El Efecto Cobra

En algunas oportunidades, más de las que uno quisiera, la solución propuesta al problema termina agravándolo o creando uno mucho peor, esto se conoce como el "Efecto Cobra".

Todo viene de una anécdota de la era colonial en la cual el Imperio Británico, que poseía el control sobre India. El gobernador general estaba preocupado por las cobras venenosas en Dehli por lo que ofrecieron una recompensa por cada cobra muerta.

¡Sencillo! Con esto los locales, ante el interés económico, tomarían el trabajo en sus manos y liberarían a los temerosos británicos del riesgo de una picadura seguida de muerte... pero...

Como se podrán imaginar, hecha la ley, hecha la trampa. Los indios eran (son) muchos, eran en su momento gobernados por británicos que los consideraban inferiores, pero no eran ningunos tontos: se pusieron a criar cobras para "cosechar" la recompensa.

No sólo dejaron de cazar cobras en libertad, las capturaban, reproducían y cobraban un buen dinero sin siquiera molestarse en ir a buscar por ahí cobras perdidas, el problema no se solucionó pero, para colmo, aquí no termina la historia.

Cuando el gobierno tomó nota de la "estafa" sencillamente abolió la ley y los criadores ¿Qué hicieron? Soltaron todas las cobras que tenían! Al final hubo más cobras que antes de empezar con la "solución".

Este concepto fue llevado a un libro por el economista alemán Horst Siebert en 2001 porque se repite en numerosas ocasiones durante la vida económica y política.

Cuando nos preguntamos por qué un gobierno no puede resolver tal o cual problema cuando plantea una solución inocente y simple es porque siempre tiene consecuencias. Cada reglamentación tiene que contemplar la forma en la que la darán vuelta los ventajeros, no funciona si es demasiado básica o vaga la formulación.

Durante la época colonial en Vietnam, 1902, los franceses quisieron eliminar otra plaga: Ratas. La forma de contabilizar ratas era por sus colas, por cada cola, un valor.

Los vietnamitas hicieron lo propio, capturaban ratas, les cortaban las colas... y las dejaban ir! ¿Para qué matarlas? Si seguían vivas se reproducirían y habría más ratas para coleccionar más colas!

Otro caso clásico fue el de la prohibición del alcohol en los EEUU durante los años 20, no sólo no sirvió para su propósito (que la gente bebiera menos) sino que creó todo un submundo de tráfico, crimen y mafia que persistió aun cuando cancelaron la prohibición. Lo mismo se dio, años después, con la guerra contra las drogas. Al prohibirlo todo se creó un submundo tan o más grande al punto que los carteles de la droga son mucho más poderosos que varios ejércitos.

En Irlanda el movimiento de la Templanza hizo mucho por evitar el alcoholismo y obligó a mucha gente a prometer nunca jamás emborracharse, terminaron cambiando al éter que al inhalarlo provocaba un estado semejante pero, vamos, no era alcohol líquido ¿no? Terminaron provocando la Eteromanía con unos cuantos adictos al éter.

Podemos hablar también de lo mal que ha resultado financiar a un grupo extremista para liquidar a un rival, así pues cuando la CIA empezó a financiar a unos "rebeldes" afganos contra la Unión Soviética todo derivó en la derrota soviética pero... el ascenso al poder de los Taliban. No sólo eso, el nacimiento de Al Qaeda, terminaron creando a su peor enemigo.

Cuando la Ciudad de México quiso reducir las emisiones y promulgó la ley "Hoy no circula" limitando qué días podía uno ir en auto al centro creyendo que retirando el 20% del parque automotor era suficiente para reducir emisiones, la gente terminó comprándose más de un automóvil. Es que la gente sí o sí tenía que ir al centro o a la escuela, sacar autos no era la solución sin ir acompañada de mejor transporte público, sólo sacar autos provocó... muchos más autos! Pero, para colmo, los más baratos y más contaminantes posible ¿Para qué comprarte un auto nuevo como segundo vehículo?

Los incentivos suelen generar problemas que no son fáciles de medir ANTES de tomar la medida pero con un poco de pensamiento lateral podrían encontrarse las fallas, eso y no ser un cerrado que no acepte crítica alguna a la idea "magistral" que se le cayó a un político.

Fuentes: 1, 2, 3, 4, 5, 6

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Gustavo V    

    Cuando las leyes las hacen los abogados, pasan estas cosas.

    nada mejor que un gobierno de cientificos para evitar estos problemas :D:D:D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Roberto    

    Excelente aporte!

    Me encantaría que estas historias sean enseñadas en todos lados

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Juan    

    Interesante como todo conduce a que no hay nada más justo que el liberalismo.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • no se si el liberalismo sería ideal (personalmente no lo creo), pero seguro que armar leyes/reglas sin analizar todas las variables posibles y no ser un poco ingenioso ES malo.

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador