

Bueno, en la biografía de 1999 esto es mencionado y esto derivó en Reiffel saliendo del anonimato para confirmar la historia y que, efectivamente, mencionar eso en la aplicación para el instituto era una brecha de seguridad que obviamente eran irrelevantes porque Sagan llevaba tres años fallecido.

Esto derivó en un pedido de apertura de información que reveló, cuarenta años después, que el proyecto había existido y una copia de A Study of Lunar Research Flights – Volume I se hizo pública. Lamentablemente el resto de los reportes ya había sido descartado y destruido durante los años 80.



Una versión mucho más "suave" de esta idea fue la misión LCROSS (Lunar Crater Observation and Sensing Satellite) de 2009 que estrelló una etapa final Centaur (de unos 2300kg) en el crater Cabeus a unos 9000km/h y se aprovechó para medir la composición del polvo lunar expuesto.

Obviamente era una "explosión" mucho menor, no nuclear, similar a la de cualquier explosivo convencional y demostró que tampoco hacía falta detonar una ojiva nuclear sobre la Luna para estudiarla ni para hacerse el macho.

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Pen Pen    

    Que barbaro! nunca me lo imaginé
    Mientras leia, recordaba la pelicula "La Maquina del Tiempo" (2002) donde en una escena el protagonista viaja al futuro y en ese futuro, la luna esta partida en 2 y cae hacia la Tierra. Me impresiono mucho :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Danbat    

    Pen Pen dijo:

    Que barbaro! nunca me lo imaginé
    Mientras leia, recordaba la pelicula "La Maquina del Tiempo" (2002) donde en una escena el protagonista viaja al futuro y en ese futuro, la luna esta partida en 2 y cae hacia la Tierra. Me impresiono mucho :D

    La idea en la película era usar bombas para hacer túneles para construir ciudades, les sale mal y terminan destrozando la Luna. Esa escena es genial, levanta la vista y están los pedazos cubriendo medio cielo. Que recuerde es lo mejor de la película.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador