Raid en Alejandría



De todas las historias que siempre cuento de la segunda guerra mundial casi todas se quedan en los Norteamericanos, los Británicos, los Alemanes, los Japoneses y los Soviéticos, pero no eran los únicos beligerantes, siempre nos olvidamos de un gran partícipe de aquella contienda mundial pero que por varias razones no hay mucho sorprendente para contar.

Italia fue aliada del Eje, Benito Mussolini su líder fascista hasta fue la inspiración para Hitler. Cuando éste lo visitó hasta se sorprendió, se sintió poca cosa y quiso hacer del nazismo algo digno del fascismo... superándolo, claro.

¿Acaso los militares italianos hicieron algo digno? bueno, no mucho, ningún italiano quería entrar en la guerra, a diferencia de otras naciones, ellos estaban bien cómodos siendo Itala ¿para qué disparar un sólo tiro? así que la guerra los encontró con todo un mar Mediterráneo que defender y conquistar, una tarea casi imposible ya que si rival obvio iba a ser Gran Bretaña ¿cómo hacer para detener a su flota instalada en Egipto? Así fue como surgió una de las historias más interesantes, el raid a Alejandría, tal vez una de las pocas victorias italianas de la guerra y una excelente aventura de buzos tácticos...



¿Cómo hacer para dejar fuera de acción a los más grandes buques británicos en el Mediterráneo? Bombardearlos no era una opción, no había un portaaviones italiano ni una flota tan perfecta como para vencerlos en el mar, había que pensar en algo distinto.

En 1941 los Italianos e Ingleses luchaban en el Mediterráneo por la supremacía en el mar, aquél que la consiguiese tendría la posibilidad de abastecer a sus tropas en África. Si los italianos lo lograban los alemanes podrían avanzar hasta Egipto y más allá hasta el petróleo de oriente. Si los ingleses lo lograban iban a cortarle las líneas de abastecimiento al Afrika Korps y así expulsar definitivamente a Hitler de sus planes petrolíferos forzándolo a avanzar por Rusia.

El 3 de Diciembre de 1941 el submarino Scirè de la Regia Marina partió de la base naval La Spezia con tres curiosos y muy prácticos mini submarinos construídos con torpedos, torpedos tripulados.

La idea de estos vehículos era muy simple, usarlos para aproximarse a una base naval sin ser vistos, a poca velocidad y que los buzos pudiesen instalar bombas magnéticas en el casco sumergido de buques de guerra.

En la isla de Leros, en el mar Egeo, sumaron a seis personas a la tripulación, tres equipos commando, Luigi Durand de la Penne y Emilio Bianchi en el equipo Maiale 221, Vincenzo Martellotta y Mario Marino en el 222, y el tercero de Antonio Marceglia y Spartaco Schergat en el 223, iban a ser los "suicidas" de la misión, su objetivo, los buques insignia británicos, el HMS Queen Elizabeth y el HMS Valiant además de otros buques en el puerto de Alejandría, en Egipto.

El 19 de diciembre a unos 15 metros de profundidad el Scriè liberó los tres torpedos, estaban a 2 kilómetros de su objetivo, el puerto de Alejandría, pero había que pasar las defensas anti torpedo del puerto.

Los ingleses bien sabían que sus barcos en el puerto, sin movimiento, estaban indefensos, por ende habían dispuesto redes antitorpedo no sólo alrededor de los barcos si no en la entrada del puerto.

Los italianos miembros de la Decima Flottiglia MAS eran un grupo comando bien entrenado, sabían que debían pasar solamente cuando las defensas se abriesen para dejar pasar a los barcos que entraban y salían, una misión obviamente riesgosa, lo hicieron justamente cuando tres destructores pasaban y no fue nada fácil.

Penne y Bianchi, por ejemplo, tuvieron varios problemas, el motor del torpedo se detuvo por lo que tuvieron que empujarlo (bueno, debajo del agua no es tan complicado, pero era un torpedo!) pero a Bianchi le empezó a fallar el sistema de oxígeno por lo que tuvo que ir hacia la supericie (en medio de la base inglesa, nada conveniente), así que Penne tuvo que empujarlo solo hasta donde estaba el HMS Valiant.

Lograron con éxito instalar la mina debajo de la línea de flotación del Valiant y luego fueron descubiertos y capturados.

Mientras tanto al HMS Queen Elizabeth se acercaron Marceglia y Schergat e instalaron su mina un metro y medio bajo la línea de flotación del buque, lo más cerca de la quilla posible, lograron alejarse del puerto para las 4:30 AM y se mezclaron entre las personas del puerto de Alejandría posando como marineros franceses.

Por su parte Martellota y Marino no lograron encontrar un portaaviones que en teoría estaba en el puerto, al no encontrar su objetivo principal decidieron ir por un tanquero de unas 7500 toneladas, el Sagona, de bandera noruega, atando la mina al timón a las 2:55 AM y lograron escaparse sin problemas.

Los capturados Penne y Bianchi fueron llevados a bordo del Valiant, el mismo buque que tenía su propia mina! y justo los encerraron encima de la mísma, quince minutos antes de la explosión Penne pidio hablar con el capitan del barco, Charles Morgan, para decirle que había una explosión inminente pero que no le iba a dar más datos. Aun así los devolvieron a ese camarote y por suerte para ellos la explosión no los mató, los golpeó un poco.

Todas las minas funcionaron a la perfección lastimando gravemente a los más importantes buques de la marina británica, Marceglia y Schergat fueron capturados dos días después en Rosetta por la policía Egipcia cuando esperaban el rescate del Scirè, Martellota y Marino fueron interceptados en un checkpoint egipcio.

Los seis capturados pero sanos y salvos, pero tanto el HMS Queen Elizabeth como el HMS Valiant quedaron fuera de combate por nueve y seis meses cada uno, el Sagona perdió todo el timón y el HMS Jervis, que estaba recargándose desde el tanquero, fue gravemente dañado.

Como el puerto no era demasiado profundo se pudo reflotar tranquilamente a los dos grandes barcos, pero claro, casi un año fuera de servicio fue un problema mayor para la real marina británica.

Durante los siguientes seis meses los italianos lograron tener supermacía en el Mediterráneo contra la Royal Navy, no fue mucho tiempo, pero si una victoria estratégica importante, luego la suerte cambió completamente en contra de los italianos, se quedaron prácticamente sin poder sacar la flota del puerto de La Spezia y con el tiempo los aliados invadieron Italia y ésta capituló pasándose de bando, para sumarle males, los alemanes, antes sus aliados, terminaron bombardeando a la marina Italiana, pero eso, es parte de otra historia Guiño

Los italianos capturados, luego del armisticio con los aliados, recibieron la oferta de ahora trabajar en conjunto a los ingleses para atacar a los alemanes y así lo hicieron, es más, Penne hizo un trabajo exactamente igual para hundir varios buques propios en La Spezia cuando el puerto todavía estaba en manos de los nazis.

Más datos 1 y 2

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Duilio    

    Muy Buena INFO, ya podes enviar un CV al History Channel :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Barbeta    

    muy bueno! me gustan mucho las historias asi y de sabotaje :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Siempre escribís sobre historia y nunca te pregunta, ¿algún libro que recomiendes sobre el tema?

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • fmbalvarez dijo:

    Siempre escribís sobre historia y nunca te pregunta, ¿algún libro que recomiendes sobre el tema?


    uff, yo tengo una linda enciclopedia de editorial bruguera sobre las guerras, ya no se consiguen, pero te puedo recomendar Historia y cronología del mundo de Isaac Asimov para tener una visión amplia de nuestra historia

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Las Vegas    

    Hermosa historia para una pelicula.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Felix    

    Muy bueno el artículo. El minisubmarino italiano que está en la foto era denominado Maiale. Empezaron a fabricarse a partir del año 1935. Una tripulación de dos hombres se colocaba encima del torpedo y su objetivo era el de acercarse sigilosamente por debajo de las sentinas de los barcos enemigos que se encontraran en el puerto. Una vez alcanzado el objetivo separaban la cabeza explosiva (que era desmontable) y la fijaban al buque enemigo. La cabeza estallaba tras un tiempo que era establecido previamente. Durante el curso de la II Guerra Mundial, estos Torpedos de Curso Lenta dañaron o hundieron, en total, 16 barcos.
    Hay un documental de History Channel dedicado a está curiosa arma y cómo fue usada por los italianos.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Chory.aR    

    Il PORCO !!!!

    Lo lei en una enciclopedia de la WW2 que son 3 tomos. Quedo en la casa de mi abuela y no los pude recuperar

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador