Ashford vs. Thornton y el último Juicio por Combate



El juicio por combate, o Trial by Battle, era un método de justicia de la ley germánica en la cual, a falta de una confesión o de pruebas, se decidía quién tenía razón en un juicio en combate.

Básicamente un duelo legalizado.

En los últimos años lo popularizó Game of Thrones pero no es para nada una práctica de un mundo de fantasía, se hizo hasta hace no muchos años. Es más, se van a cumplir doscientos años del último caso legal resuelto de esta curiosa, y seguramente injusta, metodología, el caso de Ashford vs. Thornton.





El juicio por combate nace de los pueblos germánicos, a diferencia de todo el resto del derecho que tiene su origen en Roma o el Anglosajón, el Germánico tiene algunos detalles como el dirimir disputas a hierro y sangre.

Es más, ni siquiera el antiguo código de Hammurabi tiene un sistema semejante, y eso que era extremo, ni la Sharia ni la Torá, en cambio sí era común para las tribus de los borgoñones, francos, alamanes ripuarios, los lombardos, y los suecos. Fue regulada por varios códigos de estos pueblos y tanto del Imperio Franco como del Sacro Imperio Romano Germánico.

Se basaba en la Ordalía, es decir, cuando algo correspondía al juicio divino, así que la interpretación era que el resultado de la trifulca era una decisión divina y por ende debería tomarse como justa.

Es el mismo criterio utilizado por los cruzados cuando se les preguntaba cómo diferenciaban cristianos de musulmanes, la respuesta era sencilla, Dios sabría cuidar a los inocentes, si estaban ahí era su culpa :D

En el Lex Alamannorum del año 712 a 730 (más o menos) registra un juicio por combate de dos familias por una disputa de tierras y define ciertas reglas, en una de las versiones el combate debía ser entre los testigos de ambas partes que estuviesen en disputa.

En el Sacro Imperio, que si bien reclamaba ser el heredero del Imperio Romano tenía mucho (casi todo) de germánico, esta práctica estaba bien regulada, para el 1215 el Concilio de Letrán le pidió a la Orden Teutónica que aflojase un poco con los duelos judiciales, es que desde Roma no se veía para nada humano este tipo de juicio, era ridículo en la tierra del Derecho Romano y, por ende, del Papado, pero en la era medieval el Papado sobrevivía gracias al Emperador germánico así que no iba más allá de la queja.



El juicio por combate llevó a la práctica de la esgrima como algo fundamental, no ibas a meterte en problemas judiciales graves si eras un maestro de la espada, y Hans Talhogger en 1459 definió las siete ofensas que sí o sí te iban a llevar a un duelo judicial si no había testigos: asesinato, traición, herejía, deserción de su señor, "prisión" (posiblemente en el sentido de secuestro), perjurio / fraude y violación.

Todo esto si el sistema judicial no encontraba testigos, algo que en pleno siglo XV y con las técnicas de investigación de la época (chiste, ni existían!) era obvio que siempre iba a terminar mal. En un punto los nobles podían apelar a este tipo de duelos sin necesidad de un magistrado lo que separó la práctica entre los pobres, que debían hacer la presentación legal, y los ricos, que se pusieron a jugar a los caballeros y hacer duelos por alguna damisela.

Cuando los normandos entraron en Gran Bretaña llevaron este formato algo injusto de justicia (valga la redundancia), y durante la edad media se practicó hasta 1446 en Inglaterra aunque en Escocia e Irlanda le habían tomado el gusto y siguieron hasta el siglo XVI.

No todo terminaba en combate, si uno era atrapado in fraganti o si las pruebas eran suficientes, no tenía la opción. Tampoco si el acusador era una mujer, un mayor de sesenta años (para la época era un anciano), un niño, un cojo, un ciego, sacerdotes, nobles o ciudadanos de Londres (privilegios por aquí), todos ellos podían rechazar el duelo y el jurado decidía la condena.

Lo interesante es que las batallas, en Gran Bretaña, se daban en el mismo juzgado, el derrotado, si quedaba vivo, era colgado al instante, si ganaba o sostenía el combate hasta la puesta del sol, era libre.

Pero había una regla genial, si el demandante se acobardaba era declarado infame y se le retiraban los privilegios de hombre libre, debía hacerse cargo de los daños al acusado.



Pronto los juicios por combate quedaron en el olvido ¿Quien quería arriesgarse? Difícilmente un juez aceptase el pedido, y no fue hasta varios siglos después, cuando ya había sido prohibido en casi toda Europa, que alguien se dio cuenta que en Inglaterra no había ley impidiéndolo.

Ya saben, hay cosas que quedan por costumbre, se dejan de hacer, nadie se acuerda que la ley todavía lo permite hasta que uno se aviva.

Fue el caso de Abraham Thornton, en 1817, acusado por un homicidio que él decía no haber cometido, el de Mary Ashford.

Se habían conocido en un baile y a la mañana siguiente la señorita Ashford apareció ahogada en un pozo con algunos signos de violencia. Para la gente el culpable era obvio, el pretendiente de la noche anterior, Thornton.

Pero el jurado lo encontró inocente, no sólo del asesinato, de la violación de que se lo acusaba.

El hermano de Mary, William Ashford, apeló y Thronton fue nuevamente encarcelado. En este punto Abraham optó por algo que hacía muchísimos años que no se usaba, el "trial by battle", el Parlamento sencillamente se había olvidado de abolirlo.

Obviamente Ashford apelaba a numerosas pruebas que le impedían a Thornton reclamar tal medieval derecho, pero la corte, que ya había dejado libre una vez al acusado, opinaba distinto, no había pruebas suficientes, el juicio por combate era legalmente válido.



Ashford no estaba preparado para esto, debió declinar la opción. Pero esto forzó al parlamento a cambiar no sólo la posibilidad del juicio por combate, además del tipo de apelación que había utilizado Ashford para volver a enjuiciar a alguien declarado inocente.

Para Abraham Thornton la vida debió cambiar radicalmente porque aun inocente ya no lo quería nadie en su tierra natal. Viajó a los EEUU donde falleció en 1860

Casi dos siglos después, en 2002, un señor de 60 años fue multado con £25 por una infracción de tránsito menor, ante el juez de faltas demandó un Trial By Battle contra un campeón designado por la Driver and Vehicle Licensing Agency.

Lo multaron con £200 más £100 de costas :D

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Nada mejor que una buena multa para quitar las tonterías de la gente :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Gaston    

    No creo que hayan sido tan épicos como el GoT..

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Aunque un poco fuera de lugar, no estoy tan en desacuerdo con el duelo. Seré acaso muy viejo ?????
    En el amanecer del 6 de septiembre de 1897, dos hombres, uno de 28 años y el otro de 45, salieron con sables en sus manos de uno de los galpones portuarios de las Catalinas Sur, en Buenos Aires. Iban a batirse a duelo. Uno era un eximio esgrimista; mientras que su contendiente tenía diecisiete años más y un gran sobrepeso, se movía con lentitud y sostenía con dificultad su arma. Habían sido amigos íntimos y ahora se odiaban con ferocidad, y de tal manera que el combate era a muerte. Sin embargo, Yrigoyen, a quien se lo suponía torpe en estas lides, no sufrió rasguño, en tanto que De la torre estaba cubierto de su propia sangre y de tal manera, que desde entonces debió esconder su cicatriz en la cara con una barba. Finalmente, los padrinos acordaron la reconciliación. No se pudo saber lo que iba a decir Lisandro cuando extendió su mano porque su duro rival, que entre otras cosas había sido comisario de Policía, lo miró con desprecio, le tiró el sable a los pies y se fue sin mirar una sola vez para atrás. Se trató de uno de los lances más célebres de la historia argentina

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Ricardo Orellano dijo:

    Aunque un poco fuera de lugar, no estoy tan en desacuerdo con el duelo. Seré acaso muy viejo ?????
    En el amanecer del 6 de septiembre de 1897, dos hombres, uno de 28 años y el otro de 45, salieron con sables en sus manos de uno de los galpones portuarios de las Catalinas Sur, en Buenos Aires. Iban a batirse a duelo. Uno era un eximio esgrimista; mientras que su contendiente tenía diecisiete años más y un gran sobrepeso, se movía con lentitud y sostenía con dificultad su arma. Habían sido amigos íntimos y ahora se odiaban con ferocidad, y de tal manera que el combate era a muerte. Sin embargo, Yrigoyen, a quien se lo suponía torpe en estas lides, no sufrió rasguño, en tanto que De la torre estaba cubierto de su propia sangre y de tal manera, que desde entonces debió esconder su cicatriz en la cara con una barba. Finalmente, los padrinos acordaron la reconciliación. No se pudo saber lo que iba a decir Lisandro cuando extendió su mano porque su duro rival, que entre otras cosas había sido comisario de Policía, lo miró con desprecio, le tiró el sable a los pies y se fue sin mirar una sola vez para atrás. Se trató de uno de los lances más célebres de la historia argentina


    ja, pero esto fue un duelo, no un juicio por combate

    un pariente mío casi se bate a duelo, la policía lo impidió, cuando su rival le demandó que elija armas mi pariente optó por "martillo", es que no sabia nada ni de sables ni armas de fuego, pero sí sabía martillar muy bien, terminó en escándalo y con ambos presos :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • leonardod    

    El duelo legal y el juicio por combate son lo mismo. Tienen el mismo origen. Al ser el duelo declarado ilegal ya no tiene ni la misma forma ni el mismo uso. Pero pertenecen ambos al mismo origen germánico. Se trata de dirimir quién es el justo por medio de una batalla que, como se sabe, tiene su resultado siempre sujeto más que todo a la divinidad.
    No entiendo de qué manera una cosa pueda diferenciarse de la otra
    La imagen moderna de que el duelo es simplemente una pelea a causa de una afrenta es totalmente moderna. Por más que se haya usado así. En realidad es una forma de apelación a un tribunal superior (dios) que mide cuán justos son los adversarios. Y más o menos funcionaba porque el solo hecho de presentarse ya era un indicio de que ambos compartían un mínimo de "virtud" que era visto como la base de un posible entendimiento de partes.
    La diferencia que sí puede encotnrarse es entre el duelo y el desafío. Es más: cuando los reyes empezaron a prohibir los duelos la terminología despectiva usada, en castellano, es "desafíos" justamente para despojar a los duelos de esa idea de juicio por dios, autoridad superior al rey.
    Duelos hubo hasta los 60. En youtube hay cantidad de duelos filmados de los años 20 y algunos bastante mas modernos.
    Hans Talhoffer era simplemente un maestro de esgrima. Su libro, en variantes, trata de eso que , por supuesto, se usaba prncipalmente para dirimir problemas judiciales por combate. Pero es sólo uno de tantos: hanko dobringer, fiore dei liberi, filippo vadi, pedro monte, etc etc

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • leonardod dijo:

    El duelo legal y el juicio por combate son lo mismo. Tienen el mismo origen. Al ser el duelo declarado ilegal ya no tiene ni la misma forma ni el mismo uso. Pero pertenecen ambos al mismo origen germánico. Se trata de dirimir quién es el justo por medio de una batalla que, como se sabe, tiene su resultado siempre sujeto más que todo a la divinidad.
    No entiendo de qué manera una cosa pueda diferenciarse de la otra


    Son la misma cosa y no hago diferencias en el artículo, los uso como sinónimo, pero sí hay una diferencia en la Inglaterra post-medieval, es que los nobles podían batirse a duelo sin necesidad de un juez que entendiese en la causa, el honor estaba en juego y como eran nobles se suponía que no hacía falta un juez.
    En cambio si era un pobre, por ejemplo un plebeyo sin posesiones contra su "amo", era el jurado el que decidía si debía procederse con un duelo legal.

    Después estaban los duelos ilegales ya que al prohibirse la práctica del juicio por combate (en Europa continental principalmente) los duelos siguieron existiendo y técnicamente no eran aprobados, menos si no eras alguien noble o de alta sociedad.

    El duelo legalizado es, en síntesis, el que dictamina un juez como válido, no el que pactan las dos partes en privado, ese es el punto que los diferencia.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador