La Ciudad Autobombardeada

Un día como hoy, pero en 1995, una ciudad de Córdoba (Río Tercero) se convertía en algo así como una ciudad autobombardeada.Triste efeméride que pocos han recordado (al menos los portales de los principales diarios), solo aparece logueado en el portal de La Nación (link acá) más o menos a la hora que ocurrió el hecho (8:55).

Terrible situación transcurrida durante el apogeo menemista que no pocos atribuyen al ocultamiento de un presunto atentado por parte de aquel presidente, atentado que velaría la venta ilegal de armas a Croacia, por cuyo delito estuvo procesado. Al día de hoy la causa judicial al menos pudo determinar que dicha tragedia no fue producto de un accidente, como se apresuró a afirmar 10 minutos después de ocurrido el hecho el entonces presidente Carlos Menem.
Hubo varias fábulas: un autoelevador que habría producido chispas al chocar los tanques, algún cretino que habría apagado el cigarrillo en el tanque de explosivo, hasta se les había ocurrido que la luz del sol a través de un vidrio maldito habría generado el calor suficiente para detonarlo. La investigación tuvo problemas todo el tiempo. Durante uno de los primeros peritajes, le solicitaron a la fábrica de Azul la preparación del explosivo de las mismas características como aquel que comenzó la reacción en cadena de las detonaciones. Lo prepararon, pero le habían colocado un aditivo para que detone más fácil. Por suerte se dieron cuenta, a esa altura la cosa ya se evidenciaba que estaba totalmente podrida. Tiempo después se consiguió el explosivo y se realizó otro peritaje. No hubo caso, le tiraron cigarrillos, chisporrotearon por todos lados, creo que hasta le tiraron un trapo o papel embebido en alcohol. Resulta que el explosivo (Fabio debe saberlo mejor) parece que necesita una fuente de calor constante que lo hace difícil detonar accidentalmente, solo con un detonador preparado se podría hacer semejante desastre.
Falta probar si el móvil fue el ocultamiento de la venta ilegal de armas, en principio hay inventarios que no cierran y hacen sospechar de ello. Personalmente, no soy amigo de las teorías conspirativas y aún me cuesta creer que toda esa tragedia haya sido provocada para ocultar la falta de armamento. Pero las evidencias me han ido convenciendo. ¿Puede ser alguien tan HDP como para generar tal desastre solo para tratar de ocultar otro delito? ¿No se le pudo ocurrir una forma menos dañina de hacer sus tramoyas? ¿Qué poco sentido de la humanidad puede tener alguien (y en esto incluyo a los soretes que trabaron la investigación, como los que prepararon los tanques con “aditivos”) para bañar a toda una ciudad con esa trágica pirotecnia y poner en riesgo la vida, y de hecho matar a varias personas que vivían allí?
Este hecho, como muchos otros de la historia reciente, ya forma parte de nosotros, de nuestra identidad y nos remite a una ideología que concibe a los otros como meros instrumentos para los propios fines, no importa cuales sean estos. Ideología que predominó durante la década pasada y que debemos seguir repudiando. Este tipo de cosas pasan cuando una sociedad pierde sus lazos de solidaridad y de comunidad y le chupa un huevo lo que le pase al otro. La exacerbación de ello evidentemente lleva a que algunos conciban como posible el hacer volar por los aires a una ciudad entera para hacer “negocios”.

Categoría: General Etiquetas:  
Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador