Vidas Curiosas: Nancy Wake, de socialité a espía



Como cada cierto tiempo les cuento la vida extraordinaria de algún personaje no tan conocido de la historia y esta vez es momento de sacarse los sombreros, ponerse de pie y rendirle tributo a una de esas personas que merecen el mayor de los respetos: Nancy Wake.

Su historia carece de película hollywoodense que la recuerde pero sus actos heroicos denotan la enorme deuda que hay con ella y en una época, la Segunda Guerra Mundial, donde las mujeres práctiacamente no tenían un rol activo en el frente Wake estuvo arriesgando su vida como pocos.

Primero fugando a refugiados desde Francia hacia Gran Bretaña y países neutrales, luego de que la Gestapo pusiera precio por su cabeza sumándose al servicio secreto, volviendo a Francia a dirigir a los Maquis (la resistance y dirigiendo un ejército de 7000 guerrilleros contra la ocupación nazi con increíble éxito. Su capacidad organizativa y resolutiva y lo esquiva que le resultaba a los nazis le dio el apodo de "El Ratón Blanco" para sus enemigos.



Nacida en Nueva Zelanda, Nancy Wake no comenzó la guerra como espía ni guerrillera, en cambio vivía en Marseilles con su marido Henri Fiocca, un adinerado industrial francés, cuando Alemania invadió Francia. Durante el comienzo de la guerra ella era una ambulancista voluntaria pero cuando Francia definitivamente cayó en 1940 quien otrora fuese periodista freelancer cambió de rubro y se dedicó a ser mensajera de la Resistencia Francesa.

Durante los años 30 había visitado Viena como periodista y así había visto con sus propios ojos el ascenso de los nazis al poder, grupos ultraderechistas moliendo a golpes a hombres y mujeres judíos, entendía perfectamente el horror que había invadido a su hogar. Su odio hacia los nazis era total y se había prometido, si alguna vez tenía la oportunidad, pelear contra ellos.

La oportunidad llegó de la peor forma, en poco más de un mes Francia caía aun teniendo el ejército más grande del momento, pero la blitz alemana y las viejas tácticas francesas demostraban que la era de la guerra de trincheras era cosa del pasado, la línea Maginot no servía y que Francia era ahora un país de segunda esclavizado.

La posición social elevadad de Wake le permitió ayudar a algunos elementos de la resistencia y empezó a ser guía e intérprete de exiliados aliados o refugiados que debían escapar. Ella misma decía que una mujer podía meterse en muchos más problemas que un hombre y escapar de ellos, y eso lo utilizó a su favor.

Los nazis la llamaban “la souris blanche” y para 1942 la Gestapo sospechaba de sus actividades y ya le estaba escuchando las llamadas telefónicas y revisando su correo. La resistencia realizaba misiones cuidadosas con Wake por su exposición. A partir de la Operación Torch a fines de 1942, donde los aliados invadieron el norte de África, la Gestapo tuvo acceso a los archivos de la Francia de Vichy (el gobierno bajo ocupación) y Wake pasó a ser una persona buscada.



Durante 1943 la Gestapo le puso precio a su cabeza, cinco millones de Francos, y tuvo que dejar Francia, su marido quedó detrás y fue capturado. Tiempo después sería torturado y ejecutado al no entregar a Nancy. Ela se enteraría de su muerte luego de la guerra y se culparía por ello.

Wake logró llegar a Inglaterra donde fue aceptada para entrenamiento por el SOE, el famoso Special Operations Executive, el antecesor de los servicios de inteligencia británicos, y trabajó enlazando a la resistencia francesa con los aliados. En Abril de 1944 fue una de las 39 mujeres y 430 hombres que saltaron en paracaídas sobre Francia como movimiento previo al día D. Ella llegó a Auvergnee 1 de Marzo de 1944.

Fue encontrada colgando de un árbol por un grupo de maquis bajo el mando del capitán Henri Tardivat a lo que al verla expresó "ojalá todos los árboles de Francia den semejante bello fruto este año" a lo que Nancy contestó "No me vengas con esa mierda francesa" :D

Realizó varias tareas como recibir los envíos por paracaídas de proviones y armamento para la resistencia, crear puestos de telecomunicaciones y puestos avanzados de armas para las tropas que llegarían más adelante. Su labor sumó conseguir más maquis y transformarlos en una fuerza organizada y bien entrenada que logró alcanzar los 7500 hombres.

Pero su función no era logística solamente, todo lo contrario, iba al frente y participaba de sabojate cotnra trenes e instalaciones germanas, atacó los cuarteles de la Gestapo en Montluçon donde eliminaron a 38 alemanes y en una ocasión se deshizo de un soldado alemán con sus propias manos evitando que éste diera la voz de alarma y aprovechando el entrenamiento de judo que había recibido por parte del SOE.

En una ocasión para evitar que los códigos secretos cayeran en manos alemanas el operador de radio los destruyó. Wake tuvo que realizar una travesía de 300 kilómetros en bicicleta para conseguir otro operador de radio que transmitiera el aviso a Inglaterra y conseguir nuevos, todo esto pasando puntos de control alemanes en el camino.



Sus maquisards fueron el objetivo de los alemanes durante la campaña de Normandía pero si bien enviaron 22.000 soldados a buscarlos apenas perdieron 100 de los suyos contra 1400 alemanes.

En una ocasión sus hombres habían capturado a una agente nazi pero como era mujer no querían ejecutarla (como se suele hacer con los espías), tuvo que amenazar con hacerlo ella misma si no lo hacían y los franceses, medio ofendidos, optaron por armar un pelotón de fusilamiento para no sentirse menos hombre que su comandante. Cuando llevaron a la espía a fusilar Wake le había prestado algunas ropas y hasta se lamentó que tuvieran que ejecutarla. La agente la escupió al grito de Zieg Heil!. En entrevistas posteriores Wake comentaría "She was a dedicated Nazi. Oh, I'd have shot her. God yes, with the greatest of pleasure". No era una mujer que temiera fusilar a un espía enemigo.

Cuando la guerra terminó Nancy se enteró del destino de su marido, trabajó para el Ministerio de Guerra británico y recibió numerosas medallas. Trató de participar en las elecciones en Australia sin éxito durante los años 50, volvió a Londres en 1951 donde pasó por el Ministerio del Aire, allí conoció a su segundo marido, un oficial de la RAF que la acompañó hasta 1997. Habían vivido en Australia desde los años 60.

Nancy Wake volvió a Londres para pasar sus últimos años, allí vivó en un hotel donde desayunaba un Gin Tonic, sus medallas las había vendido para vivir de ellas, decía que daba igual que como ella se iba a ir al infierno allí de todos modos se derritirían. Falleció el 7 de Agosto de 2011 a los 98 años, sus cenizas fueron esparcidas por la región de Montluçon, donde había combatido, como eran sus deseos. Pasó de ser una chica de alta sociedad a matar nazis con sus propias manos, había vencido prejuicios transformándose en una heroína moderna.



Fuentes: 1, 2, 3, 4

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Pen Pen    

    Terrible la abuelita! :D
    Pero fuera de broma, tremenda historia! admirable mujer.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Danbat    

    Habría que hacer un universo alternativo en donde Nancy conoce a Charles Upham https://www.fabio.com.ar/5755 y juntos ganan la SGM ellos solos.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador