La falacia del Costo Hundido

Escrito el , visto 3836 veces Ver usuariopor



Esta es una de esas cosas que seguro ya sufrieron, una mentira que nos decimos a nosotros mismos muy seguido cuando invertimos mucho tiempo, esfuerzo o dinero en algo que sabemos que va a fracasar pero nos empecinamos en seguir para adelante.

La falacia del costo hundido se da cuando la gente toma decisiones basándose en todo lo que invirtieron y les costó llegar al punto actual, si construimos la torre de Pisa hasta aquí y se está inclinando, sigamos para adelante. Conclusión, terminás mucho peor pero "al menos" creés que no fue al pedo todo lo que hiciste.

Claramente es falso, si porque llegaste a la mitad de la montaña no querés desperdiciar lo conseguido y seguís hasta la cima probablemente mueras de cansancio o congelado cuando te llegue la noche, no fue una inversión al pedo subir hasta la mitad, cancelar ES muchas veces mejor que seguir. Perder el 50% es mucho más rentable que perder el 100%.



Es normal, seguimos comprometidos con el curso de acción sólo por lo que invertimos, vamos hasta el fondo creyendo que si pisamos el freno estaríamos "desperdiciando" lo invertido. Sucede en los negocios, en los deportes, en ventas, en entretenimiento, en política, en todos lados.

En mi caso, cuando se desarrolla software, es extremadamente común, uno ya escribió miles de líneas de código para hacer algo que ya tenía una solución en otro lado (y mucho mejor), en vez de abandonar el trabajo realizado e implementar la opción uno sigue adelante con el camino costoso sólo porque ya invirtió mucho tiempo y dinero en llegar hasta donde estaba.

Vi mucho de esto y miles de fracasos asociados a este comportamiento. Cuando se toma una mala decisión y se invierte esfuerzo es muy difícil aceptarlo, se invierte más todavía en justificar la mala decisión.

En la historia fue muy común el "costo hundido" de las tropas muertas, el mejor ejemplo es el de la Primera Guerra Mundial cuando la batalla se estancó en una lucha ridícula en las trincheras en el sur de Bélgica y noreste de Francia, cada ataque implicaba no avanzar un cuerno y la muerte de decenas de miles de soldados. Ningún general estaba dispuesto a admitir que ese camino era imposible, una guerra de desgaste inútil.

Se ordenaron decenas de ofensivas inútiles sostenidas en la excusa de que los muertos de la anterior no debían ser en vano, por ende se acumulaba una pila mayor de muertos que justificaban y daban sentido a la siguiente. Sólo si hubiesen admitido el error la guerra habría terminado en negociaciones y, como creían los soldados, antes de la navidad de 1914. En cambio duró cuatro años. Curiosamente Bush sostenía un argumento similar para quedarse en Irak, considerando todo lo invertido era mejor seguir muriendo pero no tirar el dinero a la basura, pero era costo hundido (de vidas).

Noten cuando alguien se mete en una discusión y al notar que está equivocado insiste y busca nuevos argumentos para sostener su posición inicial. Era más fácil, y menos costoso, decir "uh, tenés razón", pero en cambio se aumenta el griterío y las posturas inflexibles, nadie gana, todos pierden.

La situación más común que sufrimos es la del auto, reparamos un auto que ya pasó su vida útil porque no queremos perder la inversión, le tiramos una tonelada de dinero, no para "maquillarlo" y venderlo bien sino para seguir usándolo. Pero todas las piezas llegaron a su máximo útil y empiezan a fallar. No es raro que muchas personas tengan más que un auto un barco de Teseo que les costó el doble que el valor real del auto.

En el juego es muy común, seguir apostando para recuperar la inversión considerando que todo el monto gastado es acumulativo cuando no lo es, cada apuesta es independiente entre sí, pero el ludópata suele mentirse creyendo (o forzándose a creer) que durante la siguiente jugada recuperará y todo lo que "invirtió" volverá. Nunca sucede.

En el fútbol se ve seguido, el equipo contrató al jugador que era un groso en su equipo anterior, desde la primer jugada no la ve ni cuadrada y pifia todo. El entrenador y el presidente del club insisten con que esté en el campo de juego todas las fechas. No quieren perder la inversión pero al final de cuentas estan haciéndole perder partidos al equipo soñando con el día en el que el goleador vuelva a pegarle a la pelota en vez de mandarlo al banco y darle la oportunidad a otro.

Y por sobre todas las cosas todo proyecto enorme tiende a seguir este camino, en Argentina tuvimos desde Atucha a Yaciretá, en vez de meter presos a todos los que se robaban el dinero le inyectaban más y volvían a derrocharlo, los proyectos enormes si estan errados no se detienen, se siguen avanzando. La Torre de Pisa que mencioné es el mejor ejemplo, a lo dos pisos ya se estaba inclinando, en vez de frenar siguieron pero haciéndole una altura mayor a un lado del tercer piso, se les fue para el otro lado y volvieron a seguir pero cambiando el contrapeso y así. Hoy en día no se cayó porque gastaron millones en contrapesos para sostenerla ahí en vez de dejarla caer.

Ahora bien, no siempre es realmente esta situación, volviendo al jugador, si el contrato tiene una cláusula de resición demasiado bestial si el tipo no juega, el costo por despedirlo puede ser enorme. A veces es "menos peor" sencillamente no hacer nada y que, en tal caso, se vaya por su cuenta. Ahí no sería un dilema de costo hundido aunque parece.

El tema de los contratos es clave para bloquear la posibilidad de resolverlo racionalmente, los seguros y contratos suelen tener cláusulas que te obligan a seguir el curso de acción aun cuando estés en el Titanic y veas el Iceberg acercándose. El contrato te obliga a seguir, no es que te negaste a cambiar de opinión, no te dejaron.

También hay casos como el de la guerra Ruso-Japonesa en la que aun habiendo sido humillantemente derrotados los rusos éstos podrían haber forzado a Japón a la paz por la sencilla razón de que éstos se estaban quedando sin finanza alguna para sostener la contienda. La jugada terminó a favor de los japoneses porque los rusos, faltos de esta información, optaron por perder y retirarse y esto le salvó el trasero a Japón pero significó una dura derrorta para el Zar. Si hubiese sostenido la guerra un año más el resultado, muy probablemente, hubiese sido distinto al obligar al supuesto vencedor a negociar ya que se encaminaba a una victoria pírrica dejando su economía en ruinas.



Fuentes 1, 2 y 3


Comentarios

  1. Hay ejemplos más de la vida cotidiana tambien. Una carrera universitaria que no te apasiona, pero ya estas en tercer año, y hasta no tener el titulo no la dejas para empezar otra. Yo cambie mi carrera y mis viejos insistian en que siguiera en la actual para empezar la otra. Es decir, perder 4-6 años más para obtener un titulo de algo que no me gustaba, para no perder esos 2 años de esfuerzo.

    Y algo similar ocurre con el amor y las parejas. El intentar tener un hijo o cosas así para salvar la relación, cuando lo más sano es terminarla.

    Citar »
  2. Si me doy cuenta de que la pifié, me cuesta, pero acepto que lo hice y vuelvo a rehacer todo el código... siempre que haya tiempo.
    El problema es que ¿cómo sabés cuanto te puede llevar arreglar la pifiada o cuanto rehacer todo?

    Si rehacer te lleva mas que reparar y optaste por esa opción, entonces perdiste plata.
    Si es al contrario, entonces perdiste plata.

    Simplemente si te encontraste con una pifiada, perdiste plata, la cuestión es el tiempo que te lleve en sortear el camino.

    Como me encantaría tener mas herramientas para darme cuenta antes de meterme en un despelote, que es un despelote y hacerlo mas fácil. Creo entonces que todo está en el diseño, y de ahí viene la genialidad de "Un mal programador piensa en el código, un buen programador piensa en las entidades y sus relaciones" (Creo que era así el dicho).

    Citar »
  3. morcipunk dijo:
    Hay ejemplos más de la vida cotidiana tambien. Una carrera universitaria que no te apasiona, pero ya estas en tercer año, y hasta no tener el titulo no la dejas para empezar otra. Yo cambie mi carrera y mis viejos insistian en que siguiera en la actual para empezar la otra. Es decir, perder 4-6 años más para obtener un titulo de algo que no me gustaba, para no perder esos 2 años de esfuerzo.

    Y algo similar ocurre con el amor y las parejas. El intentar tener un hijo o cosas así para salvar la relación, cuando lo más sano es terminarla.


    Me pasó con abogacía, llegué de puro capricho a 4to año hasta que me di cuenta que no era lo mío.
    En realidad lo hice consiente, por que saberlo, lo sabía mucho antes.

    Cuando lo hice consiente, me agarró una crisis bastante grosa, que si no fuera por mi esposa que me pegó un par de sopapos y me encaminó a lo que ella veía que realmente me gustaba, hubiera estado dudando mucho mas tiempo.

    Así fue como empecé de lleno en el mundo de la programación.

    Citar »
  4. morcipunk dijo:
    Hay ejemplos más de la vida cotidiana tambien. Una carrera universitaria que no te apasiona, pero ya estas en tercer año, y hasta no tener el titulo no la dejas para empezar otra. Yo cambie mi carrera y mis viejos insistian en que siguiera en la actual para empezar la otra. Es decir, perder 4-6 años más para obtener un titulo de algo que no me gustaba, para no perder esos 2 años de esfuerzo.

    Y algo similar ocurre con el amor y las parejas. El intentar tener un hijo o cosas así para salvar la relación, cuando lo más sano es terminarla.


    si, cometí el error universitario dos veces :P


    Lelale dijo:
    Si me doy cuenta de que la pifié, me cuesta, pero acepto que lo hice y vuelvo a rehacer todo el código... siempre que haya tiempo.
    El problema es que ¿cómo sabés cuanto te puede llevar arreglar la pifiada o cuanto rehacer todo?

    Si rehacer te lleva mas que reparar y optaste por esa opción, entonces perdiste plata.
    Si es al contrario, entonces perdiste plata.

    Simplemente si te encontraste con una pifiada, perdiste plata, la cuestión es el tiempo que te lleve en sortear el camino.

    Como me encantaría tener mas herramientas para darme cuenta antes de meterme en un despelote, que es un despelote y hacerlo mas fácil. Creo entonces que todo está en el diseño, y de ahí viene la genialidad de "Un mal programador piensa en el código, un buen programador piensa en las entidades y sus relaciones" (Creo que era así el dicho).


    ese es el problema, no saber cuánto te costará el nuevo código, pero , si lo pensás, todo hay que prorratearlo al largo plazo, por ejemplo el costo del mantenimiento de un código legacy vs. uno nuevo y adaptado a los estándares actuales. Siempre será más costoso corregir eso viejo que quedó allí olvidado (como el código de este blog :D)

    Citar »
  5. Si la Torre de Pisa terminaba bien (volviendo a empezar de cero) no llamaría tanto la atención para el turismo, inclinada terminó siendo un ícono junto con el Coliseo Romano y la Mona Lisa.

    Fracaso exitoso se llama esta extraña paradoja... :D

    Citar »
  6. ¿esa tira de webcomic es de oglaf? UGH...

    Citar »
  7. Yo creo que hay algo dificil de considerar que es que sucede en aquellos casos donde igual se decide ir hacia adelante y se terminan cumpliendo con las metas (llamese suerte, victoria prirrica o lo que sea). Es decir todos esos casos en donde contra todo pronostico el proyecto termina funcionando y tapandole la boca a todos.
    En gran medida cuando estamos metido en algo como lo que vos decis todos esperamos al milagro. A veces pasa pero la mayoria de las veces no.

    Citar »
  8. José dijo:
    ¿esa tira de webcomic es de oglaf? UGH...

    ja, si , usualmente es un poco NSFW :D

    Citar »
  9. Ah ah, yo el concepto de costo hundido lo usaba diferente (o mal) como algo positivo. Como cuando organizás un viaje y todo lo que gastes extra y al pedo es justificable porque es "costo hundido" del viaje, ya que estás gastando como 50 lucas incluís el cambio de valijas, la pizza de caviar del aeropuerto y la escort que te vaya a buscar al aeropuerto en tanga, total es costo hundido!

    Citar »
  10. Pero a todos nos encantan esas hilarantes fotos de turistas sosteniendo la Torre de Pisa! :D

    Citar »
  11. Hay veces que es realmente difícil determinar cuándo es un costo hundido. Para saberlo tenés que dedicar más costo para saber si vale la pena continuar o no. Y a veces tenés que seguir aunque el costo diga que no. Yaciretá, por ejemplo, no podías dejarla y hacer otra represa en otro lado. Con Atucha, en cambio, sí podrían haberlo hecho.

    El ejemplo del auto me toca de cerca porque tengo uno al que le meto plata en repuestos y el año pasado lo usé solo dos meses. Pero hace rato que dejé de considerarlo una inversión, ese auto nunca lo voy a vender, y pasó a ser esa cosa que disfrutás usar cuando anda y es un "meh" cuando no anda. O sea un típico auto clásico.

    Y el ejemplo de la montaña es típico. Muchos no la contaron por no saber dar vuelta. Yo mismo me he peleado por pretender dar la vuelta mientras los otros querían seguir porque era "cumbre o nada". O sea que me banco el costo hundido de un auto, pero no cuando es mi propia vida.

    Citar »
  12. La situación más común que sufrimos es la del auto, reparamos un auto que ya pasó su vida útil porque no queremos perder la inversión, le tiramos una tonelada de dinero, no para "maquillarlo" y venderlo bien sino para seguir usándolo

    "Maquillar y vender un auto" en Argentina es contrario al código civil y plausible de indemnización. Se llama "Vicio Redhibitorio"

    Yo no estoy de acuerdo con el Código, pero aviso nomás.

    Citar »
  13. Fabio Baccaglioni dijo:
    José dijo:
    ¿esa tira de webcomic es de oglaf? UGH...

    ja, si , usualmente es un poco NSFW :D


    Creo que te quedaste corto con el NSFW

    Citar »
  14. Cattel dijo:
    Ah ah, yo el concepto de costo hundido lo usaba diferente (o mal) como algo positivo. Como cuando organizás un viaje y todo lo que gastes extra y al pedo es justificable porque es "costo hundido" del viaje, ya que estás gastando como 50 lucas incluís el cambio de valijas, la pizza de caviar del aeropuerto y la escort que te vaya a buscar al aeropuerto en tanga, total es costo hundido!

    estás equivocando la falacia de costo hundido con el costo hundido


    En el ámbito de la economía y la toma de decisiones de negocios, se denomina costo hundido a aquellos costos retrospectivos, que han sido incurridos en el pasado y que no pueden ser recuperados.


    es justamente el mal juicio sobre el costo hundido el que te puede hacer caer en la falacia

    Citar »
  15. Fabio, yo la conocía como la falacia del apostador:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Falacia_del_apostador

    Citar »
  16. Uf... la cantidad de proyectos de sistemas que terminan saliendo diez veces más por capricho. Generalmente el multiplicador es proporcional al tamaño de la empresa cliente.

    Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace

Guardar los datos: Si / No