Del Apollo a Artemis, volveremos a la Luna muy pronto

Se cumplen años del alunizaje del Apollo 11 y por eso quería recordar el video que hice el año pasado pero además quiero hablar de otras cosas muy interesantes que se vienen en los próximos cuatro años

Les hablaré un poco de Artemis, la hermana de Apollo, la siguiente misión espacial a la Luna que "debería" llegar allí en apenas cuatro años ¿Sucederá?

Pero además de los planes para ir a Marte a partir de la próxima misión lunar porque una cosa está encadenada con la otra. ¿Veremos todo esto durante nuestra existencia?

El programa Apollo se dio durante la Guerra Fría, momento ideal para gastar ingentes cantidades de dinero en nombre de una guerra sin disparos pero con mucha política.

"Ganar" se trataba de demostrar superioridad con respecto a un rival bien definido, la URSS. Cabe destacar que la URSS no tenía programa lunar tripulado alguno, de hecho, comenzaron bastante más tarde y fracasaron cuando sus enormes cohetes N1 no pudieron llegar al espacio (cuatro fallidos). Pero esto fue mucho después del programa Apollo.

Así que era una batalla por el orgullo propio, puro ego, pero funcionó muy bien, toda la igeniería, toda la billetera (unos USD 153.000 millones actuales), ingenuidad y la creencia de que del lado soviético había un programa similar más adelantado que el de ellos.

Artemis es, en cambio, algo completamente diferente.

Artemis

La NASA perdió hace tiempo su capacidad y presupuesto que supo disfrutar durante la Guerra Fría pero, al mismo tiempo, conservó a todo el conglomerado civil-militar de contratistas.

Hablé de esto en un video donde me concentro en el SLS en particular y las enormes diferencias entre la política de la NASA y empresas privadas como SpaceX.

El punto es que la NASA nunca pudo desmontar la estructura más parasitaria de todas que, cuando había dinero, era muy eficiente pero ante la pérdida de fondos sólo es una sanguijuela de la organización.

Desde la década del 2000 con el programa cancelado Constellation (Ares I, Ares V, y la Orion que logró sobrevivir) hasta la cancelación misma del Shuttle, pero luego con el Space Launch Systema de la década de 2010 que, nótese, en diez años no voló ni una sola vez.

Comparativamente SpaceX logró no sólo volar sus primeros cohetes sino profesionalizarse, crear el Falcon 9, aterrizarlo, luego el Falcon Heavy y ahora estar probando sus futuros lanzadores y la empresa existe sólo desde 2002 con su primer vuelo en 2008. Esto es sólo un ejemplo de las diferencias entre conceptos.

Artemis, por mal que nos pese, hereda ese criterio de "diseño político" como el SLS mismo: un cohete absurdamente caro, hecho con partes del Shuttle para seguir dándole de comer a todas las empresas parasitarias que habían creado el programa anterior, obligando a la NASA a utilizar el vehículo.

Cada lanzamiento del SLS costará por encima de los USD 1.000 millones comparado con los 200/300 de un Falcon Heavy, sólo para tener una referencia.

¿Y qué es Artemis? Artemisa, diosa de la luna, hermana gemela de Apolo, es la primera misión para llevar mujeres (por primera vez) y hombres (de regreso) a la Luna.

Es una decisión que mezcla la idea política de la administración Trump (el bronce por todos los medios posibles) y el rescate de fondos de distintos programas que la NASA tuvo que cancelar para contentar a su infantil líder.

El presupuesto se incrementó para lograr el objetivo pero es irrisorio comparado con el programa Apollo: "apenas" USD 25.200 millones. Para nosotros, pobres miserables, es mucho dinero pero no es precisamente grande considerando que las fuerzas armadas de EEUU reciben USD 720.000 millones (es el país que más gasta en defensa).

De este presupuesto unos 3.700M se derivarán al " Human Landing System", que es el sistema de alunizaje y retorno del cual hablaré más adelante.

A la luna y ¿Gateway?

La misión de Artemis es distinta a la del Apollo porque tendrá, en órbita lunar, una pequeña estación espacial.

En las misiones Apollo un módulo con un tripulante "esperaba" en órbita esperando a los otros dos. Estos alunizaban, hacían su trabajo y volvían para reencontrarse en órbita. Luego se descartaba el módulo de ascenso y retornaban a la órbita terrestre para luego descender en Tierra.

Ahora la misión cambia, los astronautas llegan en la Orion a Gateway (que no se descartará y seguirá en órbita lunar), bajan con el HLS, retornan (el HLS puede ser reutilizable) y vuelven con la Orion. Es como una parada técnica más consistente pero, al mismo tiempo, más peligrosa (acoplamientos en el espacio, nunca fue fácil).

¿Existe Gateway? Todavía no! ni siquiera un módulo pero tiene que estar lista lo antes posible ¿Existe un lanzador para llevarla allí? No está definido todavía pero podría llegar a ser el Falcon Heavy de SpaceX (o el SuperHeavy? no séGuiño.

Northrop Grumman construirá el módulo mínimo indispensable de Gateway que, en teoría, debería ir creciendo de tamaño como la actual Estación Espacial Internacional pero en órbita lunar.

Otra cosa interesante de Gateway es que no tendrá una órbita circular alrededor de la Luna sino una HALO casi rectilínea, esto significa que sólo durante un breve tiempo estará a unos 3000km de la superficie lunar y luego irá hasta los 7000km:

Cada siete días hará su acercamiento máximo por lo que los astronautas lunares deberán realizar misiones de semanas, una, dos, las que sean pero no podrán irse cuando quieran.

La razón de esta órbita es que debe permanecer estable considerando la atracción de la Tierra y la Luna. No es perfecta y necesitará correciones para mantenerse pero es mejor que las otras opciones.

Lanzadores y Orion

La Orion es la cápsula de facto, no importa que otro ofrezca algo mejor parece, el tema es que es donde ya se invirtió todo el dinero.

Con un módulo de tripulación (Crew Module) fabricado por Lockheed Martin y uno de servicio (European Service Module) de Airbus puede soportar 21 días sin conectarse y seis meses si se conecta a Gateway (o la ISS), tiene sus propios paneles solares, sistema de acoplado automático, una cabina basada en el 787 Dreamliner y el vehículo de lanzamiento es el SLS (también obligatorio por la política).

Donde se abre el abanico de posibilidades es en todo lo demás. Es decir, la Gateway consta de múltiples módulos y el SLS no será el único que envíe cosas (menos considerando que es carísimo y jamás probado).

Así pues el Falcon Heavy podría llevar la Dragon XL de carga y módulos de la estación, el Vulcan de ULA llevará las dos opciones rivales de landers, el Falcon 9 misiones menores, el Electron de Rocket Lab llevará pequeños satélites para orbitar la Luna, el Ariane 6 debería llevar el "Moon Cruiser" (si llegan a hacerlo) y el Super Heavy una versión de la Starship si ésta es elegida como aterrizador.

En un punto la administración Trump se empezó a comportar como el personaje que Trump vendía en su programa de TV: un negociador implacable al que, si no se le cumple, te destruye. Y esto de abrirle la puerta a tantos privados tiene que ver con su objetivo: alcanzar la Luna de forma eficiente para que alcance el dinero.

Alunizaje

Los vehículos de alunizaje todavía no estan desarrollados y hay, al menos, tres opciones.

Los rivales son Dynetics, Blue Origin y SpaceX y aquí hice un video explicándolos:

Lo más interesante de los tres HLS es que ninguno es una empresa "tradicional" y sólo Dynetics está conformada por contratistas menores. Boeing se quedó afuera.

El de Blue Origin probablemente utilice su propio lanzador, el New Glenn, pero si no lo logra será con el Vulcan de United Launch Alliance al igual que hace el de Dynetics.

Sólo SpaceX oferece el combo todo en uno, lanzador, nave espacial-lander y retorno. La idea de SpacaX es, obviamente, usar su Starship en una versión lunar y con la capacidad de reutilización. Todas buscan eso, para abaratar costos y ser elegidos como la mejor opción.

Tengan en cuenta que todavía no hay un diseño ganador y es posible que más de uno se lleve contratos, porque Artemis no es una misión única y porque cada uno de estos fabricantes quiere poder prepararse para un futuro marciano. A la NASA le conviene la competencia para salir del esquema de contratistas fijos acomodados.

Así que esta parte está más bien verde y recién cuando termine la "competencia" sabremos si hay uno o más vehículos de aterrizaje.

Los astronautas y los vuelos planeados

Hay ya tres misiones planeadas. La primera, Artemis 1, estaba planificada para este mismo mes pero no se llegará ni por casualidad ya que... insisto... no existe un sólo SLS como para completarla.

Será una misión sin tripulación que dará una vueltita por la órbita lunar y retornará y es obviamente para demostrar que SLS+Orión pueden hacer la misión sin matar a nadie. En un momento se analizó hacerla tripulada pero se descartó.

La siguiente es la Artemis 2 programada para Agosto de 2023 pero tomen esa fecha con pinzas. La misión será tripulada y llevará, por primera vez desde 1972 (Apollo 17) humanos a la órbita lunar sin descender.

Tanto la Apollo 8 como la 13 realizaron este tipo de vuelos (la última por el accidente) y también tiene como propósito validar todo el programa antes del alunizaje.

Este llegará con la Artemis 3 que, de salir todo bien, despegaría en Octubre de 2024 y cumpliría con el objetivo de la NASA alunizando en la zona polar sur de la Luna. Viajarían cuatro astronautas, dos quedarían esperando en Gateway junto a la Orion y los otros dos descenderían en el HLS.

El objetivo sería extraer una muestra de hielo y hasta utilizar un rover aterrizado allí previamente por alguno de los otros proveedores.

Los tripulantes serán elegidos entre el "NASA Astronaut Group 22" y otros más experimentados pero principalmente de ese grupo. Todos nacidos entre 1975 y 1988, la mitad hombres y la mitad mujeres. Todos pilotos experimentados, científicos, ingenieros y gente de esa que tiene más títulos de los que uno podría aspirar en varias vidas.

Marte

Si, Marte es el objetivo final. Pero si ni siquiera tenemos la posibilidad de llegar a la Luna (por las diversas razones que hay, la mayoría económicas) aspirar a Marte es un riesgo innecesario.

En su momento Donald Trump no entendió bien, dijo la Luna, luego Marte, pero al parecer lograron convencerlo de que era imposible llegar a Marte durante su gestión (a todo esto: si logra la reelección) por lo que la Luna le pareció bien.

Ya volver a nuestro satélite es un salto enorme, preparar esto mismo para Marte es varios órdenes de magnitud más complejo.

De 2024 a 2030 el calendario está lleno de misiones Artemis (al menos diez misiones, muchos más lanzamientos) y es mucho más pretencioso que el Apollo a causa de Gateway. La idea es tener la estación espacial lista para realizar vuelos desde allí al otro planeta, no sólo la Luna.

Tener una estación en una órbita mucho más lejana que la ISS sirve para aprender todo lo que hace falta para llegar a Marte y sobrevivir el viaje.

Pero la NASA no está sola y no me refiero a acompañamiento sino competencia. SpaceX pretende llegar ANTES a la Luna (si es posible en 2023) con Starship y por fuera del presupuesto estatal.

La idea completa también es llegar a Marte inclusive mucho antes de que el programa Artemis se oriente al planeta rojo.

China es el otro interesado, no sólo tendrá este año su propia estación espacial (por leyes de EEUU siempre tuvo prohibido entrar en la ISS) y el programa lunar chino avanza a paso seguro. Probablemente ni lleguen a ejecutarlo antes que Artemis pero sin dudas no quieren quedarse afuera y cada logro que tienen lo ven como un salto propio sin la ayuda de nadie.

Promotores de la exploración marciana como Robert Zubrin no quieren saber nada con Gateway porque la consideran un gasto innecesario y excesivo, prefiere en particular el Moon Direct.

En este caso el rendevouz se hace en órbita terrestre donde se recarga combustible y se va hacia la Luna en un sólo viaje al estilo Apollo pero con el HLS desde allí. El truco está en enviar previamente a la Luna todo lo que haga falta para permanecer allí. Es mucho más económico, no requiere una estación espacial lejana y deja mucho presupuesto liberado para Marte.

Como sea Artemis está en marcha y después de las elecciones de este año veremos si Trump va por el bronce o si su sucesor mantiene esto activo. Dudo mucho que eliminen a Artemis por el costo político pero si cambia la administración es posible que cambien algunas cosas (hasta que se retrase todo).


PS: Feliz día amigos!

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Bruno    

    Es una cuestión política decidir para que destinamos el presupuesto (militares, salud pública, infraestructura, educación, ciencia, etc.). Hace 50 años había que demostrar que éramos mejores que los rusos en la llamada "carrera espacial". Hoy las prioridades son otras y si hablamos de astronaves, la espacionave Tierra tiene graves problemas para gestionar sus sistemas de mantenimiento vital. Esto no puede negarse. Creo que primero hay que resolver esta cuestión.
    La exploración espacial desempeñada por humanos tiene su costado romántico-emocional (30 segundos...) como cualquier aventura, pero hoy casi todo prácticamente lo puede hacer un robot y por la décima parte del costo. Quizás descubramos algo nuevo en la Luna...pero nos cambiará la vida acá abajo? Y no hablo de las innovaciones técnicas que trajo aparejado el programa apollo y que nos cambiaron la vida. Después de todo, esa misma ciencia aplicada se puede lograr con investigación y desarrollo claro que sin tanto glamour.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • De hecho, la única forma de salvar la vida aquí abajo es poder proyectarnos allá arriba porque con la Tierra no nos basta.
      El presupuesto que se destina a la exploración espacial es de los más bajos del planeta, se gasta mucho más en renovar celulares al año que no necesitamos y que destruyen el planeta aceleradamente.
      Sin embargo si pudieses extraer minerales de otro planeta, si pudieses poner los huevos en otra canasta y no todo en una, si pudieses evitar destruir este que no es inerte, explorar y explotar los que son inertes, tendrías más chances de que todo esto sobreviva.

      No se trata de glamour pero el público necesita hitos y circo para estar de acuerdo con gastar una fracción de sus impuestos en algo que, en el largo plazo, necesita y le conviene.

      No hubieses descubierto el agujero de ozono sin exploración espacial, no sabríamos nada de la temperatura de los océanos, los incendios, la contaminación, la cobertura de hielos en los polos. Todo eso es gracias a la exploración espacial. Creer que con mirar a corta distancia es suficiente es el error que vienen cometiendo todos los políticos hace décadas, el público también, todos.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Ariel    

    Muy interesante como siempre este tipo de notas. Indudablemente ni EEUU es ajeno a la burocracia y los negociados de terceros en lo que es contratos y gasto del presupuesto. Trump puede ser un monton de cosas, pero como empresario es implacable, por algo amaso la fortuna que tiene, va a tratar de hacer todo con el minimo costo.
    Hay un dato que olvidaste omitir, en el medio de las misiones Artemis hay una peli de Tom Cruise salvando al mundo desde el espacio. :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Ojala que todo esto reactive bien la carrera espacial

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • gorlok    

    Como ya lo explicaste muy bien en la nota, el mayor problema de la NASA es el lastre que le genera toda la rosca política detrás, que es imposible de eludir. Al menos, no sin salir del esquema de contratos estatales que usan los congresistas para llevar agua para su molino. Pero ese mismo esquema está viciado: tiene sobrecostos por todos lados, genera demoras continuas, y en definitiva no avanza ni escala. Es muy distinta la distribución de tareas por todo el país que hubo en el pasado, que era para poder hacer en un tiempo record presionados por la carrera espacial en la guerra fría, de la distribución actual entre miles de contratistas que no es más que corrupción pura y dura.
    La NASA está atada de manos por el Congreso. Por lado es quien le da la guita, pero le dan guita para gastarla en sus chanchullos.
    La única salida para la NASA, son estas nuevas empresas eficientes, todo-en-uno, que compiten entre ellas y su riesgo.
    El SLS va a fracasar, no por lo técnico, sino porque es un delirio económico. Y es importante que no se lleve puesta a la NASA. Pero es tan grande el programa ya, que no puede fracasar y debe continuar. Es la historia del F-35, calcada. Mismo modelo, misma escala de costos de desarrollo y producción... y resultados a la vista. El problema no es la NASA... es la política y el Congreso y su corruptela, la que va a pudrir todo.
    Por suerte están SpaceX y otras compañías similares, que son las únicas que pueden llegar a cambiar las cosas para mejor.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador