El ridículo desastre del Vasa



Suecia fue un gran imperio durante una época, normalmente los asociamos a la paz y la educación típica de los nórdicos, pero bien que les gustó la guerra y anduvieron haciendo de las suyas por el Báltico.

Entre 1626 y 1628 construyeron un enorme barco, el más poderoso de su flota, el Vasa (o Wasa, como quieran pronunciarlo), 52 metros de eslora, 11 y medio de manga, 64 cañones, 145 marineros y hasta 300 soldados, e iba a ser una de las principales armas en la guerra que el rey sueco Gustavus Adolphus llevaba contra la mancomunidad de Polonia-Lituania.

Pero hubo un problema, es que los astileros de Estocolmo no tenían tanta experiencia en barcos taaaan grandes y el Vasa tuvo el destino más ridículo que semejante barco podría haber tenido...





Se hundió a tan sólo 1300 metros del muelle.

Si, para que hacerlos esperar más, así de duro, el barco se hundió frente a la costa, a la vista de todos los suecos, de la nobleza (el rey se encontraba en Polonia en plena campaña), de la plebe, embajadores de otros reinos y por supuesto espías de todas las latitudes ¡En sus caras!

El desastre ingenieril fue total, el 10 de Agosto de 1628 el capitán Söfring Hansson ordenó partir, era un día calmo y una suave brisa no anunciaba peligro alguno, el objetivo era la base naval de Älvsnabben.

Al alejarse un poco de la costa las velas se llenaron con más viento y el Vasa se inclinó a babor, una vez ajustado todo se volvió a enderezar un poco, más adelante una segunda ráfaga volvió a inclinar la nave.

El problema de diseño del Vasa resultó obvio en su viaje inaugural: la fila de cañones inferior... ¡llegaba hasta el agua!

Apenas el viento fue lo suficientemente fuerte para inclinar un poco la nave, el agua entró violentamente por las ventanas de los cañones, rápidamente creció superando la capacidad de las bombas para expulsarla, pero para peor, el barco no podía enderezarse y el agua escurrió hasta el depósito inferior.

Esto bajó aun más la línea de flotación provocando la entrada de más y más agua.

En apenas unos minutos el Vasa estaba a 32 metros de profundidad, estaba a unos 120 metros de la costa, 30 marinos se fueron al fondo y no pudieron emerger. Miles de personas presenciaron el hundimiento.



Obviamente una investigación surgió luego del desastre, buscando más que nada un chivo expiatorio para culpar y deslindar responsabilidad, investigaron si los marinos estaban borrachos, si habían conducido bien el navío, todo estaba perfecto así que apuntaron a los constructores.

El constructor explicó que había seguido las instrucciones del diseñador, que ya hacía tiempo había ido a visitar a sus antepasados, y que dichos planos habían sido aprobados por ¡El Rey mismo! ¿Quien iba a cambiar algo que el rey había decidido?

Desde ya, nadie fue culpable, no pasó nada más y allí quedó el Vasa al cual rápidamente le salvaron los cañones y las piezas de costoso bronce.

Luego los historiadores se dedicaron a estudiar por qué se había hundido, estaba mal diseñado, claramente, muchos cañones arriba, poco contrapeso abajo, se movía para todos lados sin control, el casco era demasiado alto, el peso estaba mal distribuido, y para colmo, era asimétrico.

Se descubrió que algunos de los carpinteros del astillero utilizaban como medida el pie sueco y otros el pie de Amsterdam, dos medidas diferentes, así de deforme y todo lograron terminarlo.



El Vasa pasó 333 años en el lecho marino, en 1958-59 lo movieron a menor profundidad y en 1961 fue salvado, estaba en muy buen estado y empezó la curación para el museo donde reposa hoy.

Web del museo: Vasa Museet, aquí les dejo un video del rescate:

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Zizka    

    Que tiempos. Cuando Suecia y Argentina tenian más cosas en común.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Me sorprende el buen estado en que está.

    Muy buena historia.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Ale Sarco    

    Estuve en el museo Vasa en Estocolmo. Lo gracioso es que la guía nos contó que si lo hubieran hecho 50cm mas ancho (o algo así, no recuerdo el nro. exacto, pero una pendejésima), hubiera sido mucho más estable.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • ariel    

    ¿Quien iba a cambiar algo que el rey había decidido?

    Tipica burocracia, hacerle caso a alguien que no sabe y que manda pero no tiene idea del asunto que esta dirigiendo

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Mati    

    Bombas de achique en el siglo XV? No entendí

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Mati dijo:

    Bombas de achique en el siglo XV? No entendí


    obvio, existen desde hace mucho, o acaso te pensás que la bomba a palanca que encontrás en un pozo es un invento moderno? Arquímedes las describió en el siglo III antes de cristo (con su famoso tornillo), para el siglo XII Al-Jazari ya tenía diseños todo tipo, la bomba de sentina, la de los barcos, es del siglo XIII en adelante.

    Querés más detalle? Aquí la bomba de, casualmente, el VASA, que sobrevivió y todo:

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Cattel    

    Cómo rescataron los cañones y todo lo demás? Ya había buzos o escafandras piolas? O buceadores apnea importados de filipinas? (o un chango pescaba desde arriba las cosas).

    Lindo ejemplo para charla de gestión de proyectos.

    Lo que se ve es que cuando lo sacaron del agua parece flotar perfecto, era una nave pensada para tiempos de paz, jeje.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Javier+V.    

    El museo Vasa es un espectaculo, un punto imperdible de cualquier visita a Estocolmo. Una de las cosas más impresionantes de su rescate fue como evitar que se descompusiera una vez expuesto al aire, dado que despues de más de 300 años bajo el agua, las maderas estaban totalmente impregadas y hubo que lentamente reemplazarla por una cera especial.

    Gracias Fabio x compartirlo

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Mati    

    O sea que sí hay culpables: Los operarios encargados de bombear (a palanca) la sentina. (En una estructura jerárquica cobran siempre los de más abajo, cómo van a hacer cargo al rey de un desastre así)

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • leonardod    

    Dicho sutilmente: la capacidad de manejo y organización de personal del mundo antiguo le rompe el orto a todo lo que existe hoy. Hoy llamás por celular 5 veces en un día al ingeniero en la otra punta para que le quede claro. Antes las indicaciones se daban y un capataz partía con 9 monos a caballo durante dos días y lo veías dos semanas después. Sumale atroces diferencias culturales, problemas sociales y la necesidad de que cada operario tuviera un oficio claro, que rara vez estaba regulado (imaginate un cuerpo de carpinteros de antes: cada uno haciendo encastres a SU manera). Es bastante sorprendente que cosas como la del Vasa fueran extraordinarias. En españa , inglaterra y holanda se hacían bichos así como chorizos.
    El mundo moderno manda un telescopio al espacio y lo cagan porque fallan al sacar equivalencias entre el sistema de medicion 1 y el 2 de un total de 2 sistemas en el mundo.. En esa epoca habia 24243432435555 medidas diferentes y cagaron un solo barco.....en suecia.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • leonardod    

    Mati dijo:

    O sea que sí hay culpables: Los operarios encargados de bombear (a palanca) la sentina. (En una estructura jerárquica cobran siempre los de más abajo, cómo van a hacer cargo al rey de un desastre así)


    La verdad no. El chiste de los sistemas antiguos es que el operario no vale nada pero tampoco puede cargar con ninguna responsabilidad. Eso de poder echarle la culpa a un perejil es moderno. Antes el que tenía el látigo en la mano no podía poner excusas.
    Nuestros sistemas de trabajo son más complejos, más caros, menos móviles que los antiguos y los ponen en práctica gente con menos autoridad sobre los operarios. En consecuencia se necesita meter más "error humano" en las explicaciones.
    Cuando España quería tomar una plaza se lo encargaba al Gran Capitán. Y como era un genio organizaba todo. Y como era DIOS se hacía lo que decía. Le encargaba la mina a Pedro Navarro. Que a asu vez era otro genio y su equipo hacía lo que él decía. Porque estaban atados por la vida. No por un contratito. Hay una enorme diferencia de compromiso. Ahora largás tu trabajo y sos el mismo técnico en otro lado. Antes largabas tu puesto clave en una máquina y andá a encontrar un lugar donde usen lo mismo. Había que saber más, organizar más, improvisar más. todo eso la sociedad industrial lo va perdiendo en la normalización. Pero eso sí: inventamos la plabra "proactivo" que haría mearse de la risa a los arquitectos romanos.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • leonardod    

    Además Gustavo Adolfo sí era un tipo con la espalda como para hacerse de esa cagada y más.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Gustavo V    

    Cattel dijo:

    Cómo rescataron los cañones y todo lo demás? Ya había buzos o escafandras piolas? O buceadores apnea importados de filipinas? (o un chango pescaba desde arriba las cosas).


    Nada de buzos importados, si en algo sobresalen estos ex-vikingos es en saber bucear desnudos en mares a 4°C

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • leonardod dijo:

    Además Gustavo Adolfo sí era un tipo con la espalda como para hacerse de esa cagada y más.


    digamos que la cagada se la manda mientras estaba en plena guerra, él en el frente, no rascándose el higo, pero la industria naviera sueca no era precisamente experimentada, es lógico que algo falle con los procesos pre-industriales y sin sistemas de medidas consistentes.

    Lo groso es toda la industria naviera que logró existir sin la tecnología actual, para mi es fascinante la historia naval por eso, hacían buques enormes a hachazos y clavos, brea y sogas, cruzaban oceános, yo no puedo hacer ni una mesa sin que me quede chueca.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Tano    

    Excelente historia. Lo agendo para visitar!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • En barcos de esa época, la cubierta inferior de cañones estaba bastante cerca del agua. En los combates, los buques que tenían el barlovento tenían todas las de ganar por un montón de motivos (decidían el momento del combate, el momento del abordaje, el humo de los cañones se despejaba de la cubierta rápidamente, etc.), pero tenían la gran desventaja de que al estar el barco escorado, la linea inferior de cañones quedaba inutilizada (las portas se cerraban, sino, al fondo!).

    Una cosa impresionante de los barcos de madera es que en mar bravo o temporal, el barco torsionaba y trabajaba. Las tracas de madera se separaban (minimamente) y se volvían a juntar, y el agua filtraba por todos lados. El carpintero del barco era el encargado de sondar los pozos de la sentina e informar al oficial en cada guardia. Las bombas de achique se utilizaban prácticamente todos los días porque ningún barco era perfectamente estanco.

    Muy bueno el post!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • También escuche una versión de que la gran inestabilidad del Vasa fue causa del exceso de peso en el decorado de la popa (un capricho del rey, que quería construir el barco mas despampanante de la época).

    Saludos

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Gustavo    

    muy buena nota!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • elnegror    

    Genial el articulo! como siempre. Lo de las medidas me llamo mucho la atención que tema complejo ese unificar la forma de media/pesar etc...


    PD: el nivel de los comentarios es sublime!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador