¿Por qué el capitán se hunde con el barco?

No hay costumbre más antigua que aquella de que "el capitán se hunde con el barco", o no? No señores, para nada, es una "costumbre" entre comillas porque no sólo no fue costumbre casi nunca sino que hasta es relativamente moderna!

Siento decepcionar sus heroicos sueños y prácticamente el 99% de las películas donde un capitán se va a pique con su buque pero no hay nada más idiota que hundirse con una lata de metal cuando uno tiene posibilidad de sobrevivir y ESO es lo que usualmente se hace.

¿Por qué, entonces, todavía existe esa romántica idea?

La idea romántica tiene su pico máximo en el hundimiento del Titanic principalmente, el concepto vago de que el capitán, máximo responsable de la nave, debe irse a pique si no pudo salvar a todos o si todavía quedan marinos o pasajeros en peligro.

Para redoblar la apuesta los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial estaban obsesionados con el Bushido y hacer Sepukku no sólo era obligatorio sino honorable. Morir era la forma de recuperar el honor luego de una derrota militar.

Esta "práctica" no existía en la antigüedad ni tampoco en la modernidad, ya durante la Segunda Guerra el Almirantazgo británico tuvo que avisarles a sus capitanes que ni se les ocurriera hundirse con el barco: costaba 20 años entrenar un capitan nuevo de alta calidad ¿cómo se les ocurre morir? El honor lo dejamos para después, no podemos entrenar tanta gente de golpe!

Pero ¿Y qué era de eso de las damas y los niños primero? No existía tal concepto en el siglo XVIII pero sí en el XIX, cuándo no, durante la era victoriana y por un caso específico: el hundimiento del HMS Birkenhead en 1852.

El Birkenhead transportaba tropas junto a sus familias frente a las costas de Cape Town, el barco impactó una roca en el fondo que no estaba en los mapas y empezó a hundirse pero en ese momento notaron otro problema: no alcanzaban los botes para todos.

Los soldados tomaron una decisión de caballero: que subieran solamente mujeres y niños. Héroes del momento de los 643 pasajeros sólo sobrevivieron 193. Rudyard Kipling los homenajeó con un poema y la noticia dio la vuelta al mundo, así nació el "protocolo" informal que con el tiempo se romantizó al punto de ser considerado una "ley".

A partir de esto los marinos empezaron a reconsiderar eso de "a los botes" cuando se trataba de una posición de responsabilidad, la fin y al cabo era el capitán el que había llevado a su tripulación al peor destino, muchos interpretaron que era de caballero morir como acto final de redención. Al fin y al cabo no habría corte marcial para un muerto y seguro su familia cobraría una pensión y recibiría medallas.

Obviamente para 1912 el capitán Edward Smith, del RMS Titanic, y principal responsable del hundimiento del crucero, optó por evitar los botes y quedarse a bordo. No creo que de haber sobrevivido hubiese tenido un buen recibimiento con más de 1500 muertos a sus espaldas.

Pero no todo capitán se fue al fondo por culpa o por recuperar el honor, en muchos casos sencillamente porque así lo consideraban correcto como es el caso del comandante Costantino Borsini, al ser atacado por los británicos su destructor evitó ser capturado liberando a la tripulación y hundiendo él mismo el buque acompañado por Vincenzo Ciaravolo, su asistente, quien decidió acompañarlo.

El contraalmirante Tamon Yamaguchi, a bordo del portaaviones Hiryu, decidió quedarse para cumplir con su destino aun cuando tenía posibilidades de sobrevivir durante la batalla de Midway, el capitán de la nave, Kaku, también se quedó. En el portaaviones Sōryū el capitán Ryusaku Yanagimoto también decidió quedarse aun cuando la batalla había terminado (el portaaviones era un colador humeante).

En el 43 el capitán del submarino norteamericano USS Growler, el comandante Howard W. Gilmore, dio la orden de liberar el puente ya que estaban siendo atacados por barcos japoneses a corta distancia. El puente era literalmente un colador y los marinos acataron la orden de hundirse. Gilmore obviamente murió ahogado y recibió más tarde la Medalla de Honor, su cuerpo no fue encontrado. Había salvado a su tripulación con su última orden.

Más cercano en el tiempo el capitán del crucero Andrea Doria, en 1956, luego de corrobarar que los 1660 pasajeros y tripulación estaban a salvo decidió quedarse en la nave ya que la colisión contra el MS Stockholm había sido su culpa y eso había provocado la muerte de 46 personas. Sus oficiales lograron convencerlo y meterlo en el último bote.

Los peores

Claro está todo esto es para llegar a la peor parte de la historia y son los casos en los que los capitanes hicieron TODO LO OPUESTO, lo menos honorable.

La historia del Costa Concordia es tal vez de las más cercanas que tenemos y donde se nos mezcló un pcoo de humor con realidad ya que el capitán Francesco Schettino se encontró en el punto opuesto del honor y valentía de los soldados ingleses del HMS Birkenhead.

No sólo buscó salvarse sino que lo hizo ANTES de salvar a la tripulación y los pasajeros! fueron los tripulantes del crucero los que se encargaron de guiar a la gente o la gente misma y aun así varios murieron a consecuencia de las acciones de Schettino.

Otro caso anterior es el del MTS Oceanos que empezó a llenarse de agua descontroladamente y el capitán Yiannis Avranas y parte de la tripulación sencillamente abandonaron el barco. ¿Quiénes rescataron a los pasajeros? Los artistas que estaban para entretenerlos! Los mismos pasajeros entraron al puente y se encontraron todo vacío, ellos tuvieron que dar la señal de Mayday porque nadie lo había hecho. Por suerte todos se salvaron.

Pero, por lejos, el peor caso es el del MV Sewol fue una combinación de errores no sólo del capitán sino hasta de la guardia costera coreana. En el ferry viajaban muchos estudiantes secundarios que fueron ordenados por el capitán y la tripulación para que NO evacuaran la nave lo que derivó en 304 muertos de los 476 pasajeros. Algo más? Oh, si, el capitán abandonó la nave antes que ellos y la guardia costera tardó 40 minutos en arribar. La mayoría de los 172 sobrevivientes fueron rescatados por barcos pesqueros de la zona que llegaron antes que el gobierno.

El capitán Lee Joon-seok no cumplió con la ley marítima coreana que le exigía quedarse en la nave hasta que no hubiera más pasajeros por rescatar. Tres tripulantes se quedaron en la nave rescatando estudiantes y murieron con ellos.

Técnicamente desde lo legal no hay razón para que el capitán se hunda con el barco, ninguna de hecho, pero sí de hacerse responsable de sus pasajeros. He aquí una especie de contradicción que recuerdo tanto de la defensa de Schettino, la de Avranas o Lee, que ellos indicaron que desde afuera podían ayudar a las operaciones de rescate.

Los tribunales no les tomaron esa excusa como válida porque, al fin y al cabo, irse sin tener más noticias de la nave no vendría a ser una ayuda muy necesaria, para eso se puede enviar a cualquier grumete a pedir ayuda. Es más, hoy en día apenas aplica una multa si no se queda.

Legalmente una vez que se salvó a la gente el capitán ya no debería quedarse en la nave con el mismo criterio del almirantazgo británico de la guerra: entrenar a otro capitán es muy caro!

Otros posts que podrían llegar a gustarte...

Comentarios

  • Dario    

    Referido al hundimiento del Sewol, un dato triste a tener en cuenta es que, una de las autoridades del colegio al cual pertenecian los estudiantes y que habia sido rescatado durante el accidente, se suicido pocos dias despues de la tragedia. Justamente, se sentia responsable por la muerte de sus estudantes.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Hugo    

    Viendo cómo se comporta la gente con el caso cercano de la cuarentena, no me imagino en un hundimiento a los hombres diciendo "pase usted señorita, es tiempo de que dejemos de lado esta fútil discusión sobre los derechos e igualdades entre los sexos". Más bien imagino un par de codazos para ganar espacio.

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Francisco    

    Tiene todo el sentido lo de tener que gastar 20 años para entrenar un buen cápitan :D

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • ¡¡Muy interesante!!

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:
  • Luego del hundimiento del Graf Spee frente a Montevideo toda la tripulación fue llevada a Buenos Aires y el capitán se suicidó para mantener su honor (y evitar las represalias de sus jefes nazis).
    El resto de la tripulación se quedó a vivir en Argentina pero esa es otra historia...

    • Responder
    • Citar
    • Comentado:

Deje su comentario:

Tranquilo, su email nunca será revelado.
La gente de bien tiene URL, no se olvide del http/https
Para evitar bots, si se tardó mucho en leer la nota seguramente no sirva y tenga que intentar dos veces

Negrita Cursiva Imagen Enlace


comentarios ofensivos o que no hagan al enriquecimiento del post serán borrados/editados por el administrador