Dos Coreas, dos comandos, dos intentos de asesinato

Escrito el , visto 2329 veces Ver usuariopor



Hace mucho tiempo Corea terminó dividida en dos partes, el norte comunista, el sur capitalista, luego llegó la guerra y con intervención de la ONU, con los EEUU a la cabeza, del lado surcoreano y China del lado norcoreano, el conflicto se estabilizó alrededor del Paralelo 38.

El tema es que las dos coreas no dejaron nunca de estar en guerra, al día de hoy sólo hay un armisticio y una zona demilitarizada (DMZ) en el medio que las separa, durante los siguientes sesenta años decenas de combates menores dejaron una gran cantidad de heridos, muertos y conflictos internacionales.

En un punto Corea del Norte se separó de los chinos y los soviéticos, se fue transformando en un estado completamente aislado y el resentimiento entre ambos países, que son una misma nación, fue creciendo.

Para los años 60 hubo un intento algo cinematográfico por parte de el "Gran Líder" Kim Il-sung: asesinar al presidente surcoreano Park Chung-hee.



Era 1968 y mientras los EEUU estaban en plena Guerra de Vietnam los chinos se alejaban de la realidad ante las locuras de Mao y la revolución cultural. Kim Il-sung tenía un plan alocado, entrenar a un equipo comando para asesinar a su rival surcoreano.

¿Qué podía salir mal?

El Raid a la Caza Azul



Las elecciones de 1967 habían dejado en claro en el norte que el sureño Park Chung Hee no tenía oposición alguna en su gobierno, algo que disgustaba a Kim Il-sung y su deseo de reunificar la península coreana. Sabía que los EEUU estaban enfrascados en la mayor escalada de la historia en su guerra en Vietnam así que consideró que era prácticamente imposible que los norteamericanos interviniesen, era un buen momento.

31 oficiales fueron elegidos y una unidad fue creada, la 124, durante dos años entrenaron para un objetivo suicida, entrar en la DMZ, cruzarla, evadir a los norteamericanos y surcoreanos que custodiaban la frontera, infiltrarse en Seúl y asesinar al presidente surcoreano en su residencia.

Los soldados fueron entrenados en técnicas de infiltración, de escape, armamento, navegación, operaciones aéreas, anfibias, combate mano a mano y todo lo que pudiese servirles para esconderse en territorio enemigo. El entrenamiento fue tan duro que hasta los obligaban a cargar más de 30 kg de equipamiento manteniendo marchas sostenidas de más de 12 kilómetros por hora en terreno montañoso.



El 16 de Enero de 1967 la Unidad 124 dejó sus barracas en Yonsan y al día siguiente, por la mañana, se infiltraron en la DMZ. Cortaron los alambres y cruzaron al terreno donde el 2° ejército de los EEUU supuestamente controlaba el área.

Al día siguiente cruzaron el río Imjin y se internaron en las montañas Simbong pero para su desgracia cuatro hermanos se encontraron con la tropa de 31 soldados totalmente pertrechados y con uniformes del norte. ¿Qué hacer?

La lógica indicaría que deshacerse de los cuatro jóvenes era la mejor opción pero estos militares norcoreanos habían vivido una vida socialista y trataron de adoctrinar y "reeducar" a sus prisioneros. Creyendo que habían "aprendido" los dejaron ir con la condición de que no le contasen a nadie que los habían encontrado.

La historia ignora por qué tanta inocencia en soldados altamente preparados, pero su visión era más "popular", creían en el poder del pueblo, así que asumieron que su clase de adoctrinamiento comunista había dado resultado sin caer en la cuenta de que los cuatro jóvenes fueron rápidamente a la policía a contarles lo sucedido.

La policía avisó al ejército y la 25° división de infantería se movilizó para encontrarlos pero gracias a su gran entrenamiento ya habían dejado la zona hacía varias horas, caminaban mucho más rápido de lo que los surcoreanos imaginaban.

La noche del 20 la unidad entraba a Seúl en grupos de a dos o tres y se reencontraron en el templo Seungga-sa, allí pasaron a la siguiente fase de la operación.

A la búsqueda se había sumado la 30° división del ejército surcoreano y la ciudad había mutado a un cuasi estado de sitio por lo que el escenario era más bien complicado para los infiltrados. Éstos estaban preparados con uniformes e insignias de la 26° división surcoreana, algo que está expresamente prohibido por los tratados de Ginebra pero que, si uno quiere tener éxito en la misión, debe aceptar como riesgo (el riesgo es que serás inevitablemente fusilado por hacer esto si te atrapan).



A las 10 de la noche del 21 de Enero, a apenas 100 metros de la casa de descanso del gobernante, se encontraron con un puesto de control rutinario de la policía. La unidad trató de pasar como una más del ejército volviendo de la búsqueda infructuosa en las montañas, pero el oficial de guardia sospechó algo y decidió hacer preguntas.

Al encontrar las respuestas algo extrañas desenfundó la pistola pero rápidamente el plomo lo cubrió todo, una pequeña escaramuza y la Unidad 124 se dispersaba dejando un rastro de muertos y heridos, incluyendo a civiles que justo pasaban por la zona en un bus.

De los 31 comandos casi la totalidad fue abatida en combate con las distintas unidades del ejército que los buscaban, uno de ellos fue capturado vivo, Kim Shin-Jo, otro, en cambio, Park Jae-kyung, logró milagrosamente volver a Norcorea.

En total habían muerto 29 norcoreanos, 26 surcoreanos, 4 norteamericanos y dejado unos 66 heridos, la misión había fracasado por muy poco, por exceso de confianza popular :D, y para el pobre capturado Kim Shin-Jo su futuro fue el de interrogatorios durante un año y luego fue puesto en libertad. Apenas se "surcoreanizó" en el norte sus padres fueron ejecutados y su familia expulsada de todo trabajo y respeto.

Para Corea del Norte el caso no revistió problema alguno, es más, al día siguiente del intento fallido la marina capturó el USS Pueblo, lo que apuntó la preocupación norteamericana más a rescatar a sus tripulantes que a darle importancia al fallido raid. Para colmo, en Vietnam los norvietnamitas comenzaban la ofensiva del Tet por lo que era absolutamente imposible desviar tropas a Corea.

La respuesta surcoreana, la Unidad 684



Como era de esperar Corea del Sur no se quería quedar con el gusto amargo de haber sido "invadida" por una unidad que pretendía matar a su presidente. En Abril de 1968 decidieron comenzar su propio proyecto oscuro, conocido vulgarmente como Unidad 684 por los curiosos e historiadores (68 por el año, 4 por el mes).

El servicio coreano de inteligencia (la CIA de allá, KCIA :P) decidió crear su "Suicide Squad" con un ángulo totalmente distinto a los de Corea del Norte. Es más, muy "Suicide Squad" porque apuntaron a presos y criminales comunes.

Un grupo de 31 civiles, que no eran ni los peores ni los más buenos, fueron seleccionados y enviados a la isla de Silmido frente a las costas de Incheon, un lugar deshabitado donde los iban a entrenar de una forma extrema para emular la misión de sus pares norcoreanos.

La idea de Park Chung-hee era devolverle el favor a Kim Il-sung, asesinarlo.

Durante el durísimo entrenamiento, que incluyó un maltrato físico y mental tal que siete murieron, la tropa se conformó pero para 1972 recibió un anuncio terrible: La relación política con el norte iba mejorando y se iban a deshacer de ellos.

No se sabe, porque el gobierno surcoreano nunca declasificó todos los documentos ya que los destruyó, si los iban a eliminar literalmente o si tan sólo iban a disolver la unidad. Por razones que no se conocen ni tal vez se sepan nunca la unidad 684 se amotinó.

¿Querían cumplir sí o sí su misión? ¿No querían ser ejecutados? Quién sabe pero ellos se rebelaron y mataron a los seis guardias en la isla y lograron escapar a tierra firme, allí secuestraron un bus y se fueron hasta Seul, el ejército los esperaba en las afueras, en Daebang-dong.

Veinte miembros de la unidad se tirotearon con el ejército y murieron, ya sea por disparos o por suicidio con granadas de mano, cuatro sobrevivieron pero no por mucho tiempo. El gobierno rápidamente los juzgó en un tribunal militar y los ejecutó el 10 de Marzo de 1972.



Muchos años después una película (Silmido) volvió a recordarles a los coreanos este suceso, el gobierno por primera vez admitía en 2006 que habían existido y luego de una demanda de familiares en 2010 pagó indemnizaciones cuando un juzgado reconoció que el gobierno había omitido dar aviso a las familias de las ejecuciones, el sufrimiento de los miembros de la unidad y sus familiares.

Para Park Chung-hee la muerte llegaría igualmente pero por parte de su propio director de la KCIA en un evento realmente increíble en 1979.

Por Fabio Baccaglioni

Comentarios

  1. muy bueno!

    Citar »
  2. Una vez más se demuestra que el comunismo no sirve. ¿Adoctrinar a cuatro cuando estás en una misión de asesinato al líder de un país? Y después se cargaron a más gente cuando se armó el caos. Hubieran matado a los cuatro ahí y tal vez hasta habrían tenido éxito y todo.

    En cuanto los surcoreanos, parece de esas historias de terror morboso que miran los adolescentes.

    Citar »
  3. Era todo verdad al final lo de esas películas?
    No era que los surcoreanos se fueron al norte a cumplir con su misión? o fueron a Seúl a matar al presidente surcoreano?
    Porque si mal no recuerdo hacen eso en la peli.

    Citar »
  4. Surrealista... aunque sea una historia verdadera :O

    Citar »
  5. timos dijo:
    Era todo verdad al final lo de esas películas?
    No era que los surcoreanos se fueron al norte a cumplir con su misión? o fueron a Seúl a matar al presidente surcoreano?
    Porque si mal no recuerdo hacen eso en la peli.


    la peli obviamente tiene ficcionada toda la parte de ellos porque... fueron masacrados :P nunca te vas a enterar de los detalles porque intencionalmente nadie sobrevivió

    Citar »

Deje su comentario:

(comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador sin previo aviso)

Security Image

Negrita Cursiva Imagen Enlace

Guardar los datos: Si / No