La vida dentro del Zeppelin más grande del mundo, el Hindenburg



La historia de los dirigibles llegó a un trágico final con el incendio del Hindenburg el 6 de Mayo de 1937, pero si le preguntamos a cualquier persona si sabe cómo era viajar en uno sencillamente no tendrá idea.

Conocemos a los Zeppelin tan sólo por ver uno en pleno incendio como imagen icónica del final de una era, pero ¿Cómo era viajar en uno? ¿Eran cómodos? ¿Eran grandes? Hay mucha ignorancia al respecto y como a mí los dirigibles me encantan quería escribirles y mostrarles cómo era, el verdadero lujo de volar.

Para darles una idea rápida, el vuelo en un dirigible era lo más lujoso y exagerado de la época, un andar lento pero silencioso, casi suspendidos en el aire, algo que sólo una pequeña porción de los millonarios se podía permitir, los vuelos en avión eran ruidosos y peligrosos, llenos de olor a combustible y turbulentos, pero un Zeppelin daba una sensación completamente distinta y confortable.



No eran vuelos cortos, la velocidad máxima del Hindenburg era de 135 km/h, y cuando digo máxima era con los motores a pleno, a esa velocidad los viajes se medían en días, no en horas, aunque era obviamente mucho más rápido que un transatlántico que, como mucho, podía ir a 45 km/h con el océano calmado. Ya ir al triple de velocidad y suspendidos en el aire era todo un lujo, más exclusivo imposible.

El Hindenburg, código LZ 129, era un enorme dirigible de duraluminio de 245 metros de largo y 41 de diámetro, tal vez esto sirva para entender las dimensiones que abarcaba:



Mucho más grande que el mayor avión jamás construido, tal tamaño tenía una razón de ser, un dirigible no se suspende en el aire gracias a la sustentación de sus alas ni la potencia de sus motores, es un concepto totalmente distinto, se mantiene en el aire porque posee algún gas más liviano que el aire.

Es mejor compararlo con el Pentágono, el Queen Mary 2, el USS Enterprise, el Empire State o el supertanquero Mont:



Esta era la única forma de mantener sus 200,000 m3, con un gas, pero el único país con reservas importantes de Helio era EEUU y Alemania no poseía dicho bien, el siguiente elemento de la tabla periódica fácil de conseguir en forma de gas no es el siguiente, es el anterior, el Hidrógeno.

El Helio es genial porque es neutro, estable, no se inflama y es super liviano, el Hidrógeno es más liviano aún pero se inflama fácilmente y con una llama invisible con el aire.

Cuatro motores Daimler-Benz de 1200 HP movían la aeronave hacia adelante, su capacidad máxima era de 72 pasajeros lo que, comparado con los aviones actuales, es una cantidad ínfima para un vuelo local y en aviones mucho más pequeños. La tripulación era de entre 40 y 60 personas, casi tantos como los transportados.

El Hindenburg era más grande que el Graf Zeppelin, habitualmente muchos se confunden ambos pensando que son el mismo, no, el LZ 127 era más pequeño con mucha menor capacidad, 20 pasajeros, y más lento, aun así se llevó varios récords y sobrevivió al Hindenburg, ese viajó a Buenos Aires en 1929.

Por dentro



Como les dije, la idea no es hablar de cómo explotó y todo eso, el desastre del Hindenburg es una historia ya charlada muchas veces, en cambio quería contarles cómo era la cabina de lujo, una que recordarán algunos de Indiana Jones :D

La zona de pasajeros habitualmente no se ve desde afuera, es parte del diseño habitual, se ven sus ventanas, al centro van las habitaciones y hacia afuera las áreas de descanso con ventanales para ver el paisaje, al ser un viaje largo necesitaba acomodaciones más tradicionales y no un mero asiento.



En este corte se puede ver cómo era la distribución:



Como notarán la sección utilizada por los pasajeros era apenas una ínfima fracción del volumen total del aparato:



Las camas eran "cuchetas" dobles, no había mucho espacio para camas más amplias, más parecidas a las de un tren cama, común en la época.



El comedor era pequeño pero elegante:



Con muy buena vista:



El Lounge tenía su onda también



Contaba también con un salón de lectura:



Y contaba con un salón para fumar:


Aquí más fotos:













La tripulación

La tripulación tenía un gran área de trabajo ya que la aeronave no transportaba pasajeros solamente, había mucho correo y algo de carga a bordo, así que tenía su propia área de cargas, correo y equipajes, todo dentro de la superestructura.



Las habitaciones de la tripulación eran bien parecidas a las de una embarcación, de hecho, la mayoría de los conceptos de diseño de interiores se asemejan muchísimo al de los buques porque se veía a estas naves de forma similar:









Para mantener el balance todas las áreas operativas se encontraban al centro distribuídas a lo largo de la estructura, el área de los pasajeros está en la zona central más ancha y, por ende, con mayor capacidad de elevación, donde el centro de gravedad de la nave se encontraba.



Pero seguramente lo más visible y conocido de todo Zeppelin es la cabina de control, el "canasto", una versión avanzada y evolucionada de los que tienen los globos, los dirigibles tenían un área muy parecida al puente de un buque.

Tan parecido es a éste que tiene un timón, bueno, dos timones, uno para dirección y otro para elevación.



Desde esta cabina se dirigía y navegaba casi como en una embarcación, siguiendo mapas y rutas como si fuese en el mar, sí, si hay algo Steampunk son los dirigibles.









Lo que seguramente más miedo da es lo difícil que sería arreglarlo desde afuera en pleno vuelo:



Los viajes



Su primer viaje internacional fue a Rio de Janeiro, tardó 100 horas y 40 minutos, les dije, eran días, pero comparado con cualquier crucero era mucho más rápido y en 1936 no existía avión alguno capaz de cubrir la ruta con tanta carga y pasajeros y sin repostar, el viaje resultaba una delicia en comparación.

El primer viaje a norteamérica fue de Frankfurt a Lakehurst tardando 61 horas y 40 minutos, hubo inclusive un vuelo exclusivo para millonarios norteamericanos en el que, durante 10 horas, dieron vueltas los más importantes y acaudalados de los Estados Unidos.


Nelson Rockefeller en la cabina de mando


El Hindenburg cubría dos rutas principalmente, a EEUU y a Brasil, y si, es injusto que hubiese terminado como terminó, su accidente fue el final de una seguidilla de accidentes fatales, tal vez porque estaban muy adelantados a su época o porque eran pretenciosos, el británico R38 había acabado con la vida de 44 personas, el norteamericano Roma en 1922 con 34, el francés Dixmude en 1923 con 52 y el británico R101 de 1930 con 48, el más famoso en EEUU había sido el Akron de 1933 con 73 muertos.

El desastre del Hindenburg selló definitivamente la posibilidad de este medio de transporte y fue abandonado completamente. De 97 personas sobrevivieron 62, la mayoría de los muertos fueron pasajeros, 30 de 36, el resto tripulación y uno del personal de tierra. La sentencia de muerte real para las aeronaves fue la filmación que recorrió el mundo, la gente pudo ver por primera vez un desastre de tal magnitud.

Se necesitaron unos cuantos años para que los aviones tuviesen comodidades del estilo de estas impresionantes aeronaves.



Las fotografías son de Airships.net que tiene excelentes y completos artículos de todo esto aquí: 1, 2, 3

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Angel    

    Muy buena nota. Yo tenía la misma curiosidad sobre los dirigibles.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Nunca me había percatado de las ventanas, pensé que todo el cubículo inferior era para los pasajeros!

    Muy buena info, solo disiento en que que más miedo era arreglar en vuelo, yo prefiero eso a ver un boludo fumando rodeado de hidrógeno!! Prefiero subirme a pegar aluminio a pasarle fuego a un fumador :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Muy buena reseña, la verdad que solo conocía lo visto en Indiana Jones, jaja. Muy interesante el tema de los dirigibles, su concepto me encanta, y si, la verdad que no hay cosa mas Steampunk que un dirigible.

    Muy buen post!

    Saludos!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Gustavo V    

    muy buen post!!!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Mauricio    

    Gran Post ( Me hizo acordar a Indy tirando a un nazi por la ventana al grito de NO TICKET!)! Decir que hay fotos del Zeppelin acá en BsAs! (Lastima que no hay muchas, y son, en general, de baja calidad).

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Tabris    

    No hay chance de que vuelva como algo "de lujo" (más que antes)? O ahora tampoco es seguro ni rentable?

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Leandro    

    Muy buen post!!
    Gracias.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • ED    

    Excelente nota! Hace unos años estuve en la fabrica en Friedrichshafen de Zeppelin. En ese momento había una suerte de revival pero no como medio de transporte y más como promoción (se acuerdan del dirigible de La Serenisima?) o investigación. Si mal no recuerdo se fabricaban entre 3 y 5 naves por año.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Marcelo    

    Tabris dijo:

    No hay chance de que vuelva como algo "de lujo" (más que antes)? O ahora tampoco es seguro ni rentable?

    De lujo imposible, no podés poner piscinas, ni teatro, ni discoteca, ni shopping, ni habitaciones con jacuzzi.
    Igual, hoy son más seguros porque utilizan helio en vez del explosivo hidrógeno.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • muy buena nota fabio. Solo un detalle, en la foto de la cabina de control lo que utilizan para gobernar el dirigible parece ser una rueda de cabilla (bah, dos :P). El timon (rudder) es la "aleta" que esta afuera.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
    • Revisado: 16/03/2015 - 20:49:13
  • Lelale    

    ¿Y el video?

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Danbat    

    Hay una película con George C. Scott, "The Hindenburg" (1975) http://www.imdb.com/title/tt0073113/combined, donde se puede tener un poco mejor de idea del interior del aparato. En la película van con la hipótesis de la bomba, pero más allá de eso es interesante el viaje. Incluso hay una secuencia de una reparación en vuelo.

    Por cierto, con el tiempo se concluyó que el error no fue el hidrógeno sino el impermeabilizante de la tela, que estaba recubierto por un compuesto de aluminio que es prácticamente igual a lo que usaban los cohetes de combustible sólido del transbordador espacial. Más tarde, al investigar documentos alemanes descubrieron que éstos habían encontrado el problema en seguida, pero que habían callado todo porque era preferible abonar la idea de un atentado de alguna potencia extranjera malévola en vez de asumir un error del perfecto gobierno alemán.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Pucho    

    Me intriga como serían los baños...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • BUE-NI-SI-MO, en serio, muy interesante. Mil veces he visto los dirigibles en peliculas, juegos y comics pero nunca cómo eran realmente.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • mini-d    

    Lo prendieron fuego, ¡putos! ¡envidiosos! :D

    En Argentina, al Zeppelin de la Serenísima recibió 30 balazos en su vuelo inaugural.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • kurt    

    No entiendo qué hacían esos aparatos viniendo a Río de Janeiro en los años ´30... a los alemanes les gustaba Copacabana?

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • walter    

    el unico que siempre e gusto es el Kirov airship

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador