El Comandante Chispita: Azote de la criminalidad

El Comandante Chispita, el azote de los criminales, también llamado 'la centella expectante' es el vigilante de nuestro edificio. No es un policía, ni tampoco integrante de los boinas verdes, mas bien parece adscrito a la 'brigada del 3/4' y aunque parezca peyorativo el post, en realidad es un homenaje a una selecta y categorizada clase de pobres diablos: los de seguridad.
Nota original Aqui

Sin duda es una cosa fea llegar a la vejez sin mas apoyo que las propias fuerzas, por eso siempre me han originado sentimientos amables estos 'guardianes del orden' que difícilmente podrían ni atajar el viento; pues la mayoría de ellos son personas mayores semi disfrazadas con esos novelescos uniformes de agencia privadas, mezcla de gendarmes con policías de Uganda y llenos de logos amenazantes e incluso (antes) algún venerable pistolón de las guerras patrias o una parafernalia de cositas molestas como el gas de pimienta, la gruesa cachiporra forrada de goma u otros enigmáticos objetos del dolor que sugieren quizás mas de lo que hacen.

No es el caso del Comandante Chispita. El es contratado directamente por el consorcio y carece de uniforme amenazador y de armas. Solo sus manos encallecidas por Dios sabrá que vivencias, le bastan para frenar a las huestes de terroristas de Al Qaeda, bandas de narcos, grupos mafiosos de secuestradores express y malandras que entre otros actos delictivos figuran escupir en el porche del edificio, dejar la puerta de calle sin llave o vaya uno a saber que iniquidades terribles.

Contra lo que puedan suponer su presencia, la del Comandante Chispita, no es vana. Su figura, como los gatos y perros evanescentes del vecindario, recorre la nocturnidad correntina como un fantasmón. Dos veces me lo cruzo por día. Una a la tarde cuando llega a su puesto, la otra a las cinco de la mañana cuando salimos con Silvina a tomar el ómnibus al trabajo. Solo he intercambiado un "Buenas noches" con él, saludo que me ha respondido con un especie de suspiro modulado. No, tampoco posee voz estertorrea. No me he atrevido a sacarle una foto ni a preguntarle su nombre o de su vida, prefiero imaginarme dichas circunstancias; temo decepcionarme y que solo sea un hombre mas, sin historia ni pasado. Quiero imaginármelo como el Comandante Chispita y no como a un viejo quebrado por la edad y la necesidad.

Me hace acordar, por contraste, con otro vigilador. Era el Generalísimo Piazza, un viejo verdaderamente atorrante, bribón de siete suelas, vago y deslenguado. Era el vigilador del banco Boston en Caballito, en los 80 e inicios de los 90. El viejo Piazza era todo el ejemplo del porteñito vivo venido a menos, era encantador, ingenuo, estafador y amante de no hacer absolutamente nada. Lo queríamos por esas virtudes y porque cada tanto le hacíamos sudar la gota gorda con alguna salvajada.

Por ejemplo el día que le hicimos creer que lavábamos dinero. Para mi estudio de Televisión (que en esa época estábamos construyendo) había comprado al banco una parva impresionante de billetes de 2 australes, que ya no se usaban mas. Los pusimos en una bolsa de papel madera de supermercado y encima de los fajos colocamos un billete de cien dolares. Una especia casera de toco mocho y le decíamos al pobre diablo, que sufría horrores
-Tenemos que ir Colonia a depositar esto, pero necesitamos una persona que nos sirva de escolta ¿Conoce alguna que pueda recomendarnos?-

Piazza suspiraba y miraba la bolsa de 'dinero' y le hacíamos mil recomendaciones fútiles sobre como debía ser el servicio, de que manera hablar y comportarse, porque debería ir de incógnito, etc. El viejo babeaba sobre los supuestos millones y no veía la hora de echarle guante al paquete, quizás con la idea de distraer algún fajo...Pero nunca fue. Se quedo como un chico, con las ganas nomas.

Lo nuestro era cruel en cierta manera, especulábamos con sus ambiciones y sus sentimientos encontrados. Recuerdo que el gerente, al tanto de nuestra maniobra, le endilgaba largos sermones evangélicos y llenos de citas filosóficas sobre la necesidad de ser austero y frugal, de no dejarse seducir por los brillos de esta tierra, mientras hablaba por teléfono -supuestamente- para comprarse un autazo importado enormemente caro.

La peor de todas fue cuando urdimos un telegrama que supuestamente se lo declaraba desertor del Ejercito Argentino y lo conminaba a reintegrarse a un inexistente Batallón en la Plata en un plazo perentorio. Cuando llego 'el telegrama' nos desternillamos de la risa, porque en efecto (y de rebote) el viejo ladino había sido desertor del ejercito cuando fue conscripto, quizás en los años 30 o 40 del siglo XX. No lo sabíamos, pero entre ofuscaciones y terribles dilemas morales, el viejo Piazza nos contaba que a su sargento le había dado un bollo y luego huido. Si bien es cierto que lo pescaron de las pestañas y paso unas vacaciones pagas en la sombra; posiblemente -especulábamos con malicia nosotros- no había quedado registrada la sanción y por ende solo figuraba su huida, siendo para las autoridades un infractor consumado.
A pesar que había pasado mas de cincuenta años desde esos hechos, puteaba al sargento en todos los colores
-Ese hijo de puta, yo sabia que me iba a hacer alguna perrería.-

casi se fue a La Plata, a 'terminar' la conscripción inconclusa medio siglo atrás; a duras penas el gerente lo freno diciéndole que hablaría con un diputado amigo suyo; lo cual hizo (por el interno conmigo) donde a cambio de zafar le hicimos prometer que en las elecciones votaría por mi. Cuando me pregunto a que partido, muy suelto le conteste que al Comunista. Siendo peronista hasta la medula de los huesos, le costo digerir el 'compromiso'. Después hablando con él le instábamos a que no cumpliera su palabra. Pero el Generalísimo Piazza serio, recto en su determinación nos contestaba con toda la majestad republicana que puede tener un atorrante porteño:
-He dado mi palabra, y cuando un criollo da su palabra la cumple... no sea cosa que el diputado se eche atrás...-

Viejo Piazza, dondequiera que estés, aquí o en el otro barrio, siempre conservare tu recuerdo afectuoso.

Categoría: Historia Etiquetas:  
Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios


  • Edwin, he leído tu post y has demostrado las conductas mosaicas y surrealistas de la sociedad argentina. Lo has construido desde lo coloquial y cotidiano; con una belleza descriptiva elogiable a mis interereses sociológicos. ¡Brillante! Debes pensar seriamente en escrbir profesionalmente. Siempre existen editoras conciliables. Guiño

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Fernando    

    Muy buen post, nos hace rememorar el esfuerzo que tienen que hacer las personas de edad avanzada para subsistir sin una familia que lo mantenga, esposa o hijos los cuales pueden ayudar en algo, pero no en el caso del <em>Comandante Chispita</em> (). Este fué mi humilde comentario al post. Hasta la próxima, nos vemos.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • edwin    

    Gracias ´Un politico´ nuestra sociedad es cruel y antropofaga, solo basta ver sus efectos: la tele y la vida diaria. Escribiria profesionalmente, si supiera que es escribir Guiño <br>
    Fernando: ¿Anduvo el Ubuntu? Saludos a la Flia

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Fernando    

    Anduvo el Ubuntu, el Live CD de 10. Ya estuve buscando unos softs para instalarlos y lo estoy copiando para amigos. Estoy queriendome comprar otro disco duro, y si se puede una memoria RAM (aunque no necesita tanto), para que no se "alentice" mucho la pc al correrlo. Gracias y saludo a Silvina que ya la estoy viendo por aca comentando .

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

  • Edwin, no utilices atajos filosóficos para ingresar al laberinto del ocio ocioso. La genial literatura se nutre con lo que tú escribes. Riega la autoestima que tienes condiciones las literarias y la sabiduría de encontrar, lo que otros no ven a su alrededor. Guiño

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Anónimo    

    Muy bueno, Edwin, muy bueno.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Nadia    

    Edwin, muy amena tu nota. Felicidades.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • stashhh    

    Muy bueno Edwin

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Rodro    

    Edwing, muy bueno siempre me pregunté lo mismo de esos guardianes. El viejo ese qué pícaro que sería. Muy buena redacción, seguí escribiendo y no olvides que la temática es una excusa, siempre es valedera. Pinta tu aldea y serás universal. Visitá mi blog si tenés ganas.
    www.marmoleando.blogspot.com
    Un saludo, Rodro.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Edwin    

    si, pero poneme la direccion Rodro

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • edwin    

    perdon :D ya la vi...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Fernanda    

    Muy bueno el post Edwin!!!:D
    Admiro de vos esa manera de ver el mundo...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • martin    

    lindo post Edwin, es un tema interesante este de los guadias de seguridad, la verada que es un laburo muy poco salubre en mi opinion. hace un tiempo estubet rabajando en un laboratorio que tenia guardias por la noche. los turnos son de 12 horas y los fines de semana para hacer horas extras trabajan todo el dia (24 hs). Incluso llegan a laburar 36 horas seguidas....ya 12 horas me parece un abuso pero eso de trabajar dias enteros es de locos, lo mas simpatico es que esta gente va armada...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador