El fin de la Segunda Guerra Mundial

Hoy se conmemora un aniversario más del fin de la mayor contienda global que ha conocido el hombre en su teatro europeo, la Segunda Guerra Mundial, esos últimos días fueron muy particulares y, si bien la guerra continuó en el Pacífico, es el día de la victoria en Europa el que suele recordarse.

La razón es más bien obvia, allí comenzó todo y allí debía terminar, es el 8 de Mayo o también el 9 (para la URSS), depende en qué huso horario se encontrara el vencedor.

El colapso comenzó bastante antes y para ese día Hitler ya era un cadáver calcinado, quedaba sólo un camino y era el de la rendición incondicional...

La porción de territorio controlado por lo que quedaba del ejército alemán era ínfima, los únicos países bajo control total eran Noruega y Dinamarca que no habían entrado, todavía, en los planes aliados.

Apenas unas zonas del norte de Holanda, Bohemia y Moravia (actual República Checa), un poco de Austria y del Tirol italiano y en el este un pequeño bolsón en Letonia que el ejército rojo dejó perdido. En síntesis: no quedaba mucho que defender.

Hacia Abril de 1945 los aliados empezaban a recibir cada vez más prisioneros que se rendían en masa hacia su bando, era bien sabido dentro de la Wehrmacht que caer en las garras soviéticas era el peor castigo posible, nadie quería perecer en el este que, contradictoriamente a lo que popularmente se asume, era donde más alemanes combatían y no tanto en el oeste contra los aliados.

Luego de tanta influencia fílmica solemos creer que la invasión a Normandía era tan masiva como la soviética pero es más bien lo contrario.

Pero no sólo eso, los aliados no estaban pensando en masacrar alemanes como los soviéticos, no tenían tanta venganza en mente, no habían violado a sus mujeres y niños por lo que el sentimiento soviético era mucho más violento y con cierta justificación.

El frente oriental era enorme con ejércitos dirigidos por el Mariscal Zhukov que no tenían entre sus ideales los tratados de Ginebra, para ellos los prisioneros eran escoria así como sus compatriotas habían sido tratados un par de años antes durante la Operación Barbarrossa.

En este contexto unos 1.500.000 alemanes se entregaron en el oeste hacia los ejércitos de EEUU y Reino Unido, unos 120.000 en Italia, y unos 800.000 del lado soviético, esta pérdida calamitosa de personal haría imposible cualquier defensa que imaginara Adolf Hitler desde Berlín.

En Abril de ese año es cuando se empiezan a liberar campos de concentración, muere Benito Mussolini en manos de sus captores partisanos, día hoy conmemorado como el "Festa della Liberazione", los alemanes abandonan Finlandia escapando por Laponia hacia Noruega y quemando todo a su paso, los fineses logran expulsarlos para así poder dar fin a su contienda contra la Unión Soviética que habían perdido. Los finlandeses habían acordado con los soviéticos un armisticio a cambio de que expulsaran a los nazis de su país.

El 29 de Abril las tropas alemanas en Italia se rendían, un millón de soldados que ocupaban Austria e Italia pasaban al control de británicos al mando de Sir Harold Alexander el 2 de Mayo.

El 30 de Abril de 1945 Hitler entendió, al fin, que no tenía escapatoria, su destino podría ser el de Mussolini y no estaba dispuesto a entregar el cuello al cadalso, así que optó por el suicidio en el Führerbunker junto a Eva Braun, nombró al Großadmiral Karl Dönitz como el presidente de Alemania y a Joseph Goebbels como canciller aunque éste también se suicidaría dejando a Dönitz como el único "heredero" del poder alemán, si es que eso existía para ese entonces.

Para el 2 de Mayo la ciudad de Berlin caía completamente luego de dos semanas y dos días de masacre contínua y defensa futil, dejando más de 100.000 muertes y 500.000 prisioneros.

Para el 4 de Mayo las tropas alemanas en Holanda, el noroeste de Alemania y Dinamarca se rendían incondicionalmente al mariscal Montgomery, otro 1.000.000 de tropas que decían adiós a las armas, el 5 de Mayo Dönitz ordenaba a todos los submarinos cesar actividades y retornar a sus bases.

Ese mismo día se rendían las tropas apostadas en Baviera al General Jacob L. Devers del ejército de los EEUU.

El 5 los checos se rebelaban contra la ocupación comenzando con unos días crueles similares a los del levantamiento de Varsovia donde debieron enfrentarse sólos porque los Americanos habían pactado con los Soviéticos que dicha parte de Europa quedaría bajo influencia comunista. Los soviéticos llegarían a último momento y tomarían Praga.

Al día siguiente el Reichsmarshall Hermann Göring se entregaba creyendo que no iba a tener mayores problemas, era al momento de su rendición el oficial de mayor rango que quedaba de los nazis.

Para la tarde del 6 la fortaleza de Breslau se rendía y media hora después el general Jodl llegaba a Reims de parte de Dönitz ofreciéndole la rendición incondicional de todas las tropas a Eisenhower luego de discutir las condiciones: si no se rendían completamente Eisenhower amenazaba con cerrarle la puerta a los alemanes y dejárselos enteramente a los soviéticos, aceptaron sin más.

Durante la madrugada del 7 de Mayo Jodl firmó los papeles de la rendición y con esto también se rendían las tropas del general Franz Böhme en Noruega, el acuerdo obligaba a lo que quedaba del Oberkommando y Keitel viajar a Berlin y firmar allí ante Zhukov la rendición.

La noticia se difundió el 8 de Mayo, en Moscú ya era 9 de Mayo y de ahí la diferencia con el V-Day dependiendo la región.

No todas las tropas alemanas acataron la orden del Oberkommando der Wehrmacht (OKW), las dirigidas por el Generalfeldmarschall Ferdinand Schörner recién se rindieron el 11 de Mayo cuando los soviéticos lanzaron una ofensiva masiva sobre Praga. Las tropas en la península de Hel y las del Vístula además de las de Creta o pequeños bolsones como Saint Nazaire, La Rochelle o Lorient se rindieron el 9 de Mayo al igual que las islas de Guernsey y Jersey pero no así las de Alderney que duraron hasta el 16 de Mayo.

La última batalla en Europa se dio el 25 de Mayo entre partisanos Yugoslavos y tropas de la NDH, miembros de la Ustaša que estaban siendo acorralados y fueron prácticamente exterminados en Odžak.

Los últimos alemanes en rendirse fueron una pequeña partida que había ido a Svalbard a operar un puesto de radio, recién el 4 de Septiembre de 1945 se entregaron a los noruegos, dos días después de la rendición de Japón.

A Dönitz le obligaron olvidarse de ser el presidente ficticio que creía ser, no existía Alemania para gobernar y no tenía poder alguno real.

Estados Unidos, la Unión Soviética, el Reino Unido y Francia tomaban el mando y rápidamente la historia cambiaba del final de una guerra abierta al comienzo de una guerra fría, los tratados de Postdam, el plan Marshall, la fundación de la República Federal Alemana y de la República Democrática Alemana, recién en 1950 desapareció el "estado de guerra" hacia Alemania y en 1955 la Alemania Federal recuperaba su soberanía pero después de la unificación alemana esto se tuvo que revisar y consolidar el 15 de Marzo de 1991, bajo los tratados las tropas aliadas tuvieron derecho de permanencia hasta fines de 1994.

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Me quedé con ganas de saber más sobre el Mariscal Zhukov y la carnicería que hizo en su camino hacia Berlín...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Cattel    

    Lindo racconto, me quedo pensando en el quilombo de relocalizar todos esos millones de tipos que terminaron en cualquier parte de Europa con las vidas completamente dadas vuelta.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • peor fue el reajuste poblacional post-guerra cuando movieron a millones de alemanes expulsándolos hacia las nuevas fronteras, movieron Polonia como 500km hacia el Oeste y también movieron polacos a sus nuevas tierras. Un delirio soviético

      Para los soldados alemanes fue terrible para los que cayeron en control soviético, la gran mayoría fueron enviados a los Gulag y no volvieron a sus casas hasta una década o más después, una gran cantidad moriría de hambre y frío, porque claro, la historia de los Gulag la siguen ocultando los neo comunistas, pero fue tan nefasta como la de los campos de exterminio nazis :P

      los que quedaron del lado de la Alemania Federal son los que mejor la pasaron y más rápido se recuperaron

      • Responder
      • Citar
      • Comentado:
  • Anónimo    

    No sólo los alemanes terminaron en los gulags. Muchos rusos (civiles y militares) que habian quedado en territorio ocupado por el ejercito aleman, luego de ser "liberados" por sus compatriotas rusos, también terminaron en los gulags.

    Al parecer, Stalin pensaba que eran potenciales "traidores" simplemente por el hecho de haber quedado en territorio ocupado. Un delirio.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Danbat    

    Mi abuela tuvo la "fortuna" de haber quedado en la zona controlada por USA, creo que en el sector de Patton. Como sabía inglés y español pudo trabajar de secretaria para el gobierno de ocupación y gracias a eso, cuando en 1948 empezaron a liberar visas para salir de Alemania, pudo conseguir una de las primeras y así venir a Argentina donde vivían su padre y su hermana.

    Nunca contó nada de la guerra y posguerra hasta unos pocos años antes de morir y lamento no haberme animado a preguntarle más de lo que ella contó espontáneamente. Lo que sí mencionaba seguido era que ella había tenido suerte.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador