E-mail privado o no?

Hoy leía en Clarín una nota sobre un fallo que le dió la razón a un empleado que fue despedido sin indemnización tras ser acusado de haber usado el e-mail de la empresa en la que trabajaba para cuestiones personales.

¿Es justo? ¿está bien que te espíen el contenido de tus e-mails?

La cuestión por este muchacho es que fue despedido por haber "recibido y remitido desde la dirección electrónica de la empresa e-mails referidos a un negocio particular", cosa que yo he hecho más de una vez, jeje, pero que nunca pensé que podía llegar a la instancia del despido.

Es más, mi weblog lo escribo en momentos de pausa en mi trabajo, pero mis jefes no son tan retrógrados como para rajarme por cualquier excusa. Obviamente, ese contexto nunca está en un juicio laboral porque no se puede despedir a alguien porque "te cae mal".

Si bien hace poco habían dado la razón a una empresa cuando una mujer enviaba y reenviaba mails pornográficos desde su dirección laboral, cabe destacar que, en ese caso, el servidor de correo sufría con los PPS "cepillando a la nona" y los bloopers de películas porno mal armadas. Muerte al "clásico del viernes" pero con causa justa, la persona en ese caso molestaba a todos los empleados, afectaba el funcionamiento de toda la empresa, etc.

Pero en este otro caso, que comenzó allá por Julio del 2000, cuando la empresa "de Almacén Fiscal Zona Franca y Mandatos" lo rajó por estar armando una página web dentro de su laburo y negociar por mail la cuestión, el despido fue directo, sin indemnización, como si por hacer esto era cusal suficiente. El tipo se enculó bastante y comenzó el juicio laboral.

En primera instancia el juez dictó que "La accionada no ha acreditado que haya dictado norma alguna, escrita o verbal, sobre el uso del correo electrónico". Y es ahí donde debemos hacer incapié si en algún lado nos quieren despedir por el uso del e-mail, antes nos tienen que hacer firmar una nota que nos obligue a hacer un uso específico del medio. Según el proyecto de ley de correo electrónico se propone que, justamente, se tenga que notificar al usuario del correo antes de poder "ajusticiarlo" como hicieron con este muchacho.

Encripción

En algunos laburos esa "carta" que te hacen firmar también incluye que no te dejan encriptar lo que enviás, pero como no todos los gerentes o jefes saben que corno significa esa palabra es bueno tenerla en cuenta para cuando queremos enviar mails que nadie más pueda leer.

Una buena solución es PGP, utilizando dos "llaves" uno puede recibir e-mail encriptado con una y desarmarlo con la otra.

El tema del PGP es simple, clave pública (A), clave privada (B). La clave pública se la pasamos a nuestros amigos, la privada la guardamos. Cuando ellos nos quieren escribir tienen que encriptar su mail con esa clave (A), nosotros recibiremos el e-mail codificado y la única clave que podrá descifrar eso será la privada (B) que tenemos bien escondida.

De esta forma cualquiera que espíe nuestros e-mails como mucho nos puede acusar de enviar y recibir información codificada pero nunca podrá saber qué exactamente estamos enviando.

Para poder escribirle una respuesta a nuestro amigo y que nadie la lea él tendrá que pasarnos su clave pública así podemos escribirle de la misma forma. Esto puede parecer engorroso, pero si quieren mantener la privacidad no lo es en absoluto. Es más, muchos envían su clave pública PGP como una firma en su e-mail, así que no es tan difícil después de todo. Un par de mails que no digan nada, que sólo envíen la clave pública PGP y listo, después nadie podrá descifrar nada.

Hotmail

¿Es legal que espíen tus e-mails privados cuando estás en el trabajo? el ejemplo es el siguiente, si bien yo tengo un e-mail laboral también tengo otros aparte, que por obra y gracia de los webmail puedo consultar desde cualquier conexión a Internet. En mi trabajo tengo una hermosa conexión para navegar a lo loco, y la pregunta al aire sería, si me hacen firmar un papelito que diga que usaré Internet para lo que corresponde (trabajo) ¿esto significa que podrán espiar mi correo solo porque ellos pueden espiarme internet?

Porque no se si es aplicable la transitividad aquí, el e-mail privado es privado, punto. Si la empresa espía lo que hago en internet, ok, ellos me dan la conexión para laburar, pero si en esa transmisión de información se encuentra la conexión a un e-mail privado, si ellos espían eso estarían espiando información privada mía, en tal caso me pueden acusar de usar la conexión para algo que no es laboral, pero jamás por lo que en esos e-mails se diga.

Por suerte algunos correos utilizan SSL para conectarse lo que lo hace mucho más seguro, pero muchos webmail están mal configurados y piden el password sin pasar por el SSL, cualquier sniffer o un proxy que guarde todo pueden tomar mi password y usuario para luego chusmear todo el contenido de mi casilla. Así que mejor a tener cuidado, si desconfían de la gente de sistemas de su empresa... no jodan, o usen PGP!

Si te gustó esta nota podés...
Invitame un café en cafecito.app

Categoría: Informática Etiquetas:  

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • MaxD    

    El debate que planteás es bien amplio. Por un lado está el problema de la privacidad, otro es el problema del uso de elementos de trabajo para fines particulares, el tema del uso del tiempo laboral en cuestiones no-labolares, además, pareciera ser un agravante cuando se lo utiliza para un lucro (€œnegocio particular€).<br />
    Todos estos frentes son interesantes, pero para elaborar una respuesta completa tal vez me arriesgue a que me echen por usar tiempo del trabajo en contestar estas cosas. Para evitar esto, trataré de acotarme a tu segunda pregunta, sobre si está bien revisar el contenido de los e-mails.<br />
    Creo que debería tener un tratamiento similar al de una correspondencia común. Si yo me hiciera enviar a mi nombre una carta al trabajo, supongo que sería un delito que algún otro la abra. En este caso me parece similar.<br />
    Ahora que me cuestionen que yo haga estas cosas (cuestiones particulares) en horario laboral es otro cantar. Sin embargo, creo que la cuestión está en el tema del abuso (abría que ver quién define y bajo qué concepto cuándo hay abuso y cuándo no) del tiempo. Yo considero que de las 8 horas que me contrataron para trabajar diariamente tengo derecho a dedicar una porción a cuestiones no estrictamente laborales porque hacen a mi condición humana, por ejemplo necesidades físicas como ir al baño o comer o beber, necesidades referentes a la psiquis como distenderse cada tanto, necesidades que hacen a mi mantenimiento como persona y hogar: ir al médico, pagar impuestos, atender problemas familiares, etc. Todo esto es lo que constituye mi persona y a mí fueron a quien contrataron (una totalidad humana, no una máquina de producir). Está en mi responsabilidad compatibilizar el cumplimiento de mis obligaciones con mis necesidades personales, ahí es donde puede entrar el abuso. Por ejemplo, yo me puedo demorar 10€™en escribir esto pero siempre salgo 45€™ más tarde de mi horario habitual, así que no tengo cargo de conciencia por ello.<br />
    <br />
    Con lo cual no queda muy claro dónde está el límite, no es exacto, de todas formas me parecería correcto advertir antes de tomar una acción como la que tomó la empresa. Eso abriría la discusión entre las partes sobre si el uso particular del tiempo/ elementos está o no dentro de lo tolerado y aceptado.<br />
    <br />
    Muy buenos los consejos sobre encriptado!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Fabio    

    bueno, siempre está esa situación de cuánto tiempo puede uno tomarse para pelotudeces en el laburo que no tengan nada que ver con el mismo.<br />
    <br />
    Con el e-mail siempre deberían hacerte firmar que lo usarás para laburo exclusivamente, el tema es que quien arma esas "disposiciones" no tiene ni idea de cómo funciona el medio.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Anónimo    

    Deberían probar enigmail.<br />
    <br />
    El tema este de revisar los mails en el trabajo, yo soy partidario de la privacidad, todo el ser humano tiene derecho a la intimidad.<br />
    <br />
    Obviamente, está claro que la intímidad significa en este caso, utilizar una dirección de correo alternativa a la del trabajo.<br />
    <br />
    Es una pena tener que andar leyendo un mail de la gente.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • marcelo    

    necesito un casilla de email que sea buen para mensajes de tipo lsvoral y que llegue a todo el mundo para conecciones rapidas

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Me parece que si bien es cierto se contrata a la persona para que realice determinado trabajo, como tal tiene derecho a su intimidad y nadie debe ingresar a tomar conocimiento de su correspondencia y la privacidad el primero en resguardarla debe ser la misma persona por tanto su centro de trabajo no es el más adecuado para resguardarla y menos deberá hacer uso de su horario laboral aún en su hora de descanso pues me pareciera que está haciendo uso de los servicios de la empresa. Por su puesto que el tema es muy discutible

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • klaudio    

    Muy bueno el texto, me podrias pasar alguna pagina o algun diario donde pueda saber si los mail. que te envian tus fejes, se pueden usar en una demanda laboral. Ej. estoy en Negro, me sirven los mails, para dejar acentado que yo trabajo en este lugar, desde ya muuchas gracias

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Fabio    

    Klaudio, tengo entendido que sirven, pero primero asesorate con un buen abogado de casos laborales, enviate a vos mismo y a amigos mails desde el mail oficial del trabajo y son pruebas más que irrefutables

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador