Cuando Viena casi se transforma en otro Berlín

Al término de la Segunda Guerra Mundial los aliados se dividieron Berlin como es sabido, todo eso derivó en un conflicto más que relevante durante la Guerra Fría posterior entre el bloque soviético y los aliados occidentales.

Pero hubo otra ciudad que CASI sufre las mismas consecuencias: Viena, en Austria.

Cuando el país alpino es invadido en 1945 fue dividido al igual que Alemania en zonas de ocupación, pero su capital, Viena, también fue dividida en sí misma como lo había sido Berlín.

Seguramente no escucharon hablar de esto porque, por suerte, no existió un muro vienés dividendo la ciudad en dos, pero casi sucede.

La división del país era la siguiente:

La ciudad de viena también se repartió entre los poderes ganadores:


Como verán la situación era muy parecida a la de Berlín ya que la capital se encontraba del lado soviético de la ocupación pero, a diferencia de su contraparte germana, Viena no había sido dividida cómodamente como para un muro y contaba con un sector internacional en el Innere Stadt, el centro histórico de la ciudad. Este sector era controlado por uno de los países cada mes.

Austria tuvo unas elecciones presidenciales en noviembre de 1945 en la que los comunistas perdieron desastrosamente con apenas el 5% del voto. Evidentemente los austríacos no querían saber nada con el comunismo pero los soviéticos respondieron llevándose todo el equipamiento técnico relevante en el país aduciendo parte de los acuerdos de Potsdam que le permitían hacerse de propiedad alemana... aunque no fuere alemana, claro, porque ellos decían que así lo era.

De ahí en más Austria fue "tutelada" pero no dividida, en 1947 empezaron a discutir su propia independencia. En el medio le entregaron el Tirol del Sur nuevamente a Italia pero, por suerte para ellos, el plan Marshall trajo dinero fresco y la zona americana y la británica comenzaron a tener su propia industria.

Ahora bien, la cosa políticamente no avanzó mucho y la Guerra de Corea trajo el miedo de que Austria pudiese trasnformarse en la Corea europea, hubo hambre, protestas, y rearme, porque al parecer todo iba en dirección a una división violenta.

Por suerte en 1953 falleció Stalin y eso ayudó a liberar tensiones innecesarias, el gobierno austríaco se movió hacia una posición más neutral para tratar de evitar que sucediera allí lo mismo que se estaba dando en Alemania y Molotov, el ministro de exterior soviético, prefirió separar los conflictos como dos temas separados.

Los aliados creían que Austria era, para los soviéticos, un punto estratégico militar pero, en realidad, era una pulseada política ya que no les interesaba demasiado. Tenían sus ojos puestos en Yugoslavia que se les había escapado del Pacto de Varsovia y era mucho más importante que un pequeño país en medio de montañas.

¿Cual fue la exigencia de Molotov? Que Austria se comportara como Suiza: neutral.

Y así fue que, contra lo que esperaban los aliados, los soviéticos se retiraron del país el 25 de Octubre de 1955 el país ya no tenía fuerzas de ocupación de ningún otro páis, eran, finalmente, libres.

PS: Fue aquí donde el generalísimo Zhukov recibía su Coca Cola Blanca :D

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Cattel    

    Cuando queda un país en medio de Europa en el TEG pero nadie lo tiene en su objetivo.

    La sacaron barata, me dejó pensando por qué en otros lugares no se pudo llegar a una solución civilizada similar.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Manuel    

    Qué buena historia. No la tenía

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • ¡Tuvieron suerte los austríacos!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador