El mecánico que quería ser piloto de helicóptero y se robó uno para aterrizarlo en la Casa Blanca

Robert K. Preston era un mecánico del ejército de los EEUU, su sueño había sido ser piloto de helicópteros pero tuvo que conformarse con ser solamente el mecánico de éstos.

Pero un día, combinando varias frustraciones juntas, Robert decidió que había tenido suficiente amargura y decidió cambiar su destino: robarse uno para protestar... y lo hizo!

Cuando EEUU se retiró de Vietnam aquellos aspirantes a piloto se encontraron con un problema: ahora en vez de hacer falta, sobraban.

Esa fue la mala suerte del soldado Preston, no porque no estuviese calificado para un momento de guerra (no era un piloto excepcional tampoco), pero ya en la paz había una gran cantidad de pilotos fantásticos, con experiencia y mucho mejores que él. Mecánicos van y vienen.

El 17 de Febrero de 1974 por alguna razón tuvo un mal día debido a una relación fallida y se fue de un restaurante donde estaba cenando enojado.

Algo le hizo "snap" en la cabeza, se fue al aeródromo del ejército en Tipton Field (Maryland, EEUU) y eligió entre uno de los 30 Bell UH-1 Huey que ya estaban listos y cargados.

Se sentó en uno de los helicópteros, realizó los chequeos de pre vuelo, encendió el motor y sin utilizar las luces ni nada para evitar que lo vieran despegó. Aun así un operador de la torre se dio cuenta y alertó a la policía: Se habían robado un helicóptero!

Preston volvió al restaurante donde había estado, aterrizó en un descampado cercano y fue a recuperar su sombrero (!), retornó al helicóptero y volvió a despegar. Como no tenía un rumbo decidido prefirió pasearse por Washington D.C. que estaba a 32km de allí. :D

La policía lo vio paseándose entre el Capitolio y el Monumento de Lincoln, un lugar donde volar está estrictamente prohibido, pero nadie reaccionó.

Se tomó unos cinco minutos volando al ras del suelo por el monumento a Washington, luego pasó por sobre el Capitolio y siguió por la Pennsylvania Avenue hasta la Casa Blanca.

Si bien el Servicio Secreto tenía órdenes de disparar a cualquier aeronave no tenían mucha idea de cuándo empezar a hacerlo (era un caso atípico), el oficial de vigilancia Henry Kulbaski trató de dar con sus superiores pero no obtuvo respuesta. Mientras tanto Preston volaba por el ala sur de al Casa Blanca y siguió su viaje. Kulbaski ordenó disparar si regresaba.

Para la 1 de la mañana el controlador aéreo del aeropuerto lo detectó en su radar y dio aviso a la policía de su ubicación. Preston volvía hacia Fort MEade y un Bell 47 de la policía empezó a seguirlo pero era mucho más lento.

Luego apareció en el radar de Baltimore y ahí empezaron a perseguirlo dos Bell 206 JetRangers de la policía más aptos para la tarea.

Preston notó que lo seguían patrulleros e hizo chocar a uno pasándole muy cerca (ya le estaba gustando esto de armar lío, perdido por perdido...) y luego decidió que iba a ser mejor opción rendirse ante el Presidente de los EEUU y enfiló nuevamente para Washington.

No estaba pensando muy claro, obviamente, o no estaba en sus cabales o no era precisamente brillante. Es más, en su camino a Washington iba por encima de la autopista y le pasaba a centímetros a los autos, divirtiéndose en el trayecto (todo un pistero).

Preston aterrizó en el jardín sur de la Casa Blanca a eso de las 2 AM, a pocos metros de la puerta principal, los agentes del Servicio Secreto iluminaron el helicóptero y abrieron fuego.

Un disparo le dio en el pie y casi perdió el control alejando el helicóptero un poco, pero lo pudo recuperar y aterrizó a unos 90 metros del edificio.

En total le dispararon unas 300 veces, cinco dieron a Preston con heridas superficiales, cuando éste salió del helicóptero comenzó a correr hacia la Casa Blanca y los agentes lo derribaron y esposaron.

Richard Nixon ni siquiera estaba, iba de viaje hacia Indianápolis con su esposa.

Al día siguiente el helicóptero fue regresado a la base. Si bien era un colador ningún disparo había dañado nada relevante.

La pena por hacer lo que había hecho eran cien dólares de multa y no más de seis meses de prisión pero la desestimaron y la llevaron a la justicia militar solamente.

Si bien lo acusaban de cosas graves lo cierto era que Preston apenas quería llamar la atención por la injusticia de no haberlo tenido en cuenta como piloto, quería demostrar que podía hacerlo y lo logró.

Se declaró culpable de "apropiación indebida y quebrantamiento del orden público" y le dieron un año de prisión y 2400 dólares de multa, de los cuales sirvió apenas dos meses hasta que lo dieron de baja del ejército.

Como se imaginarán las reglas del espacio aéreo cambiaron y luego del 2001 hasta se incorporaron baterías de misiles para defender la Casa Blanca.


Fuentes: 1, 2, 3

Si te gustó esta nota podés...
Invitame un café en cafecito.app


Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Gustavo V    

    Raro que no lo internaran en un psiquiatrico...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • furoya    

    Gustavo V dijo:

    Raro que no lo internaran en un psiquiatrico...


    ¿Por qué? Es EUA, ahí la gente así es normal.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Ariel    

    Muchas veces pense lo fácil que seria hacerlo en la casa rosada... Si bien carece de sentido seria sumamente sencillo hacerlo.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador