Vidas Curiosas: De general de Napoleón a rey de Suecia

Imaginen ser un general de Napoleón Bonaparte, uno de los buenos, de esos que el gran corso tiene como ejemplo y le da su pura confianza.

Ascendiendo tanto como para llegar a ser uno de los dieciocho Mariscales del Imperio... y un día te ofrezcan un reino. Así como suena, pero estamos hablando de otro país que te lo de, no la misma Francia sino Suecia.

Esta es la curiosa historia de Jean Bernadotte, que no venía de ninguna familia aristocrática pero era un caballero muy correcto y educado además de excelente estratega y militar.

Desde Junio de 1804 a Septiembre de 1805 administró la ocupada Hannover y, sin embargo, en vez de convertirse en el típico gobernante de ocupación corrupto demostró ser independiente, incorruptible, moderado y con una gran capacidad de administración.

Batalló con las tropas bávaras a su mando contra Austria y participó en Austerlitz en la columna central de tal forma que le otorgaron el título de Príncipe de Ponte Corvo, un distrito de Nápoles, como premio.

Napoleon también se enojó con él luego de no avanzar con sus tropas por confusión en las órdenes que emitía el gran emperador. Tomó Lübeck y logró impedir que sus soldados saquearan la ciudad, capturó soldados suecos y les permitió regresar a su país y esto fue acrentando la imagen que tenía Bernadotte sobre sus rivales. Se contó en Suecia de su honorable trato hacia los prisioneros de guerra.

Fue herido en la campaña de Polonia cuando una munición le pegó en el cuello y casi lo mata, quedando invalidado para el resto de la campaña en la retaguardia.

Luego de la paz de Tilsit en 1808 los franceses apuntaron hacia Suecia y Bernadotte tenía el plan de invadir desde Dinamarca usando naves españolas que se volvieron a su tierra porque, al mismo tiempo, Napoleón invadió la península Ibérica.

Eso dejó incómodamente al general en Dinamarca y con todo un ejército que parecía más una fuerza de ocupación. Sin embargo evitó cualquier problema y se mantuvo férreo controlando a sus hombres para evitar problemas. Tan disciplinado fue que los daneses lo tuvieron en gran estima incluyendo a la familia real danesa y hasta lo condecoraron al irse.

Para esta época Napoleón había considerado darle a Bernadotte la corona española pero éste le hizo saber que no quería saber nada con la misma. Así que fue para José Bonaparte, amigo y cuñado de Bernadotte, hermano de Napoleón, quien se quedó (por un corto tiempo) con el título.

De hecho, hubo varias oportunidades en las que el emperador consideró a Bernadotte o Murat para sucederlo ya que él no tenía heredero y lo veía como el más capaz de seguir con su idea imperial además de tener muy buena imagen entre el pólulo. Eso cambió cuando nació Napoléon François en 1811, aunque no pudo reinar mucho ya que para 1814 ya toda la aventura napoleónica había terminado.

Volvió a pelear con tropas sajonas a su mando en la batalla de Wagram en 1809 casi muriendo en combate ya que le habían otorgado soldados tan poco entrenados como indisciplinados con poco tiempo de preparación. Aun así logró sobrevivir.

Con Napoleón en otra parte tuvo que hacerse cargo de la defensa de Antwerp armando y ordenando a unas tropas mezcladas y totalmente mal entrenadas, las equipó, entrenó y preparó para la batalla y logró sacarse de encima a los ingleses de forma magistral aun con un ejército de la mitad de hombres que sus rivales.

Para cuando terminó la campaña se refirió en términos muy duros contra Napoleón frente a sus tropas, es que el emperador había sido muy poco cuidadoso con sus territorios conquistados (gustaba más de la batalla que de la administración a veces) y éste lo llamó al palacio de Schönbrunn en Viena para retarlo y darle la gobernación de Roma como para sacarlo un poco de encima.

Y así fue como justo antes de aceptar este cargo... llamaron los suecos.

Carlos XIII de Suecia no tenía herederos y Jean Bernadotte se enteró que había sido elegido como heredero presunto del trono danés.

Algo así como una oferta que no podía rechazar, el rey tenía 61 años y muy mala salud, la reina Charlotte había dado a luz dos hijos que habían muerto en su infancia, la casa Holstein-Gottorp estaba llegando a su fin.

Había varios pretendientes al trono pero, al fin y al cabo, era el parlamento y el rey quienes iban a decidirlo y obviamente Napoleón tenía otras preferencias.

Pero fue un personaje oscuro, uno de los comandantes suecos capturados en Lübeck por Bernadotte, Baron Karl Otto Mörner, quien lo promovió por su propia cuenta y le ofreció el título de la corona sueca a Bernadotte. ¿No era Suecia enemiga? Bueno, era una época muy tumultuosa, un año eran aliados, al siguiente eran enemigos, todo dependía de la conveniencia del momento.

Pero la candidatura de Bernadotte a Suecia era hasta conveniente para Napoleón que luego de no tomarla en serio la repensó como "hey, no es tan mala idea".

El gobierno sueco lo mandó a Mörner a la cárcel primero por el atrevimiento ante el ofrecimiento pero la candidatura poco a poco creció en favor dentro de los suecos "no estaba tan mal" al fin y al cabo. El 21 de Agosto de 1810 el Kiksdag aprobó la idea y lo nombró príncipe de la corona.

Gracias a esto lo nombreron Generalissimus de las fuerzas armadas suecas donde ya veían a Rusia como un problema y necesitaban a alguien de la talla de Bernadotte para guiarlos.

Aquél buen trato a los soldados suecos en Lübeck, su fama como gran soldado y gran caballero, la cercanía a Napoleón que los había vencido, todo había jugado a favor.

Napoleón trató de obligar a Bernadotte a jurar jamás alzarse en armas contra Francia y así liberarlo de sus obligaciones, al fin y al cabo le convenía tener una Suecia aliada y no enemiga. Pero éste se opuso porque sus obligaciones ahora estarían con Suecia. Napoleón lo aceptó y lo dejó ir firmando un acta de emancipación incondicional.

El 2 de Noviembre de 1810 llegó a Estocolmo, entró al Riksdag y fue adoptado oficialmente por el rey Carlos XIII con el nombre de "Carlos Juan" (Karl Johan) , se convirtió al Luteranismo (imprescindible para ser monarca sueco) y rápidamente se volvió muy popular hasta para el mismo rey que se impresonó con su "nuevo hijo".

Bernadotte no se encontró con un país en buenas condiciones tampoco, Suecia había perdido recientemente Finlandia en manos de los rusos y, por más que los aristócratas la querían de vuelta, sabía que no iba a poder contra Rusia. En cambio se enfocó en tomarle Noruega a los daneses para consolidar una península escandinava más defendible.

Pero antes de lograr mucho Napoleón fue quien lo presionó con firmeza cuando le exigió a Suecia que se uniera al "Sistema continental" que obligaba a excluir a Gran Bretaña. Tuvo que aceptar porque de otro modo tendría a Dinamarca, Francia y Rusia en su contra.

Pero, como mencioné anteriormente, la situación era de todo menos estable y cambió cuando Napoleón tomó la Pomerania sueca con vistas a atacar Rusia. Era lógico pues pretendía proteger su retaguardia antes de invadir pero eso obligó a Suecia a reaccionar y Bernadotte se unió a la Sexta Alianza junto a Mecklenburg-Schwerin, Portugal, Prusia, Rusia, Cerdeña, Sicilia, España y el gran rival, el Reino Unido.

Participando en la batalla de Leipzig para asegurarse debilitar a Dinamarca y con gran éxito Bernadotte, al fin y al cabo, terminaba luchando contra su Francia natal pero si algo sabía era que tenía que demostrar su fidelidad a Suecia. Fue en esta guerra en la que Napoleón fue encerrado en al isla de Elba aunque no sería su destino final (faltaban los últimos cien días del imperio).

Los noruegos tampoco querían control sueco así que terminaron en una guerra que ganó rápidamente Carlos José (Bernadotte), pero en una jugada tal vez muy liberal para la época, aceptó la idea de una constitución distinta y autonomía con respecto a Suecia. Al año siguiente Suecia y Noruega entraron en un esquema de unión personal como tienen Escocia e Inglaterra, un rey, dos naciones.

Carlos falleció en 1818 y Carlos José pudo coronarse al fin rey, venía actuando como tal desde que había sido nombrado regente, ahora era rey de Suecia, Carlos XIV José.

Juan Bernadotte falleció a los 81 años en 1844, una de sus últimas frases fue

Nadie ha tenido una carrera en la vida como la mía. Tal vez podría haber aceptado convertirme en el aliado de Napoleón: pero cuando atacó el país que había puesto su destino en mis manos, no pudo encontrar en mí nada más que un oponente. Se conocen los acontecimientos que sacudieron a Europa y que le devolvieron su libertad. También se sabe qué papel jugué en eso.

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Dario    

    Increible historia... e increible "carrera profesional", por asi decirlo...:D

    Despues de leer esto, siento que quiero prender fuego mi perfil de Linkedin...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Norberto    

    MERITOCRACIA

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador