Retirada de Kabul - La peor derrota británica

Esta historia de uno de los más llamativos desastres británicos transcurrió en 1842 en lo aque actualmente es Afganistán y que en aquellos días era un emirato y tuvo lugar durante un conflicto bastante más grande, la primera guerra Afgano-Británica.

Al comienzo de la guerra había sido favorable para los británicos, habían depuesto al emir Dost Mohammad Barakzai y reubicado en el trono al Shah Shujah Durrani, pero la situación en Kabul se enrareció y obligó al Mayor General Sir William Elphinstone a retirarse junto a su guarnición.

La idea era alcanzar Jalalabad que se encuentra a unos 140km de Kabul pero no iba a ser un trayecto sin inconvenientes...

Las tropas de Elphinstone no iban solas, eran unos 4500 soldados regulares de la British East India Company, 3800 soldados indios y 14.000 civiles incluyendo familias, trabajadores, y demás asistentes de los campamentos militares.

A los afganos no les gustaba mucho la idea de tener que depender ni rendirle tributo a nadie, algo que sigue vigente hoy en día, pero la invasión británica los unió ante un enemigo común (la URSS y los EEUU provocaron lo mismo 🤷‍♂️).

En Kabul se rebelaron ante el invasor y Elphinstone decidió retirarse tratando de salvar la situación. Para poder pasar sin problemas llegó a un acuerdo con Wazir Akbar Khan, uno de los hijos de Dost Mohammad Barakzai. Pero en plena negociación los afganos asesinaron al negociador británico y arrastraron su cuerpo por toda Kabul.

Aun así Elphinstone aceptó las condiciones draconianas de Akbar Khan que consistían en dejarle sus mejores rifles, pólvora y hasta dejara a su suerte al Shah.

La retirada comenzó el 6 de enero que es prácticamente la peor época para cruzar las montañas del Kush Hindú, mucha nieve y caminos a 4000 metros de altura no son precisamente ideales para retirarse. Abandonar la relativa seguridad que podía tener una guarnición en Kabul para adentrarse en un camino peligroso con 16.000 personas encolumnadas no suena estratégico para absolutamente nadie salvo el Sir británico.

Apenas habían avanzado unos kilómetros desordenados y mal pertrechados los Ghilzais empezaron a dispararle con sus propios rifles que ellos habían dejado en Kabul como parte del acuerdo.

Akbar Khan no había negociado nada, había ganado tiempo para que las tribus se organizaran en todo el camino y diezmaran a las tropas británcias.

Para el 9 de Energo apenas habían hecho 40km y ya habían masacrado a 3000 personas, no todas por el fuego afgano sino por el clima. El frío los estaba matando tambíén. Los soldados afganos irregulares desertaron pero fueron asesinados apenas los encontraron sus propios compatriotas.

Para el cuarto día Elphinstone parecía entregado a su destino y ya no daba órdenes, los afganos le ofrecieron protección a las esposas de los soldados y aun sabiendo quer era poco probable que no las esclavizaran aceptaron. Los sirvientes y las esposas de los soldados indios fueron ejecutados y las británicas esclavizadas.

Para el 11 de enero apenas quedaban 200 soldados. El brigadier general John Shelton fue el único que ofreció resistencia. Akbar Khan invitó a Elphinstone y Shelton a dialogar, les dio de comer y luego, obviamente, les negó el retorno dejandoa sí las tropas sin comandante. Shelton estaba furioso, demandaba su derecho a comandar sus tropas, habían aceptado la tregua de buena fe pero ¿Para qué cuernos seguían creyéndole al afgano? Los había estado diezmando e incumpliendo sus promesas.

Para el 12 de enero habían perdido 12.000 hombres y los comandaba el brigadier general Thomas John Anquetil, decidieron avanzar de noche para tratar de evitar ser aniquilados pero cuando llegaron a la parte más angosta del paso se dieron de frente con una muralla de madera construida para bloquearlos. Quien osaba escalarla era automáticamente acribillado. La tropa restante entró en pánico y desorden.

Un pequeño grupo de 20 oficiales y 45 soldados logró resistir pero fueron aniquilados y apenas unos pocos perdonados y tomados prisioneros.

El 13 de enero un único oficial británico, montado en un caballo herido, llegó a Jalalabad, el cirujano asistente William Brydon, luego algunos sirvientes indios más lograron llegar los días sucesivos.

Cuando le preguntaron a Brydon dónde estaba el ejército él contestó "yo soy el ejército".


Históricamente es la segunda peor derrota británica hasta que llegó la batalla por Singapur durante la Segunda Guerra Mundial. El desastre fue tal que los británicos enviaron un ejército de venganza para aniquilar tantos afganos como pudieran.

Destruyeron completamente el gran bazar de Kabul, masacraron a unos 11.000 afganos y volvieron con varios de los rehenes. 32 oficiales, 50 soldados, 21 niños, 12 mujeres. Muchos sepoys, los sirvientes indios, fueron vendidos como esclavos en los mercados de Kabul, unos 2000 fueron encontrados en la batalla punitiva.

Los historiadores todavía debaten si Akbar Khan ordenó la masacre o sencillamente nunca iba a poder evitarla, pero lo cierto es que muchas de las traiciones y falta de códigos tal vez no lo ayuden en el recuento de esta historia.

Su propio padre, Dost Mohammad, aparentemente lo envenenó años después temiendo sus ambiciones, y el mismo Dost fue uno de los pocos emires de Afganistán que murió de viejo años después, en 1863.

Los británicos invadirían en 1878 y transformarían a Afganistán en un protectorado en 1880

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Mistral    

    Convengamos que Afganistán siempre fue una piedra en la bota de los imperios. Nunca pudieron ser dominados del todo

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • como Vientam, otro lugar que cada invasor sufrió horrores y nunca pudo sostener, ni China, ni EEUU, ni Francia, hasta Japón la sufrió y nunca se alejó de las ciudades demasiado

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • demairena    

    ¿Leíste alguna vez El Cosaco, en el Tony/Dartagnan? O Robin Wood en general. Se toma licencias con las fechas y los personajes, pero contaba estas historias de manera increíble.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • leí algunas, un amigo era muy fan y tenía colecciones gigantes

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador